jueves 18 de febrero de 2010 - 10:00 AM

De la buena o de la mala, al fin envidia

¿Envidiosa yo, para nada? Es posible que usted responda así cuando alguien le pregunte por ese particular sentimiento que surge en algunas personas cuando ve los logros del otro.

A nadie le gustaría aceptar que siente envidia por el vecino, por el compañero del trabajo, por su familia, por su mejor amiga, incluso por los logros de su pareja.

Por eso algunas personas han acudido a esquematizar ese sentimiento en una sola frase 'qué envidia, pero de la buena'.

Es lógico que usted quiera sentirse realizado, tener la mejor casa, el mejor carro, el mejor trabajo, el mejor sueldo, la mejor pareja, el mejor cuerpo, los mejores hijos e infinidad de características. Y puede tenerlos; sólo que no los ve porque vive comparándose con los demás.

Al compararse surge la envidia o esa particular sensación de celos. Por eso es importante que se diga a usted mismo, 'envidia es mejor despertarla que sentirla'.

Para eso necesita transformar ese sentimiento por una nueva mirada hacia sus propios logros y metas.


LA VOZ DEL EXPERTO

América Villabona

Maestra en Reiki

'Desde el punto de vista del Reiki, la envidia es consecuencia de dos procesos psicológicos necesarios para el desarrollo de los seres humanos: el deseo y la comparación, los cuales no se deben suprimir, pero sí podemos prevenir los efectos que generan, por eso lo adecuado es convertir el malestar emocional producido por la envidia en un motor para conseguir lo que uno desea tener y controlar la hostilidad que dicha situación puede generar, evitando que deteriore las relaciones con los demás.

Sabemos que el Reiki trabaja directamente con el campo energético del paciente y  canaliza la energía hacia sus cuerpos sutiles, esto actúa sobre los bloqueos energéticos que perturban la libre circulación de la energía, restaura y armoniza sus sistemas, posibilitándole y mostrándole de forma sencilla, fácil y asequible para todos el camino de vuelta hacia la salud, la armonía, la integración y aceptación.

Cuando nuestro organismo está desequilibrado vibra a una frecuencia inarmónica y anómala que impide el desarrollo normal de las funciones celulares y el funcionamiento óptimo de nuestros sistemas; esto también lo apoya una Investigación del Instituto de Ciencias Radiológicas de Japón, los cuales describieron imágenes cerebrales de sujetos a los se les confrontó con personajes que envidiaban. Cuanto más profunda era la envidia, más vigorosamente se activaban los centros de dolor del córtex anterior dorsal y otras áreas cerebrales relacionadas.

La envidia se produce siempre en situaciones que son vividas como una amenaza. Por eso dentro de las terapias de Reiki se trabajan ciertos puntos energéticos que favorecen la confianza básica en uno mismo y en los demás, que mejoran las relaciones y motivan a adquirir habilidades para responder a la tensión emocional'.


¿Qué hacer ante las personas que nos sienten envidia? ¿Cómo confrontar la situación?

Si usted siente esa reticencia en el otro, esa ironía ante sus logros, y no se siente nada bien sino golpeado por su mala energía, lo mejor es saber medir distancias y asumir ese tipo de comentarios mal intencionados con mucho respeto y madurez.

Para la psicóloga Yolanda Hernández Rodríguez, 'no te debes esforzar en defenderte, no debes ser  arrogante, pero tampoco te dejes afectar por los comentarios  de los envidiosos'.

La profesional explicó que en primer  lugar se debe entender que somos seres humanos  y es casi  normal  sentir  envidia; pero siendo  lo suficientemente inteligente para manejar la situación y hacerle  ver a la persona envidiosa que también posee las cualidades  y facultades para lograr éxitos.

'En la vida hay que ser constante y  sentirnos  capaces  y luchar por ser   felices', enfatizó.

 

preguntas y respuestas

Yolanda Hernández

Psicóloga

¿Existe la envidia de la buena, o al fin y al cabo sigue siendo envidia? La envidia es un sentimiento negativo, por lo tanto no puede ser buena; este sentimiento produce tristeza o pesar por el bien  ajeno. Inclusive, la persona no  disfruta de las cosas propias, por estar  pensando  en las otras cosas de los demás. Cabe repetir  una frase de Napoleón relacionada con la envidia 'La envidia es una declaración de inferioridad'.

¿En qué momento puede detectar la persona que está presentando más de lo habitual esos sentimientos de envidia? Cuando la persona  expresa constantemente  los logros de otras personas, pero inmediatamente  los relaciona  en forma  desagradable, por ejemplo: Si  una chica tiene la oportunidad de ascender rápido en una empresa, suele  hacer comentarios manipulativos,  sobre la posible manera en que consiguió  el ascenso, buscando  cualquier  razón negativa, pero jamás reconocerá las cualidades o habilidades que pudiese tener esa persona.  Otra forma de  notarse  el envidioso, es cuando se la pasa comentando  sobre los fracasos  de los demás  todo  el tiempo y en ocasiones  calumniando para  sentirse  mejor, mitigando  sus  complejos de inferioridad  e inseguridad.

¿Por qué se dice que la envidia es mejor despertarla que sentirla? Son dichos  o frases que incitan que la persona se  sienta mejor siendo envidiada y no siendo envidiosa; pero  el cuento  está en centrar  nuestra vida en nosotros mismos, explotando  nuestras cualidades y corrigiendo nuestros defectos, para ser cada día  mejor  y  no vivir pensando  en lo que tienen los demás.

Si envidiamos la felicidad de nuestro vecino, compañero, amigo o conocido, ¿porqué no intentamos ser felices con  nuestra vida? Sería mucho más útil y beneficioso fortalecer la autoestima y sentirnos capaces de ser felices sin envidiar a  otros.

¿Qué pasa con las personas que sienten envidia constantemente y que la dejan ver incluso en sus discursos? En sus discursos  reflejan  sus  complejos y malestar por el bienestar que otros tienen; ocurre  que en esta medida  muestran sus sentimientos negativos y siguen fortaleciéndolos, es obvio que  su  autoestima cada vez  se disminuye. Estas personas, generalmente, se consideran con mala suerte a pesar de no merecerla y piensan que  no han tenido oportunidades como los demás.  Estos  sentimientos negativos  de inseguridad   y rencor hacia los demás, pueden convertirlos en personas conflictivas con inconvenientes  en el manejo de las relaciones sociales.

 

preguntas y respuestas

Es bueno preguntarse

1. Su pensamiento constante es ¿otra persona tiene una casa mejor, otra persona tiene un cuerpo más hermoso, otra persona tiene más dinero, otra persona tiene una personalidad más carismática?

2. ¿En alguna oportunidad ha pensado que si todos están mal es más llevadera su situación, pero si todos a su alrededor son felices la situación suya se hace más amarga?

3. ¿Está en constante sufrimiento por el beneficio del otro y lo identifica cuando alguien le cuenta qué bien le va en la vida?

4. ¿Aparenta tener lo que no tiene y siente que últimamente se ha vuelto muy superficial?

5. ¿Con amigos o familiares siente que todo es una competencia?


LISTA

Cómo detectar a una persona envidiosa

1 Cuando usted les comparte un logro ellas suelen emitir una risa fingida.

2 Ante un éxito personal, ellas son capaces de buscarle primero los 'peros'.

3 Si usted le cuenta algo que resultó bastante bien en su vida, ellas le responden con algo que para ellas resultó mejor.

4 Si usted compra algo especial, al otro día ellas llegan con algo más grande, vistoso y comentando a los cuatro vientos su precio.

5 Son personas con baja autoestima, que utilizan también un discurso 'soy de malas, tengo mala suerte, pero no me lo merezco' y se quedan sentados en los laureles.


Cómo controlar esos sentimientos de envidia

Algunas personas consideran que la envidia está en otros, pero es posible que en pequeñas dimensiones aparezca en usted con frases particulares como 'no sé que le ven, me parece que su belleza es normal', 'por qué se reirán de sus chistes si son tan simples y flojos', 'todos se mueren por hablarle, pero conmigo que ni cuente si piensa acercarse y agradar', 'esa persona nueva en la empresa se cree la gerente, la sabelotodo, vamos a ver hasta dónde le llega su cuarto de hora'.

La envidia en dimensiones cada vez más grandes puede terminar por autodestruirla. Por eso es importante seguir estas recomendaciones hechas por los expertos consultados.

1. Si siente un disgusto sin causa justa por el logro de su pareja, deténgase a preguntar qué pasa. Si usted ama con el alma, siempre se alegrará del éxito del otro. Replantee esos sentimientos.

2. Fortalezca el  'yo' interior;  y deje de buscar afuera.

3. Preocúpese más  por usted, sus aspiraciones, crea más  en sí mismo; evite las comparaciones.

4. Aplique más la lógica que la emoción cuando siente que aparecen esos celos por la felicidad de los demás.

5. Aprenda a identificar las debilidades que posee para transformarlas en fortalezas. Cambie la envidia por empatía, gratitud y respeto  hacia  usted mismo y los demás.

6. Si da gracias constantemente por lo que logra, el valor de sus logros se dimensionará y lo hará realmente feliz, sin necesidad de comparar lo que adquieren los que están a su alrededor.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad