sábado 07 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Egocéntrico no. Perfecto

Puede ser que usted sea más egocéntrico que el mismo Salvador Dalí. Pero eso sólo lo sabe usted. Pues este artista se levantaba todos los días para mirarse al espejo y preguntarse qué maravillosa obra de arte realizarían sus manos perfectas. Y no sólo eso, pues más allá de su talento, se consideró el creador de la pintura.

Sí, así como lo lee.

Pero no de sus obras sino del acto de pintar. Tal fue su egocentrismo. Por eso, si usted se siente identificado con este personaje, seguramente habrá escuchado de sus amigos el comentario de ‘egocéntrico’.

Aunque es una gran cualidad autoexigirse, otro muy diferente es el de creer que usted es el mejor.

Cuidado, el egocentrismo también lo puede dejar solo mientras escucha a su alrededor: 'Ahí va ese con su sobredimensionado ego'.

LA VOZ DEL EXPERTO
Eduardo Navas / Psicólogo social


'Una persona es egocéntrica por la falta de autoestima. Por lo general, esa persona ha tenido su percepción de autoimagen por el suelo y quiere llamar la atención, ser el centro del universo. Esta es la única forma de percibir su mundo.

Para disminuir el egocentrismo es importante empezar por elevar el autoestima, conocer sus potenciales reales, sus cualidades, asumirlos y empezar a borrar su egocentrismo. Una persona que es grande sabe que no necesita ser el centro de atención. Es importante que esa persona sepa enfocarse en lo bueno que es, darse cuenta que al igual que todos los seres humanos tiene un punto diferenciador'.

Consecuencias de un egocentrismo extremo

  • Usted no podrá crecer intelectualmente, pues no escuchará las apreciaciones y conocimientos del otro.
  • Perderá objetividad y sólo tendrá en cuenta la subjetividad.
  • Se volverá intolerante e irracional. Perderá la sensibilidad.
  • No pondrá en práctica su pensamiento crítico.
  • Se puede pasar toda la vida buscando la felicidad.
  • Se sentirá frustrado ante cualquier obstáculo que no pueda resolver.
Test

¿Ombligo del mundo, última coca cola del desierto, entre otras frases comunes, emiten los demás de usted?
¿Le cuesta trabajo decir ‘nosotros’ y prefiere el ‘yo’?
¿No es capaz de dar gracias o felicitar a otros cuando suman logros a su vida personal y profesional?
¿En una conversación usted no da pie para que nadie más hable?
¿Le gusta llamar la atención?
¿Lo caracterizan frases como ‘soy único’, ‘sé que te hago falta’, ‘todo lo que escuches de mí siempre será interesante’? 

LISTA
Perfil de un egocéntrico


1 No es capaz de ponerse en los zapatos del otro.
2 Subestima el trabajo de los demás.
3 Se cree el centro o eje de los lugares.
4 Está convencido de que sus opiniones e intereses son los mejores
5 Tiene un sentimiento de omnipotencia.
6 Ambición, vanidad o exhibicionismo son parte de sus comportamientos.
7 No tiene en cuenta a los demás.
8 Por lo general se proyectan seguros, pero es una forma de creerse lo que piensan ante sus inseguridades.
9 Busca la admiración de los demás, debido a problemas de autoestima. Es impulsivo y no le importan los sentimientos de los demás.
10 No puede con las críticas. Reacciona con rabia, vergüenza o humillación.
11 Puede llegar a sentir envidia de alguien que tenga un perfil superior a él.
12 Le encanta recibir gratificaciones públicas y la gran parte de su tiempo se vanagloria de sus éxitos.
13 Busca que otros le brinden admiración. Incluso quiere tener discípulos. Se aprovecha de otros para lograr las metas propias.

preguntas y respuestas
Ruth Carmenza Ramírez / Psicóloga especialista en Neuropsicología y Salud Ocupacional


¿Por lo general, qué tipo de personalidad presentan los egocéntricos?
Detrás de una persona egocéntrica se esconde muchas veces una personalidad insegura, que no recibió el reconocimiento que necesitaba o esperaba por el esfuerzo que realizó para alcanzar su posición. También están aquellos que constantemente buscan sobresalir o figurar para llamar la atención de los demás y ganar status, reconocimiento o simplemente el aprecio de su familia, compañeros de trabajo o allegados. Y por supuesto, debemos incluir como ejemplo clásico el de aquellos padres que no se sienten capaces de reconocer y aceptar que alguno de sus hijos pueda tener una visión de la vida más actual y objetiva que la que ellos alcanzaron a elaborar, por temor a perder el respeto, la admiración o el cariño de sus seres queridos.

¿Una  relación de pareja puede funcionar con una persona egocéntrica?
Una relación de pareja con una persona egocéntrica se puede mantener en el tiempo, bajo el 'sacrificio' constante de la persona que forma la otra parte,  pero el funcionamiento al punto que permita la satisfacción que es indispensable en una relación queda en entredicho. El enamoramiento o apego pasa a verdadero amor a partir de sueños, gustos, proyectos y compromisos compartidos que no se van a poder realizar con una persona que sólo piensa en sí misma, como es el caso del egocéntrico. El egocéntrico no acompaña, absorbe. Estar pensando todo el tiempo cómo satisfacer a otro sin importar los propios focos de realización personal, termina cansando y acabando cualquier relación.  

¿Cuáles pueden ser las recomendaciones para una persona egocéntrica?
Hacer reingeniería mental es posible para todos y no cuesta sino unos instantes de reflexión y balance en la vida personal; por tanto, es importante dedicar unos momentos  para analizar y comprender si se puede ser individuo aislado o si los logros que se han obtenido no dependen en igual o mayor medida a otros que nos dan compañía y apoyan.
La primera recomendación para una persona que se identifique  como egocéntrica, es buscar ayuda profesional para evitar una secuencia de pérdidas en toda la esfera humana, personal, familiar, profesional y social.

¿Cómo empezar a trabajar personalmente en este problema?
Es importante la fase de reconocimiento que incluye:
Ser respetuoso. Aceptar que los otros que nos rodean tienen ideas propias, conocimientos y capacidades que no es que sean mejores o peores, sino que nos complementan, entonces, tienen el mismo derecho de expresarse, participar, equivocarse y crecer. Tener experiencias propias es vivir.     

Saber escuchar. Es estar dispuesto a oír, esto incluye la comunicación verbal y actitudinal; mirar a los ojos, tomar posición de interés en lo que se oye, involucrarse en la conversación; que ésta se convierta en un intercambio de saberes.  
Reconocer la importancia del aporte de los demás. Esto se logra a partir del reconocimiento de que este mundo sería invivible si todos fueran como uno es.

Mostrarse dispuesto a aprender. Quien crea que es producto terminado, que no tiene nada que aprender, se cierra a la vida que es una constante de aprendizaje, todos los días nuestro cerebro y nuestro mundo se alimenta de nuevo conocimiento y ese se adquiere en el intercambio de mi experiencia más la experiencia del otro. 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad