martes 24 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Bella sin importar qué tenga

De las clases de sociología a su vida como madre, académica y amiga.

Así transcurría la vida de la catedrática Martha Ojeda Navas. Pero un día se detuvo en la ducha a autoexaminar su seno y encontró una pequeña masa. A partir de ese momento empezó a cambiar su vida, pues algo tan diminuto como ella misma afirma 'del tamaño de una lenteja', fue considerado maligno.

Martha, como cualquier ser humano, sintió que era necesario investigar sobre el caso, consultar a los expertos y mirar las posibilidades para mejorar sus condiciones de vida.

Y en ese ‘víacrucis’ como ella lo afirma, entre papeles con su EPS, visita a especialistas, etc, su estado de ánimo subía y bajaba.

Llorar nunca, menos delante de sus hijos. Y fue así como encontró a la Fundación Esperanza Viva, lugar que visitó un día festivo, en el apartamento de la directora ejecutiva, acompañada de toda su familia para informarse sobre la enfermedad pero también para llorar.

'Era necesario hacer el duelo y empezar a analizar las posibilidades de vida', expresó Martha.

Pero algo que ella siempre tuvo claro, además de no abandonar sus clases y programar las radiaciones con el especialista sin que se cruzara con su trabajo, fue seguir conservando esa imagen positiva ante los demás.

Y no por aparentar, sino porque siempre se ha considerado una mujer jovial, dinámica y activa.

Por eso nunca descuidó esa elegancia y su arreglo físico, maquillarse sus ojos y seguir usando lindos accesorios.

Martha no tuvo sesiones de quimioterapia porque su organismo no estaba en capacidad de recibirlas, por eso no sufrió la caída del cabello. Pero sí tuvo que asumir con valentía el proceso de las radiaciones y seguir después de un año de la noticia con la extirpación del sistema linfático de la región afectada.

'En mi caso particular tomé mi actividad laboral como terapia ocupacional, nunca dejé de trabajar, traté de seguir el mismo ritmo de vida que he tenido.

Nunca descuidé mi apariencia personal, siempre he concebido importante la imagen social que tú proyectas, soy socióloga y en este oficio estás expuesto permanentemente a miles de ojos que te examinan minuciosamente. La apariencia física refleja tu estado interior, anímico, espiritual y psíquico, que debe ser el mejor siempre', enfatizó Martha. 

Vea además en la edición impresa

  • preguntas y respuestas / Omar Gomezese / Oncólogo, Alivio al dolor
  • preguntas y respuestas / Es el momento de empezar a afrontar la situación y buscar esa persona renovada frente al espejo.
  • preguntas y respuestas / Nury Esperanza Villalba S. / Enfermera profesional y directora ejecutiva Fundación Esperanza Viva
  • La imagen juega un papel importante en el proceso

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad