lunes 14 de junio de 2021 - 12:00 AM

“Trabajar con Liam Neeson fue una dicha”: Juan Pablo Raba

Aunque era su oportunidad para trabajar al lado de la leyenda actoral Liam Neeson, en un historia dirigida por Robert Lorenz, quien por más de una década ha trabajado con otra leyenda, Clint Eastwood, Juan Pablo Raba le dijo no a ‘El Protector’.

El Protector hace parte de la cartelera con la que Cine Colombia reabrirá sus salas en todo el país, el próximo 15 de junio, tras 15 meses de total cierre. En el primer guión que leyó, a Juan Pablo Taba sencillamente no le interesó, pero era tan fuerte el interés por el talento del actor colombiano, que cumple más de una década de trabajo en Estados Unidos, que Robert Lorenz lo invitó a trabajar y construir juntos el personaje.

Fue convocado para ser el villano, Mauricio, quien hace parte de un cartel que opera en la frontera entre México y Estados Unidos y termina en una persecución en búsqueda de un veterano militar, interpretado por Liam Neeson.

Pero la oportunidad de intervenir la historia del personaje, sacarlo de los estereotipos, junto a la fortuna de trabajar con uno de los grandes personajes de Hollywood, terminaron por convencerlo.

En ‘El Protector’ Jim Hanson (Liam Neeson), es un veterano de guerra, su esposa acaba de fallecer y podría perder su casa. En medio de ese drama, dos inmigrantes ilegales cruzan la frontera para huir de la muerte, donde Jim termina involucrado y se convierte en el defensor reacio del niño.

Juan Pablo Raba habló de esta película que terminó antes de la pandemia, así como de todo lo que ha vivido en medio de los tiempos Covid-19.

Un villano para conocer
¿Cómo fue la experiencia con Mauricio, un personaje que fue víctima y se transformó en victimario?
La primera vez me ofrecieron el papel y leí el guión, realmente no me interesó, porque estaba escrito simplemente como un villano, como el malo más malo y no había realmente una dimensión más allá con el personaje.
Luego, me dijeron que el director, quien trabajó durante diez años con Clint Eastwood, quería conversar conmigo, y me explicó por qué quería que yo lo hiciera, e incluso me pidió disculpas por la forma en la que estaba escrito el personaje, quizá un poquito cliché al ser una representación muy negativa de un latinoamericano.
Me dijo que quería que trabajáramos juntos, que buscáramos los momentos apropiados y mostrar que era un ser humano, lo cual me hizo sentir alagado y muy cómodo al trabajar.
Es un personaje que permite que el espectador piense y reflexione sobre él, que es bien malo, pero también piense de dónde viene él y su maldad.
¿Qué tanto en una industria del cine suceden este tipo de oportunidades?
Son casos especiales. Hace un tiempo me llamó un director, me dijo que quería que hiciera el papel como yo quisiera, y cuando comenzamos a rodar, los productores se asustaron y pensaron que eso no iba a funcionar y no me dejaron hacer nada de lo que tenía planeado.
Esta vez, todo fue al contrario, lo trabajamos juntos, incluso con el propio Liam, con quien planeamos el final, lo cambiamos literalmente y al director le gustó.
¿A lo largo de su carrera le ha tocado interpretar las distintas caras de un bandido?
Lo he hecho varias veces y siempre me digo, por qué me siguen llamando para esto cuando yo soy un tipo tan simpático, tan amable (risas).
Es un reto, porque han sido tres o cuatro bandidos o villanos en proyectos muy característicos, por lo que siempre es un reto hacerlos diferentes, que se muevan distinto, que es parte del trabajo, pero lo más importante es que todos sean creíbles.
¿Cómo fue el trabajo con Liam?
Tiene estatus de leyenda viviente. Son tantos los personajes emblemáticos en su carrera, por lo que fue un honor y una alegría muy grande ganarme el papel, pero además, trabajar con Liam Neeson fue una dicha, porque es un caballero en el más amplio sentido de la palabra, tanto en el set como fuera del set, porque es un actor comprometido, es un tipo enorme en todo el sentido porque me saca una cabeza y yo mido 1.87 de estatura, pero es de una sencillez, de un gusto por el trabajo. De aquellos que se quedan a darte la réplica así no aparezca en cámara. Es muy refrescante porque cuando ves que tus ídolos, además, son seres humanos fantásticos, es un motivo más de inspiración.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad