sábado 18 de junio de 2011 - 12:00 AM

Responsabilidades legales y morales entre padres e hijos

¿Cómo puede existir un padre que niegue su paternidad? ¿Cómo puede existir un padre que no se preocupe por el bienestar de su hijo? ¿Cómo pueden existir padres que por el hecho de divorciarse se olvidan que tienen hijos? y ¿Cómo puede haber hijos que se olviden de sus padres cuando ellos llegan a la tercera edad?
Escuchar este artículo

Lo cierto es que la realidad así lo demuestra. Existen cantidad de casos en los juzgados o centros de conciliación por alimentos, así con cantidad de ancianos abandonados por sus hijos.
Mañana se celebra el Día del Padre y será un verdadero momento para agradecer a cada progenitor por las condiciones físicas y espirituales, por el afecto que entregan día a día a sus hijos; contrario a algunas personas que sencillamente dijeron "no responderé", "ese hijo no es mío" o "no me compete pagarte la universidad", "ya cumpliste 18 y debes defenderte solo".
Incluso mañana habrá muchos ancianos esperando que alguien los visite en los diferentes centros donde fueron abandonados por sus hijos.
Es por eso que Vanguardia Liberal aborda el tema de las responsabilidades que por Ley todo padre debe cumplir, y a su vez las responsabilidades morales que a nivel psicológico requiere un hijo para su crecimiento y formación social.
Conozca la opinión de los expertos.

A los padres también los ampara la ley
Muchos hijos abandonan a sus padres y no saben que la ley también los castiga. Según explicó la conciliadora Sonia Amado, "los hijos también deben alimentos hacia los padres tal y como se establece en el Código Civil. Al momento en que cumplan también su etapa de adulto mayor y no tengan cómo demostrar que tienen un sustento para sobrevivir es una obligación legal que los hijos velen por sus padres hasta el final de sus días".

La ley castiga al padre irresponsable
Recuerde que la inasistencia alimentaria es un delito que contempla el Código Penal. Tal y como lo explica la conciliadora de la UCC, Sonia Amado, "mediante sentencia condenatoria admite pena de prisión y multa así como reparación integral a la víctima, que en este caso sería el menor".
Por eso la recomendación para las personas que sienten que sus parejas hacen caso omiso a sus responsabilidades, es acudir ante los jueces de familia que le asisten el derecho de instaurar una demanda de alimentos, sea para establecer la cuota de alimentos, para aumentarla o disminuirla.
"Si el padre demuestra que no tiene la capacidad económica para pagar el monto que anteriormente se había comprometido se puede disminuir la cuota, así como se debe aumentar pues un pequeño de 9 meses no exige los mismos gastos que un niño de cinco años cuando ingresa a su vida escolar. En el caso de que se presente una enfermedad que requiere mayor asistencia médica también se debe solicitar un aumento en la cuota de alimentos", enfatizó Amado. 


Responden los especialistas
Sonia Amado
Conciliadora Centro de Conciliación UCC
¿De qué forma la Ley contempla la responsabilidad de un padre hacia un hijo?
Estamos frente a un Código de Ley de Infancia y Adolescencia. Los menores reciben protección frente al tema de alimentos, que gracias a los pronunciamientos de la Corte Constitucional engloba lo que corresponde a vestuario, educación, recreación, salud, habitación, y todo lo que sea necesario para su desarrollo psíquico físico, espiritual y moral.
Como conciliadora he tenido muchos casos en los que el padre cree que el alimento es solo para comer, percepción totalmente errada y salida de cualquier realidad que requiere un ser humano que se está formando y que necesita para desarrollarse, para subsistir y para ser un ciudadano útil a la sociedad.
¿Qué errores suelen cometer los padres respecto al cumplimiento de la Ley?
Para el tema de custodias se tiene un mal concepto, se cree que la custodia solo abarca a la persona que permanece con el menor o que en un acta tiene ese cargo. Pero la custodia es trasladada a las instituciones educativas, a los familiares, y a cualquier otra persona que en el momento tenga a cargo el menor. Esto significa que quien se hace cargo del menor le asiste la obligación de velar por su desarrollo y por su integridad como ser humano.
Otro error de parte del padre es creer que solo hasta cuando nazca el niño debe responder, pero lo cierto es que debe pagar por alimentos desde que la madre se encuentra en gestación. Habrá padres que impugnen la paternidad, pero desde que se concibe un ser humano en ese vientre asiste la obligación de velar por el sostenimiento de la madre. No es real ese concepto de que "cuando nazca le doy" o "no sé si es mío por eso no respondo".
Muchos padres cumplen con las responsabilidades de sus hijos hasta los 18 años. ¿Qué decir al respecto? ¿Hasta qué tiempo lo contempla la Ley?
Por jurisprudencia de los últimos pronunciamientos de la Corte siempre que el hijo acredite carga académica, si se encuentra con estudios universitarios, el padre debe asumir a los alimentos hasta los 25 años.
Sin embargo muchos se abstienen o no suministran alimentos argumentando que los hijos ya alcanzaron la mayoría de edad.
Los centros de conciliación están abiertos a recibir la solicitud que debe provenir del hijo de 18 años, más no de la progenitora, pues al cumplir la mayoría de edad adquieran capacidad en ejercicio, lo que los habilita para reclamar ante los jueces de familia y centros de conciliación de alimentos hasta los 25 años. Pero siempre y cuando demuestre que se encuentra estudiando y que no tenga familia (esposa e hijos).

Víctor Pedroza
Psicólogo
¿Qué puede llevar a un padre a no responder por un hijo y qué puede llevar a un hijo a abandonar a su padre cuando ya está en la etapa de la vejez?
El problema de abandono y falta de responsabilidad hacia los hijos viene de un problema de vínculos afectivos que se dan dentro de la primera infancia.
Si en la primera infancia se da ese vínculo moral, social, si se trabaja por la formación académica del hijo, lo más lógico es que cuando el hijo crezca vea a su padre envejecer y lo acompañe en ese proceso, no lo abandone.
Lo contrario sucede cuando fallan los vínculos afectivos, cuando no se brinda una formación sana, ahí es cuando se presentan los casos de abandono terribles.
En los ancianatos se puede ver que quienes viven en una relación de abandono, les dieron mucha soledad a sus hijos y por eso el círculo se repite, es una cadena de nunca acabar, solo hasta cuando alguien se percate y tome medidas.
Si se da desde la infancia esa responsabilidad con amor, se forjará una relación sana entre padres e hijos.
¿Por qué es tan importante ese acompañamiento y ese afecto para el niño desde la primera infancia?
En el primer año de vida el niño debe ser objeto de contacto físico, de palabras, de caricias amorosas sanas, eso no implica que no se le deba hablar fuerte en algún momento. Hasta los 5 o 6 años debe reflejarse ese exceso de cuidados especiales, una madre y un padre deben estar muy pendientes de sus hijos. En ese orden de ideas el niño que es expuesto a los afectos adecuados, a una madre y un padre amorosos, tendrá relaciones sanas.
¿Qué decir de los padres que tras el divorcio no apoyan a sus hijos en los estudios universitarios y cortan su apoyo apenas se gradúan de secundaria?
La Ley apoya al hijo hasta los 25 años, pero muchos padres no entienden que se separan o divorcian de sus parejas pero no de sus hijos, que ese rol va ligado para toda la vida y que no pueden renunciar a su paternidad. Es cuestión de entender que no se puede utilizar al hijo como arma, que no se debe limitar el apoyo económico como represalia hacia la mamá. Por eso es que las separaciones muchas veces se convierten en actos nefastos que a largo plazo generan patologías de desapego.
¿Hasta qué punto repercute en un hijo nacer sin el amor de su padre?
Muchos hijos crecen en hogares monoparentales, sin embargo se adaptan y funcionan psicológicamente bien, pues tienen una figura sustituta del padre, ya sea su abuelo o su tío. No estoy convencido de que la falta de padre los haga más vulnerables a caer en las drogas, en embarazos no deseados, pero los chicos sí van a tener problemas sobre el imaginario de familia. Por lo general suelen caer en divorcios, separaciones, les cuesta trabajo mantener relaciones estables.
Sin embargo, influye mucho el grado de resiliencia, esa capacidad que tenga cada chico para que la agresión de sus padres no los dañe tanto, para que con el paso del tiempo tengan una relación sana. Muchos, a pesar de que tuvieron un pasado de agresiones, corrigen la situación, buscan ayuda, cosa que debería ser así para que los padres tampoco terminen abandonados con el paso del tiempo.
¿Esa falta de afecto hacia los hijos es la que lleva a muchos padres a terminar en abandono?
Exacto. No está mal acudir a un ancianato pero sí abandonarlos allí. Tenemos una mirada errada respecto a los centros de tercera edad. Muchos hijos lo ven como la mejor oportunidad para sus padres pues no tienen el tiempo; están también quienes los llevan en el día y los recogen en las noches para que duerman con ellos, existen cantidad de alternativas de cuidado y eso está bien. Pero el abandono es el que no debe contemplarse.

 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad