miércoles 07 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Aprenda a medir esos traguitos

Con este artículo usted podrá aprender a reconocer qué clase de amigos tiene en ese círculo social que frecuenta.

Este próximo puente festivo puede tener la excusa perfecta para que en medio de la fiesta los evalúe uno a uno. Ojalá usted salga bien librado de este examen de consciencia.

Existen bebedores que se pasan de la raya y que terminan 'haciendo el ridículo', 'estrellados', 'detenidos por pleitos', 'sin pareja' o 'sin amigos'.

Por eso, aprenda a medir esos traguitos.


¿Cuál es el ideal?

1 No excederse más de cuatro tragos por ocasión.

2 Consumir alcohol mezclado con bebidas cero alcohol.

3 Comer antes de irse de rumba e ingerir comidas antes, durante y después.


¿Cuál es el mejor límite para ponerle a esos traguitos?

Según explicó el psicólogo Eduardo Navas, 'el trago que lo mata a uno es el primero, sobre todo si va a manejar. Bíblicamente hablando el trago es para dar alegría pero no para emborracharse. Se dice que el vino alegra el espíritu, por eso el límite es llegar al punto de estar feliz y conciente de lo que está haciendo'.


TEST

¿Se pasa de límites al tomar?

Conteste con el corazón en la mano este test publicado en el Manual para que la rumba no te derrumbe la vida.

1    ¿Sufre de guayabo cada vez que toma?

2    ¿Alguien le ha dicho más de una vez que no tome más?

3    ¿Tomar le ha generado conflictos con otras personas?

4    ¿No falla que usted tome cuando está enfadado o triste?

5    ¿Ha tomado, aún después de haber dicho que no iba a tomar?

6    ¿Al día siguiente no recuerda nada?

Conclusión: Si obtuvo así sea una respuesta positiva, se ha excedido en su forma de tomar, se ha pasado la raya y esto lo ha involucrado en más de un problema. Empiece por cumplir con su palabra.

 

preguntas y respuestas

Eduardo Navas /Psicólogo

¿Qué pasa con las personas que son tomadoras y busca pleitos? ¿Qué pasa dentro de ellos?

Muchas veces quieren llamar la atención pues es una forma de expresar 'yo soy importante', 'yo estoy aquí, yo pego más duro'. Este tipo de personas en su sano juicio no son capaces de sentirse así, les hace falta el reconocimiento de los demás.

Al final, el resto del mundo no quiere tomar con él, terminan acabando con sus amistades, ya nadie quiere salir a rumbear con ellos.

El papel de las personas que están a su alrededor es el de 'no echarle más leña al fuego'. A veces, hay personas a su alrededor que no saben apaciguarlo. Algo que es importante y funciona es grabarlo para que sepa el ridículo que hizo. Es una terapia de choque.

¿Cómo evaluar el comportamiento de una persona que es bebedora depresiva?

Una recomendación es no escuchar música depresiva porque todas les letras le salen en ese estado. La persona debe darse cuenta que el trago lo pone mal y por eso debe alejarse por su propia cuenta, ya que tiende a guardar sus recuerdos y que salgan a flote en ese estado de embriaguez.

¿Qué puede hacer una persona que toma y es promiscua, el don juan o la niña extremadamente coqueta?

El conquistador es my típico. El alcohol también suele ser ese embellecedor para el que está tomando, porque le genera esa sensación de bienestar.

No es malo hasta cierto punto, pero cuando esa sensación suele ser demasiado alta es la que ocasiona accidentes, es esa sensación de creerse súper héroes.

Son esas personas que suele decir 'yo por ella hago o voy hasta donde sea'.

¿Qué pasa con las personas que suelen pedir perdón cuando están tomadas?

Esas personas que quieren hablar con los hijos y les piden perdón cuando están tomados, no funcionan.

No es indicado hablar de un tema importante. Eso se hace porque la persona vive encerrada y no drena sus sentimientos, por eso es que toman y hablan.

 

LA VOZ DEL EXPERTO

Detrás de esa agresividad

Juan Gabriel Sánchez / Psicólogo

El alcohol reprime el sistema nervioso, por eso algunas personas se duermen cuando toman, o no tienen autocontrol sobre ellas. Otras se tornan agresivas y  piensan que son más fuertes, más capaces. Incluso algunos llegan a afirmar cosas absurdas como 'yo manejo mejor cuando tomo'.

Otras dicen sentirse más valientes, creen que son capaces de pegarle al mundo, son los busca pleitos que terminan incluso en aislamiento social.

¿Cómo establecer un límite con el alcohol?

El primer paso es enmendar los errores; por eso es bueno que las personas que tienen celulares con video graben a las personas pasadas de tragos y les muestren cómo la embarraron en esa situación, ya que algunas personas piensan que no lo hicieron.

Cada uno debe tener una medida y sabe cuál es el momento de dejar de tomar para que no se les convierta en un dolor de cabeza.


1 Bebedor de barra libre

Este tipo de personajes no se pierden una sola fiesta en una discoteca que les ofrezca barra libre por un cover moderado. Como si nunca hubieran podido tomar en su vida,  nadie los levanta de la barra del bar, pues saben que no hay restricciones y quieren aprovechar como puedan esos traguitos gratis. No les importa mezclar el licor, por eso pasan sin problema del vodka al ron, del ron a la cerveza, de la cerveza  a los cocteles.

Conclusión: Terminan sin saber dónde están parados y mezclando no solo los licores, sino todo en su cabeza. Son personas que se levantan en una cama sin saber de quien es, en una clínica porque no entregaron las llaves, en una inspección de policía.


2  Bebedor alcahuete

Perfil: En su grupo podrá estar ese bebedor social que puede durar toda la noche con el mismo trago. Por lo general no es capaz de poner control a sus amigos y termina siempre pagando las cuentas, sacándolos de lío, evitando las peleas. A este tipo de personas le hace falta el valor para alejarse de un grupo que solo se dedica a tomar hasta el límite.

Conclusión: Les falta carácter y pueden terminar adoptando los comportamientos de los demás o que los demás abusen de sus buenas intenciones.


3 Bebedor despechado

Perfil: Es de las personas que vive el lema 'las penas se ahogan en alcohol'. No hay nada que lo saque de su estado de depresión y piensa que la mejor solución para llorar sin que nadie lo juzgue es con varias botellas encima. Este tipo de personas suele actuar al revés, pues son capaces de decir que los perdonen en medio de una gran borrachera. Para este tipo de personas es normal solucionar los problemas embriagados, pedir explicaciones, arreglar asuntos pendientes.

Conclusión: Al comienzo le seguirán la cuerda las personas cercanas, pero al final todo el mundo ‘le sacará el cuerpo’, pues lo considerarán persona ‘pesada’ y no grata para compartir una noche amena.


4 Bebedor gorrero

Perfil: Este particular personaje suele acompañar a todo aquel que lo invite a un trago. Solo que lo convertirá en una costumbre, pues nunca tiene dinero para pagar.

Conclusión: Aplicará muy bien el refrán, 'hazte fama y échate a dormir'. Todo el mundo lo conocerá como ‘el gorrero’ y generará entre los demás más de un comentario desagradable: 'líchigo', 'tacaño', entre tantos.


5 Bebedor busca pleito

Perfil: Es esa persona que no puede pasar una noche sin buscarle problemas a los demás. Se molesta porque lo miraron, porque no lo miraron, porque le hablaron, porque no le hablaron. El trago los hace solucionar todo a los golpes y siempre terminan poniendo a la persona que los acompaña en aprietos.

Conclusión: Tarde o temprano nadie querrá compartir con ellos más de una copa. Huirán con solo notar su sombra. Es posible que terminen siendo los enemigos más grandes, pues no ponen límites y pueden agredir incluso a quien los acompaña.


6 Bebedor promiscuo

Para este tipo de hombres no hay nada mejor que el alcohol, pues los convierte en los mejores conquistadores. En el caso de las mujeres, las puede volver más coquetas e incluso que se pasen de la raya.

Por lo general este tipo de personas que asumen el alcohol de esta forma terminan coqueteando con la pareja del compañero, con la niña de la otra mesa que viene acompañada, con una extraña o un desconocido.

Conclusión: No solo generarán un grave problema en el lugar ante sus impulsos de don Juanes, sino que terminarán sin pareja estable y ninguna mujer los tomará en serio. En el caso de las mujeres, les costará mucho trabajo volver a recuperar su buen nombre.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad