lunes 29 de diciembre de 2008 - 10:00 AM

Año que comienza: borrón y cuenta nueva

Faltan dos días para que el 2008 llegue a su fin y con ellos se aproxima la expectativa de lo que será el próximo año.

 

La formulación de nuevas metas, la reconciliación de diferencias con el prójimo, la recarga de energías, el descarte de lo que no sirve y una visión más despejada de la realidad, es lo que niños y jóvenes esperan hacer realidad para que el 2009 llegue con toda fuerza, dejando atrás lo negativo y, así, comenzar con las pilas recargadas para cumplir todo lo que, por pereza, falta de oportunidades o desorganización, se dejó de hacer.

Silvia Suárez es una joven de 26 años que desde ya tiene claro que la clave para alcanzar sus propósitos consiste en pensar siempre con optimismo. Carolina Martínez, de 23, asegura que la fijación de prioridades es el primer paso para que cada cosa llegue en su debido momento.

Fernando Rojas, a sus 20 años, señala que la juventud debe aprovechar esta temporada, como el punto de partida para trabajar con esfuerzo en la consecución de lo que cada uno quiere y sueña.

'La sociedad está acostumbrada a los agüeros, como la ropa interior amarilla, recorrer las calles con maletas o comer 12 uvas al unísono con los campanazos del reloj. Si bien estos hábitos son respetables, cada quien debe aportar su grano de arena y construir su proyecto de vida a partir de lo que es y de lo que tiene', dice.

¿Cuál es la reflexión que debe dejar el término de un año? ¿Hacia qué debe dirigirse el camino de un próximo año?
A estas preguntas respondieron profesionales consultados por Vanguardia Liberal.

Primero lo primero

Las personas han aprendido a ver las fiestas de Navidad y de fin de año como el final de un ciclo conformado por 365 días en el que cada quien tuvo la posibilidad de evaluar y revalidar sus comportamientos y actitudes frente a la vida. Y es así.

El fin de año es el momento justo para hacer un  balance, sin embargo, no se debe quedar sólo en eso.

Así lo reconoce el psicólogo Freddy Hernando Cristancho Rincón, quien considera que papá y mamá deben formar en sus hijos la cultura del acercamiento y recogimiento familiar y no convertir esta temporada del año sólo en ropa, regalos o viajes.

'Los hijos siempre aprenderán del comportamiento de las personas que los rodean, al igual que de las cosas que ven y escuchan. Por eso, si como padre o madre tiene actuaciones que van en contra de la calidad personal, no pueden esperar a que los hijos sean mejores', afirma el psicólogo.

Por su parte, la psicóloga Juliana Pinto señala que un buen ejercicio, por parte de los padres, es preguntarles a los menores qué piensan hacer el próximo año y qué planes tienen. Son precisamente los cuestionamientos que se hacen desde la familia los que motivan a generar cambios para beneficio personal y grupal.

'Invitarlos a que tomen una hoja y escriban los aspectos negativos y positivos que vivieron durante 2008, y qué le gustaría alcanzar en 2009', señala la psicóloga al tiempo que agrega que muchos adultos consideran que los niños no tienen responsabilidades.

Al contrario, desde temprana edad se les debe inculcar la importancia de asumir con responsabilidad lo que piensan y hacen, para que así, al término de cada año, se visualicen desde todo lo que les pasó.

¿Qué es lo que más le gustaría hacer en la vida? ¿Qué le gustaría aprender? Respóndalas el 31 de diciembre a las 12:00 de la noche, concluye la psicóloga Juliana Pinto.

LISTA
Autoevalúese
El psicólogo Freddy Hernando Cristancho recomienda:


1 Reflexione en familia sobre lo que fue bueno y lo que no lo fue durante el año.
2 Evolucione su forma de pensar. No se quede en el pasado. Muéstrese como un padre de familia preparado para afrontar el momento actual.
3 Propóngase metas para construir en familia.
4 No se quede en lo que pudo haber sido y no fue, o en lo que de pronto pasó y lo que no, pues eso hace parte del pasado y el pasado sólo sirve para recordarlo, no para revivirlo.
5 Sáquese de la mente las angustias, los rencores, los malos momentos y las diferencias. Nadie puede pensar igual que usted, así que lo mejor es sonreír ante la adversidad y atrévase a perdonar. El fin de año es la mejor excusa para hacerlo.
6 Imagine cómo quiere que sus hijos celebren las fiestas de fin de año.
7 No limite el tiempo para compartir con su familia.
8 Valore los logros de sus hijos.
9 Comparta sus experiencias con sus hijos.
10 No se aparte del desarrollo de los menores.
11 Sienta placer de ver cómo sus hijos crecen.
12 No limite los gustos de los pequeños. Sirva como orientador.
13 Deje y permita que sus hijos le digan lo que piensan de usted.
14 No convierta las órdenes y reglas del hogar en caprichos sin fundamento. Todo debe tener un sentido lógico, reflexivo y argumentado.

preguntas y respuestas
Diana María Tovar Osorio
Maestra de la Escuela Normal Superior


¿Qué es lo que los padres deben enseñarles a sus hijos cuando un año termina y comienza otro?
'Especialmente los valores de la responsabilidad y el respeto, a través del ejemplo que se da en la convivencia diaria. Papá y mamá pueden asignar tareas sencillas a sus hijos, que les permitan desarrollar esos valores, ya sea en el hogar o en otros ámbitos.

Para el valor de la responsabilidad, podrían pedirles que arreglaran algún espacio del hogar, o que realizaran la lectura de algún libro con el fin de comentarlo en familia y producir un texto nuevo. Y para desarrollar el valor del respeto, sería conveniente ejercitar conjuntamente el hábito de la escucha y el empleo de buen vocabulario'.

¿Sobre qué deben reflexionar los niños y jóvenes durante esta época?
'Sobre las fortalezas y debilidades que tienen a nivel académico y/o comportamental, y la necesidad de superar las debilidades para afrontar mejor el proceso educativo. También, muchos padres de familia hacen un esfuerzo económico para educar a los menores y ellos no siempre aprovechan esta oportunidad'.

¿Cuáles son las ventajas que logran aquellos niños y jóvenes que hacen este tipo de reflexiones?
'La ventaja que tiene esa reflexión es que les permite buscar la forma de superar las debilidades. Con ayuda de sus padres o de alguna persona idónea en la materia, la niñez y la juventud podrá aprovechar mejor el tiempo escolar, y enfrentar mejor los retos o las exigencias que impone el sistema educativo para no tener que lamentarse después'.

Un nuevo año


Enero, además de ser una temporada de vacaciones y recreación, debe ser aprovechada para retomar los conceptos académicos que se vieron durante el año anterior.

Así lo reconoce la licenciada en educación preescolar, Marilia Álvarez, quien sugiere comenzar lentamente a retomar el ritmo académico para que el ingreso a clase no sea tan difícil.
'Los padres deben ir explicándoles a sus hijos que ya faltan pocos días para volver a clases. Tomar una hora diaria para repasar los conceptos vistos y si hay logros pendientes, tomar una hora más. En lo posible que esos horarios de estudio se destinen en la mañana, cuando el ambiente está más relajado', afirma la licenciada, quien continúa diciendo que a la par de los repasos se pueden destinar otros espacios como piscina y compartir con amigos para que los menores quemen energías.

También, dice Marilia Álvarez, propiciar juegos de mesa que ayuden a retomar la concentración y atención. Del mismo modo, destinar hábitos de lectura. Mejor, si todo es en familia.  

En el inicio del nuevo año papá y mamá pueden posibilitar la visita de los menores a lugares donde existen otros niños que, por diferentes circunstancias carecen de oportunidades. De esta manera se busca que adquieran conciencia de que no pueden seguir siendo los mismos niños rebeldes que piden de todo, al contrario, que sean mejores personas y más sensibles el próximo año. Así lo recomienda la licenciada en educación preescolar Marilia Álvarez.

LA VOZ DEL EXPERTO
Un balance antes de comenzar el año
OLGA SUSANA OTERO
Psicóloga


'Cuando se finaliza un año es la mejor oportunidad para que los padres le enseñen a sus hijos a vivir de acuerdo con sus valores. Que durante los 365 días traten de no olvidar la práctica de cada valor.

También es un buen momento para reflexionar sobre la familia y todo lo que ésta implica. De esta manera, los menores aprenden que a la familia hay que tratarla mejor que a los mejores amigos. Si tratáramos a los amigos como a veces tratamos a nuestros padres o hermanos, seguramente no tendríamos amigos'. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad