sábado 21 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Cuando llega la melancolía

Deténgase un instante a analizar la obra de arte de Édgar Germain Hilaire Degas, titulada ‘Melancolía’.Observe cómo el rostro de ese hombre inspira angustia, sosiego y ganas de morir.

Es posible que alguna vez usted se haya visto de esa forma. En algunas ocasiones puede tratarse de tristeza profunda, pero en otras el caso se torna más grave, pues se pasa a la melancolía y a las ganas de esperar el fin de la vida. La palabra melancolía fue asociada por muchos artistas y quedó registrada en cantidad de trabajos literarios.

Incluso en el siglo XVII surgió en Inglaterra un curioso culto a la melancolía causada por la inseguridad religiosa y el profundo interés de la época por el pecado.

Pero ahora, ya no hay nada romántico o artístico en esta palabra, sino una voz de alerta para recibir atención contra la depresión.


LA VOZ DEL EXPERTO

Carlos Alberto Otero

Psiquiatra

¿Qué hay detrás de esa palabra melancolía que algunas personas siguen utilizando para expresar su tristeza? El término melancolía se utilizaba antiguamente para hablar de depresión, era un sinónimo más para hablar de ese bajo estado de ánimo. A diferencia de la tristeza que se basa en un episodio que nos conmueve, como la muerte de un ser querido o una pérdida, la depresión no pasa de inmediato y trasciende a otras esferas como el trabajo, las relaciones sociales.

Uno de los principales problemas de la depresión es 'no admitirla'. ¿Cómo hacer para reconocer que se sufre de depresión? Generalmente la forma de reconocerlo es exponiendo eso que se siente a alguien de confianza. Por lo general son las personas que están alrededor las que se dan cuenta que algo pasa. Los esposos, los hermanos, los compañeros de trabajo empiezan a notar un bajo rendimiento, un aislamiento, aparecen frases como 'tú no eres el mismo de antes'.  Para reconocerlo lo importante es conversar, buscar ayuda en alguien de su entera confianza y  acudir a un profesional.

Uno de los miedos y mitos de las personas que acuden al psiquiatra son los medicamentos antidepresivos. En general los antidepresivos no producen adicción. En algunos tratamientos hay que saber usarlos; para otros tratamientos por problemas de sueño sí se acude a algunos medicamentos adictivos, pero si se saben retirar a tiempo no se va a presentar ninguna adicción. Lo importante es que el paciente deposite su confianza en el psiquiatra.


No es fácil admitirlo

Lo más probable es que una persona en estado depresivo y constante melancolía, no sea capaz de admitir que tiene un problema. Es posible que lo asocie con problemas de sentimientos, con pereza, pero nunca con una depresión.

Ir al psiquiatra no les pasará nunca por la mente. Ellos aún siguen pensando que visitar un médico psiquiatra es sólo cosas de 'locos'. Otros, por el contrario, buscan ayuda en todas partes pero nunca en un experto en psiquiatría.

¿Por qué no es fácil aceptarlo?

Según explicó el psiquiatra Camilo Umaña, 'la sintomatología depresiva en términos generales es tan desastrosa y fastidiosa que las personas que la padecen buscan ayuda en todo lado. Pero el problema radica en la presencia del estigma hacia el uso de antidepresivos, a los cuales les achacan capacidad adictiva, lo cual no es cierto. Todo antidepresivo tiene una forma de uso a largo plazo de acuerdo al tipo de depresión. Es nuestra responsabilidad como terapeutas hacerle psicoeducación a nuestros pacientes acerca de su uso'.

El profesional enfatizó que 'por eso es una realidad ver cómo algunas personas con sintomatología depresiva empiezan a tratar sus síntomas con aguas y otras medicinas alternativas. Esta es la razón por la cual las personas llegan con sintomatología avanzada al psiquiatra y se hace más difícil su tratamiento'.


El papel de la familia

Lo más importante es comprender que es una enfermedad y no una debilidad de carácter o falta de fe.

Por lo tanto, el papel de la familia es fundamental para que la persona que se encuentra en estado melancólico o depresivo inicie un buen tratamiento.

El papel de la familia también radica en vigilar que esa persona esté realizando su tratamiento de forma completa. 'Es una obra de amor humano impagable, porque lo que se logra con esto es devolverle el color y la esencia de la vida', explicó Umaña.

En personas que presentan riesgo de suicidio es fundamental esa vigilancia.

'El acompañarle para el mantenimiento del tratamiento a largo plazo se convierte en la plataforma final para evitar recaídas, que es la norma en las depresiones recurrentes (aquellas en las cuales la persona ya ha tenido más de dos episodios)', agregó el psiquiatra.


¡Funcionó el tratamiento!

Para que funcione un tratamiento antidepresivo se necesita:

Un buen diagnóstico.

Que el paciente acepte su enfermedad y vea la necesidad del tratamiento.

El tratamiento debe acompañarse de psicoterapia y tratamiento psicofarmacológico. Esto ayudará a que los síntomas lleguen al nivel cero y se obtenga menor posibilidad de una recaída.


preguntas y respuestas

Camilo Umaña

Psiquiatra

¿Cómo podemos describir la melancolía?

Desde la época de Hipócrates se usaba la palabra melancolía para definir la presencia de un comportamiento depresivo. Hoy en día se usa para describir el proceso depresivo más severo y peligroso que puede tener un ser humano, porque quien la padece se caracteriza por la gran inhibición en la capacidad de sentir placer y del deseo de quedarse quieto mostrándose como una persona postrada esperando el fin de su vida. En resumen es una depresión con una gran inhibición de la actividad motora.

¿Cómo sacar a una persona de este estado melancólico  o de tristeza profunda?

En la tristeza profunda la persona está con efecto triste pero funciona muy bien con el entorno y por lo tanto hay que descubrir qué le aflige hasta llevarlo a esa sensación de tristeza; con psicoterapia se supera dicho caso.

En la melancolía el efecto depresivo es severo y la inhibición e ideas de negativismo son tales que a menudo requerimos que sean los familiares los que suministren el tratamiento ordenado y si no es posible, es indudable que el manejo indicado sea la hospitalización psiquiátrica.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad