sábado 21 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

“Se debe empezar a creer en uno mismo”

Mike Richard Díaz Aza pasó gran parte de su infancia en Aratoca, Santander, soñando con ser artista. Pero sus padres deseaban que estudiara otra cosa. Mike luchó. Demostró a sus padres que su talento era inmenso y hoy es ilustrador de grandes estrellas.
Escuchar este artículo

Hoy cumple 29 años. Mike Richard Díaz Aza, el artista santandereano que se ha hecho reconocido por hacer caricaturas, dibujos y por diseñar para grandes celebridades de la música y el entretenimiento, dice que el lugar que más le gusta de Bucaramanga es la Concha Acústica.

“Mi abuelito me llevaba de niño al parque de Mejoras Públicas y me parecía tan bonito ir a comer helado y hablar con mi abuelo mientras caminábamos”, cuenta Mike.

El próximo año cumplirá tres de como residente capitalino. Mike trabaja como docente de artes para un proyecto de bilinguismo donde enseña inglés através del arte a poblaciones vulnerables con Colsubsidio, y en su tiempo libre se dedica al diseño freelance.

Para celebrar su cumpleaños hoy, tiene pensado estar con su familia. Dice que posiblemente irán al tradicional restaurante Chiflas, a celebrar su cumpleaños.

Todos los cumpleaños son especiales, pero estos últimos han sido para Mike mucho más que eso: han sido un momento especial para celebrar con su familia como su gran sueño de niño se hizo realidad.

Como el amor de sus padres fue tan grande, que les permitió comprender que la creatividad de Mike y su pasión por el diseño y la ilustración eran tan fuerte que no podía ignorarla como si no estuviera allí, como si no corriera por sus venas.

Con más 25 mil seguidores en Instagram, Mike conquistó el corazón de artistas como Karol G: una de las ilustraciones que hizo en 2018 de la famosa reguetonera le encantó y no dudó en usar como imagen digital en sus conciertos.

Y no ha sido la única: la propia Kylie Jenner, una de las jóvenes empresarias del entretenimiento más ricas del mundo, también quedó fascinada con sus ilustraciones: posteó una que Mike hizo sobre ella y hasta la usó como foto de perfil.

A Mike nadie le pidió que lo hiciera estas ilustraciones: nació de su corazón, como debe suceder con todo el arte, y triunfó.

Pero el camino no ha sido fácil: tras atravesar una fuerte depresión, salió avante gracias al apoyo de su familia y a su talento.

Fue esa perseverancia, pero sobre todo, de la valentía que tuvo al creer en sí mismo: el coraje de hacerlo cuando nadie más parece creer en ti.

Y este es un mensaje que quiere transmitir a los jóvenes: “no se desvíen de sus sueños, estén siempre enfocados en las metas que quieren alcanzar con su arte y a pesar de las diferencias que tengan, siempre mantengan una buena relación con sus padres, con sus familias, son la base para crecer y ser unos buenos profesionales. El reto es demostrarles a ellos y convencerlos de lo mucho que podemos hacer en cualquier disciplina que nos apasione”, dice Mike.

Así comenzó todo
“Inicialmente este proyecto de ilustración en redes sociales comenzó como algo muy personal, muy sencillo. No pensaba que iba a tener estos alcances. Me considero igual a todas las personas que sienten gusto por un cantante. En mi caso personal, tengo un gusto muy marcado por el género urbano y por ciertas figuras públicas y así comenzó mi vida: todo este tema de la ilustración de famosos lo veo como una forma de comunicación entre el fan y ese ídolo que para muchos es inalcanzable”, cuenta Mike.
Primero comenzó con Lindsay Lohan, cantante y actriz estadounidense. Ella comentó su ilustración en redes sociales y Mike agradeció su apoyo. Luego vino Kylie Jenner y su popular hermana, Kim Kardashian, que publicó en su aplicación una de las ilustraciones de Mike al lado de otros artistas que la han retratado.
Y, el año pasado, Karol G y Becky G quedaron encantadas con las ilustraciones de Mike.
“Creo que el secreto de mi trabajo ha sido exaltar esas características morfológicas de manera que el artista sienta que estoy haciendo una buena interpretación, que se sientan a gusto. También es un poco satírico, chistoso, y de eso se trata. Lo veo como un homenaje hacia un referente artístico cantante figura pública”.
Una de las metas de Mike es tener su propia agencia de publicidad e impulsar su trabajo como artista, diseñador en el diseño de piezas publicitarias para artistas.
El valor y la persistencia
Es Artista Plástico de la UIS, pero llegar allí significó mucho dolor para Mike Richard Díaz Aza.
“En la casa, hacía dibujos sobre la Biblia, decoraba las páginas, rayaba las paredes y recreaba mis dibujos animados. Todavía los veo, me hace sentir que todavía puedo ser niño en ese sentido bonito de no perder esa esencia de niño, de la ilusión de fantasía. Siento que nací con eso desde muy pequeñito: tenía una fijación por el arte, por el dibujo”, cuenta Mike.
Goku, Los Caballeros del Zodiaco, Dexter
Coraje, el perro cobarde y los Looney Toons eran su fuente de inspiración.
“Mis papás querían que yo fuera médico, pero yo siempre tuve muy presente que quería ser artista a pesar de los comentarios de mis familiares, que decían que no eso no daba para comer. Me decían: “¿usted qué va a hacer? Será pintar en la calle”, cuenta Mike.
Pero luchó por sus sueños. Empezó estudiando gestión empresarial en la UIS. Corría el año 2008. Mike era buen estudiante, pero, simplemente, no era lo suyo.
“Sentía mucha frustración. Yo visitaba el edificio de Bellas Artes y me sentía triste. Me decía que yo quería esto, pero no se dio. Veía pasar estudiantes con sus lienzos, pinceles, a estudiantes con sus caballetes, sus pinturas”.
Pero sus padres insistían en que siguiera estudiando al pensar, con todo su cariño, que a la larga sería lo mejor para su hijo.
Además, un antecedente familiar contribuía a su desconfianza hacia el arte.
“Tengo un tío que estudió con el maestro Botero. Ese tío también amaba el arte con toda su alma y se fue a Estados Unidos, ilusionado con trabajar en una empresa como de publicidad. En su época era muy distinto a lo que conocemos ahora como una agencia de publicidad y él se enfrentó un mundo totalmente diferente. Se deprimió mucho”, explica Mike.
Ese referente los hacía desconfiar del mundo del arte. El ánimo de Mike decayó.
“Me decía: no puedo seguir con esto. No puedo con esa mentira de hacer algo que no me gusta. Me encerré en ello, me enfermé. Somaticé ese sentimiento de tristeza y me sentí tan mal, que mi mamá se preocupó. Yo pensaba terminar la carrera y luego hacer lo que me gusta, pero no podía”, cuenta Mike.
Mike veía grafitis en la calle, las propagandas televisivas, todo ese mundo visual por todas partes. Su mente no podía más.
“Siempre sigo mucho mis sentimientos y llegó el día en que me dije: tengo que decirles que no voy a seguir estudiando algo que no me gusta porque no me siento feliz. Hablé con mamá y me apoyó muchísimo. Me dijo: tranquilo, así me toque hacer lo que sea, voy a apoyarlo”, cuenta Mike.
Negociaron con su papá, que continuaba un poco reacio. Lo lograron. Eso sí: Mike tendría que apoyarse económicamente porque los ingresos de la familia no soportaban esta carrera.
Cuando Mike comenzó a estudiar artes hacía cuadros por encargo. Fue así que, mientras trabajaba en el Hotel Chicamocha como auxiliar de mercadeo, tuvo la oportunidad de hacer buenos contactos.
“Los fines de semana trabajaba en un restaurante familiar de comida típica y también estudiaba ala vez administración turística. Era mucha presión pero esa misma presión me ayudo a formarme”m dice Mike.
Mike lo hizo y, finalmente, se graduó.
“Fue bueno saber que podía contar con ellos, todavía cuento con ellos. Me apoyan todas mis ideas y en momentos en los creo que no puedo más”.
Mike fue escogido para exponer su tesis en el museo Mac de Bogota y sus seguidores en Instagram le han garantizado contactos y, además, ha sido un paso para vender su arte en las redes.
Hoy sus ilustraciones están por todo el mundo.
“Expuse un par de veces en galerías, participe de algunos grupos colectivos de arte y fui escogido para exponer mi tesis en el Museo de Arte Contemporáneo, Mac, de Bogotá. Crecer en Instagram me ha ayudado a conseguir contactos. He trabajado con algunos como las Cardachians, he conocido algunos influencers y YouTubers que me han guiado a través del proceso de vender mi arte por medio de las redes sociales. Actualmente tengo clientes de Estados Unidos, Panamá y Puerto Rico con quienes realizo diseños, animaciones, y videos para promocionar sus gemas musicales, este proceso fue paulatino y ha sido un incentivo para seguir creciendo”.
Mike ha trabajado también con poetas y es generoso: está siempre dispuesto a dar una mano a aquellos temerosos de mostrar su talento al mundo.
El poder de lo digital
Mike, sin duda, cree en el poder lo digital.
“Pienso que las plataformas digitales son las nuevas galerías para artistas como yo, algunos podrían decir que lo que yo hago no es arte pero si detrás de cada trabajo realizado hay un trasfondo, el gusto por algo y la necesidad de manifestar una visión de lo que nos gusta eso es arte. Otra forma de comunicar lo que sentimos”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad