miércoles 13 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Con la edad... ¿qué le da pereza hacer?

No se sienta mal si un sábado en la noche o un domingo por la tarde, cuando está en piyama y listo para una maratón de series, siente una pereza total ante la perspectiva de salir. Expertos justifican por completo su “flojera” social.

¿Cada mañana le cuesta salir de la cama y solo se siente completamente despierto después de su primera taza de café?

¿Llega al máximo cansancio alrededor de las 3:00 p.m. y solo puede leer unas cuantas páginas de un libro por la noche antes de dormirse?

¿Bosteza mucho, necesita al menos dos cafés al día para sentirse normal, y cuando la gente le propone un plan el fin de semana lo primero que piensa es cómo se zafará de este?

Muy bien: bienvenido a la edad. Es decir: a esa “cierta” edad en la cual las cosas parecen más difíciles de lo que solían ser antes, sobre todo si implica que usted salga en la noche cuando ya está en piyama o que haga algún esfuerzo un sábado por la noche o un domingo por la tarde.

Nadie lo va a negar: existe una época de la vida en la que agradar, por ejemplo, ya produce demasiada pereza.

“El ritmo de vida agitado y el hecho en sí de que el cuerpo comienza a reducir sus niveles de energía a partir de los 37 años, hace que salir corriendo al cumpleaños de la prima de una amiga el sábado en la noche parezca tan difícil como escalar el monte Everest.

No se preocupe: no es el único.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad