lunes 23 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Autoridad materna

He tenido muchas peleas con mi esposa por culpa de su mal genio y de la forma como trata a mis hijos, quienes tienen 8 y 4 años.

Ella es una buena mujer y los niños la quieren pero le tienen miedo por la cara que hace y la forma como los trata. Ella debería gozar con ellos, escucharlos y hablarles de buena manera.

Yo soy educador y mi esposa estudió contaduría pero no terminó. A raíz del nacimiento de los hijos se dedicó a ellos y eso le dio duro porque deseaba terminar su carrera profesional.

No sé cómo hacerle entender lo que me preocupa. Espero su orientación.

Respuesta

Distinguido señor: Es indiscutible que su esposa ha venido proyectando la imagen de una mamá dura, rígida y autoritaria. Es hora de reconocer que con su actitud está creando un ambiente negativo en el hogar.

Ella es una buena mujer pero tiene que acostumbrarse a disfrutar su papel como formadora de los hijos siendo más amable y viéndolos como un regalo maravilloso que Dios y la vida le concedió y no como un problema.

Propicie una tertulia familiar donde usted y los niños puedan expresar cuánto la aman. Miren fotos, recuerden experiencias positivas, valoren sus cualidades, habilidades y comprométanse mutuamente a cambiar o mejorar. Ahí comienza el cambio.   

Por otro lado mire la posibilidad de poder estudiar para que termine su carrera y se sienta realizada no sólo como esposa y madre sino ante todo como profesional. Haga lo que debe. ¡Manos a la obra!

Reflexión

Los hijos aceptan su autoridad porque ha sabido proyectar la imagen de un ser especial que los sabe escuchar, comprender, valorar y respetar como seres únicos e irrepetibles que Dios le concedió como un hermoso regalo.

El cuerpo habla solo. La expresión de su rostro, el tono de voz y las palabras que utiliza son fundamento básico de la comunicación familiar.
Debe analizar con objetividad y sinceridad en qué viene fallando para desarrollar un cambio que facilite la interacción no solo con su cónyuge y los hijos sino, ante todo, con las personas que lo rodean.

Tome conciencia de sus equivocaciones y disfrute la nueva forma de reaccionar ante los conflictos y situaciones que deba enfrentar en su más inmediato futuro. Ser mujer, esposa y mamá es un privilegio.  

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad