sábado 19 de abril de 2014 - 3:18 PM

Conozca los principales gastos que implica divorciarse en Colombia

Un divorcio no es sólo un trámite con impacto sicológico o social. El dinero también cuenta y mucho en el paso de estado civil de casado a divorciado.

Entre más bienes materiales haya tenido el matrimonio, el valor de esta separación aumenta. Para muchos puede ser un verdadero dolor de cabeza, pero lo ideal, con el concurso de la pareja, es que esto no se convierta en un lío.

Y a eso hay que sumarle el valor de los trámites notariales y lo que cobra el abogado por sus servicios.

De acuerdo con la Superintendencia de Notariado y Registro, la tasa de divorcios en Colombia para el 2013, bajó un 2.48% en comparación con el mismo periodo del año anterior, registrando un total de 15.856 casos.

Vanguardia Liberal le presenta los a continuación un panorama de los costos de una separación que como ya se dijo puede afectar sentimentalmente, sino se hace bien el proceso, puede deteriorar su bolsillo.

El exprés

En Colombia  la Ley 962 del 2005 abre una puerta para facilitar a las parejas que desean divorciarse, para que realicen esta diligencia en una notaría y así eviten tanto trámite.

En este caso se denomina “divorcio exprés”, y la gestión dura aproximadamente un mes.

En el caso de las parejas sin hijos y cuando ambas personas están  de acuerdo, se entrega poder a un abogado y se presentan ante un notario, esto tanto para matrimonio civil, como religioso.

Si hay hijos menores de edad, antes de tramitar el divorcio se debe pedir el concepto del Icbf para definir la custodia de los hijos, la cuota alimentaria y el régimen de visitas, este trámite puede durar entre dos y tres meses.

Otro punto que no se puede dejar de lado es la liquidación de bienes de la sociedad conyugal, esto nada tiene que ver con el proceso del divorcio, pues se supone que la decisión tomada ha sido de común acuerdo y todo está debidamente repartido mediante un proceso adicional que también se debe hacer mediante un apoderado.

Los trámites notariales, cuando no hay bienes a liquidar, generalmente no superan los 150 mil pesos. A eso se suman los honorarios de los abogados, que valen, en el caso más económico, 500 mil pesos.

Existe también el divorcio contencioso, que se da cuando una de las partes no está de acuerdo en seguir con el matrimonio exponiendo causales como la infidelidad, el maltrato, el abandono o la no convivencia por más de 2 años y se debe gestionar ante un juez de familia.

Si hay hijos

En caso de que en la relación existan hijos menores de edad, debe elaborarse un acuerdo por parte de los padres acerca de cómo van a cumplir con las obligaciones legales para con los menores que abarque varios aspectos.

Entre los principales, se cuenta: vivienda, alimentación, educación, vestuario, salud, recreación, a cargo de cuál de los dos padres queda el cuidado personal de los hijos, y cómo será el régimen de visitas para el padre que no va a convivir con los hijos y la fijación de una cuota mensual con la que han de contribuir para el cumplimiento de las obligaciones enunciadas. Este acuerdo debe tener diligencia notarial de contenido y firma de ambos padres.

Los bienes

Por regla general, los bienes que se encuentren en cabeza de cada uno de los cónyuges, excepto los expresamente excluidos por mandato legal o en razón de las capitulaciones matrimoniales, harán parte del activo objeto de la liquidación, la cual será distribuida en partes iguales entre los cónyuges o compañeros permanentes sin interesar cuál de los dos aportó su fuerza de trabajo o el dinero para la compra de dichos bienes.

En relación con los efectos tributarios, se entiende que los bienes objeto de distribución en esta liquidación pueden pasar al otro cónyuge (gananciales) según el caso, sin que por ellos se genere renta gravable o ganancia ocasional para el receptor, por expresa disposición legal.

La fase final

Cuando llegue el concepto del divorcio a la Notaría, si ha sido favorable se procede a la elaboración firma de la escritura pública de cesación de efectos civiles, o divorcio según el caso, que será suscrita por el abogado, si para ello estaba facultado expresamente, o por los cónyuges si no consignaron la anterior facultad dentro del poder y en último lugar por el notario, como corresponde en todas las escrituras públicas una vez que el mencionado funcionario ha verificado el cumplimiento de todos los requisitos legales.

La notaría procede a elaborar la comunicación correspondiente con destino a los notarios o registradores del estado civil de las personas, donde reposen los originales de los registros civiles de nacimiento de cada uno de los cónyuges y de matrimonio, con el de que dichos funcionarios procedan a colocar las notas marginales de cesación de efectos civiles o de divorcio según sea el caso.

Para una pareja que ha tramitado su divorcio queda un trámite adicional consistente en la disolución y liquidación de la sociedad conyugal, sociedad que se ha formado desde el momento del matrimonio y que tiene que ver con la adquisición de bienes y de deudas a partir del momento del matrimonio hasta el acto aquí enunciado.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad