miércoles 20 de enero de 2010 - 10:00 AM

Demasiado viejo para quemar etapas

¿Considera usted que Homero Simpson ha quemado etapas en su vida?

¿Se imagina usted convertido en todo un padre de familia, corriendo detrás de rosquillas, actuando como un niño y con la ingenuidad más grande para afrontar las situaciones particulares?

Al igual que este personaje algunos hombres y mujeres se quedan capturados en el tiempo, no quieren crecer o deciden vivir su juventud cuando ya atraviesan más de los 50.

No quemar las etapas en la vida se convierte en todo un problema con el paso del tiempo, pues la inmadurez termina acompañándolos por largos años.

Quizá producto de esa inmadurez usted haya podido ver cuadros tan aterradores como el de hombres de más de 50 años en el papel de abuelos pero también de padres. Las aventuras que no tuvieron en su juventud las asumen a los 50 años y a cambio reciben fuertes consecuencias. Otros deciden arrendar un apartamento de solteros y vivir sus romances clandestinamente.

Existen también aquellas personas que saltaron la etapa de la juventud y pasados los 35 años son bastante ácidas como los limones, no sonríen, no bailan, no disfrutan la vida. Es por eso que resulta tan importante vivir las etapas como debe ser para que después el destino no le cobre eso que dejó de hacer y cuando usted quiera ya no coincida con su reloj cronológico.


LA VOZ DEL EXPERTO

Víctor Pedroza

Psicólogo

'El ciclo vital tiene unas tareas en cada etapa que involucran juego,  aprendizaje, desarrollo del juicio moral, capacidad de hacer trabajos físicos. Hay momentos en la vida en que se deben realizar una especie de tareas. Pero cuando alguna etapa no se quema, como es el caso del joven que pierde sus papás a temprana edad y debe asumir grandes responsabilidades, con el tiempo tiende a sufrir de estados depresivos, son personas que no son extrovertidas, que pueden caer en el alcohol.

Hay casos más sencillos que cometen los padres con los hijos en su niñez. Algunos se sienten orgullosos de que sus hijos sean precoces y vayan en cursos adelantados, pero eso lo que genera tarde o temprano es que el niño se canse ante la carga de tareas, que no quiera seguir estudiando, que empiece a perder cursos.

Por eso las etapas de la vida deben vivirse normalmente ya que el ser humano está preconcebido para determinadas tareas en el momento justo'.


LISTA

Etapas mal vividas

1 No me permitieron ser niña

Existe el caso de los padres que les prohíben a sus hijos que corran, salten, jueguen en la arena, bajo la lluvia. Ese tipo de padres sobreprotectores sin querer les cohíben a sus hijos disfrutar la niñez.

¿Qué consecuencia puede traer no quemar esta etapa?

Los niños que a edad temprana tuvieron que cambiar el juego por los quehaceres del hogar, sus tardes de amigos por la crianza de sus hermanos menores, tienen una deuda pendiente con la niñez.

Según explicó la psicóloga Paola Rodríguez, cuando los niños no puede disfrutar de sus juegos, sus imaginarios, no comparten mediante las lúdicas con sus padres, tarde o temprano y desde su etapa adulta querrán experimentar el juego'.

La profesional explicó que cada etapa necesita un desarrollo especial. Tal y como ocurre en la adolescencia donde el joven empieza a tener amistades, o en la etapa del colegio en el que busca cierta independencia. 'De verse limitados los chicos terminan tomando siempre decisiones equívocas que seguirán presentes en su etapa de adultez', enfatizó Rodríguez.

2 De adolescente a precipitado adulto

Este tipo de situaciones suele ocurrir cuando un adolescente no va con calma y quiere experimentar cuanto antes qué es ser adulto. Su principal objetivo es lograr entrar a una discoteca así tenga tarjeta de identidad, fumar, consumir bebidas embriagantes y experimentar la curiosidad del sexo. Pero lo cierto es que no ha terminado de aprender a besar cuando ya es padre o madre adolescente.

Según explicó la psicóloga clínica Paola Rodríguez, 'esto conlleva a que los adolescentes no sólo adquieran responsabilidades sino que además se expongan a adicciones a temprana edad'.

Frente a este panorama, el psicólogo Víctor Pedroza explicó que 'el asumir cargas a temprana edad lleva al adolescente a que con el tiempo alcance la madurez y se de cuenta que no quiere seguir con la madre adolescente. Ese es uno de los principales motivos de separaciones y de inestabilidad emocional'.

3 'No tiene los pies en el suelo'

¿La edad que usted registra en su documento de identidad está acorde con su comportamiento?

Más que negar la edad, quitarse los años, es cuestión de actitud frente a la vida.

Si usted tiene 35 años y piensa seriamente en su futuro, en una relación de pareja estable, es probable que haya venido quemando etapas tal y como debe ser.

Pero si se comporta como si tuviera 10 años menos, saltando de una pareja a otra sin saber para dónde va o de dónde viene ni qué quiere en su vida, es probable que se esté quedado atrás con su ritmo cronológico.

4 ¡Yo quiero una relación de adultos y tú una de adolescentes!

¿Se imagina a su padre convertido ya en abuelo pero aprendiendo a cambiar pañales porque también es padre a los 55 años?

Este tipo de personas no lograron quemar la etapa de la juventud y quieren hacerlo desde su adultez.

'Son esas personas que quieren estar tomando todo el tiempo, rumbeando, pasando de una relación a otra, no son estables con sus relaciones y ven la vida como un adolescente. Precisamente los adolescentes asumen muchos riesgos pero en el adulto es un simple Síndrome de Peter Pan, suelen ser arriesgados, aventureros, parranderos, usan lenguaje de adolescentes, se visten así. También pasa en las mujeres, se ve en aquellas de más de 40 años que siguen usando minifaldas y pantalones pélvicos que no van con su reloj cronológico', explicó la psicóloga clínica Paola Rodríguez.

Para el psicólogo Víctor Pedroza se trata también de la famosa 'crisis de la edad adulta'. 'Son hombres que se quieren demostrar a ellos mismos que todavía pueden conquistar, que no han perdido la virilidad. En la mujer también pasa lo mismo, ellas terminan creyendo que después de los 40 no tienen atractivos y los buscan saliendo con jóvenes'.

5 Siempre he sido bastante seria Es posible que usted conozca a algunas mujeres que parecen limones agrios a temprana edad y se preguntará si es producto de esas etapas no vividas.

¿Qué pasa con ellas? ¿Será consecuencia de no haber vivido la juventud como debía ser?

Según explicó la psicóloga Paola Rodríguez, 'pueden ser muchos factores. Uno es el resultado de la crianza, pudo haber vivido la niñez en un ambiente muy hostil donde no recibió amor, hubo rechazo, discriminación. Es posible que las experiencias positivas hayan sido menos que las negativas, que no tenga motivación en la vida'.

Por su parte el psicólogo Víctor Pedroza explicó que 'desde la niñez se establecen los mecanismos de socialización y estos acompañan a la persona durante toda la vida. Por eso quien no tuvo en su infancia modelos que le determinaran la calidad de las relaciones, de adultos tienden a privarse de las relaciones sociales'.

 

Ojo con las consecuencias

1. El no quemar etapas puede generarle insatisfacciones.

2. Si se quiere ser grande de un solo golpe, de adultos querrá regresar el tiempo y disfrutar de la ilusión que tiene la niñez.

3. Cargará con pendientes en la vida y tarde o temprano tendrá que vivirlos.

4. El no quemar etapas traerá consecuencias emocionales, vacíos.

5. Vivirá sumergido en la inmadurez.

6. Nadie le aguantará su ritmo cronológico al revés.

Terminará propiciando una ruptura emocional.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad