sábado 25 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Ejercicio cardiovascular: cómo empezar a practicarlo

Es intenso y es bueno para usted, pero no tan rápido... Si su actividad física no es constante, no se lance a practicar un ejercicio cardiovascular intenso que requiera demasiado de usted muy pronto. Expertos le cuentan cómo comenzar.

Para Guillermo era su primera vez. Aunque había tenido pequeños escarceos con el deporte, en realidad nunca había realizado una actividad física que requiriera de toda su concentración y pusiera a prueba su estado de salud.

Avanzó con su ropa deportiva hacia la primera estación donde realizaría los ejercicios que le habían indicado. Hasta allí todo iba bien. Minutos después pasó a otra actividad y la intensidad fue aumentando, allí fue que empezó a sentir que su corazón palpitaba más rápido de lo que podría esperarse al practicar actividad física.

El tercer ejercicio lo tenía casi desmayado, pero no quiso rendirse frente a sus amigos. Finalmente, al realizar el cuarto ejercicio, perdió el conocimiento: Guillermo no tenía el estado físico requerido para practicar un ejercicio cardiovascular intenso.

Durante la mayor parte de su vida había sido sedentario y luego del dictamen médico que lo comprometía a realizar actividad física, Guillermo comenzó demasiado rápido.

Y es aquí donde comenzó el problema.

Los expertos explican que si nunca ha hecho actividad física de manera constante -no aplican los partidos de fútbol o baloncesto esporádicos con sus amigos y unas cervezas- lo mejor es acudir primero a un profesional de la salud y luego a un coach deportivo que pueda indicarle en qué nivel comenzar y qué tener en cuenta para iniciar su inmersión en la actividad física.

Guillermo sufrió un preinfarto. Lo que pensó que sería bueno para su salud, en realidad fue un perjuicio, pero no es culpa del ejercicio.

La paciencia no es una virtud de esta era, pero en el caso del deporte -y en general de la vida, para evitar el estrés- lo mejor es ponerla en práctica.

Expertos en deporte y actividad física, que además participan este fin de semana en el Sportfest Bogotá, la primera feria de deporte, cultura fitness y vida saludable, le cuentan qué tener en cuenta a la hora de practicar ejercicio cardiovascular intenso.

Para Guillermo era su primera vez. Aunque había tenido pequeños escarceos con el deporte, en realidad nunca había realizado una actividad física que requiriera de toda su concentración y pusiera a prueba su estado de salud.

Avanzó con su ropa deportiva hacia la primera estación donde realizaría los ejercicios que le habían indicado. Hasta allí todo iba bien. Minutos después pasó a otra actividad y la intensidad fue aumentando, allí fue que empezó a sentir que su corazón palpitaba más rápido de lo que podría esperarse al practicar actividad física.

El tercer ejercicio lo tenía casi desmayado, pero no quiso rendirse frente a sus amigos. Finalmente, a realizar el cuarto ejercicio, perdió el conocimiento: Guillermo no tenía el estado físico requerido para practicar un ejercicio cardiovascular intenso.

Durante la mayor parte de su vida había sido sedentario y luego del dictamen médico que lo comprometía a realizar actividad física, Guillermo comenzó demasiado rápido.

Y es aquí donde comenzó el problema.

Los expertos explican que si nunca ha hecho actividad física de manera constante -no aplican los partidos de fútbol o baloncesto esporádicos con sus amigos y unas cervezas- lo mejor es acudir a un primero a un profesional de la salud y luego a un coach deportivo que pueda indicarle en qué nivel comenzar y qué tener en cuenta para iniciar su inmersión en la actividad física.

Guillermo sufrió un preinfarto. Lo que pensó que sería bueno para su salud, en realidad fue un perjuicio, pero no es culpa del ejercicio.

La paciencia no es una virtud de esta era, pero en el caso del deporte -y en general de la vida, para evitar el estrés- lo mejor es ponerla en práctica.

Expertos en deporte y actividad física, que además participan este fin de semana en el Sportfest Bogotá, la primera feria de deporte, cultura fitness y vida saludable, le cuentan qué tener en cuenta a la hora de practicar ejercicio cardiovascular intenso.

Tenga en cuenta su ritmo cardiaco
Víctor Pulgarín, director de escena Street workout and Calistgenics, señala que para cualquier ejercicio cardiovascular es importante tener claro el ritmo cardiaco que se debe manejar durante el ejercicio.
Es por esto que el experto señala que es importante estar asesorado por un profesional de la salud y del deporte y tener claras las frecuencias cardiacas que se deben cuidar de acuerdo con la persona que va a entrenar.
“La frecuencia cardiaca máxima son 220 pulsaciones por minuto, eso sí, teniendo en cuenta la edad. Digamos que se trata de una persona de 30 años. Entonces, lo que debemos hacer es tomar la frecuencia cardiaca máxima y restarle la edad. Para este caso, tendríamos que si a 220 le restamos 30, nos daría 190, con lo cual, ésta sería la frecuencia cardiaca máxima de esta persona”, indica Pulgarín.
Tenga en cuenta su ritmo cardiaco
El Víctor Pulgarín, director de escena Street workout and Calistgenics señala que para cualquier ejercicio cardiovascular es importante tener claro el ritmo cardiaco que se debe manejar durante el ejercicio.
“Podríamos llamar ejercicio cardiovascular fuerte a que podemos pedalear fuertemente en una bicicleta, causándole una contractura muscular o lesión articular. Esto a nivel oseomuscular. A nivel cardiovascular, una persona que no esté preparada para un ejercicio puede desarrollar un paro cardiorespiratorio”, señala Pulgarín.
Es por esto que el experto señala que es importante estar asesorado por un profesional de la salud y del deporte y tener claras las frecuencias cardiacas que se deben cuidar de acuerdo con la persona que va a entrenar.
“La frecuencia cardiaca máxima son 220 pulsaciones por minuto, eso sí, teniendo en cuenta la edad. Digamos que se trata de una persona de 30 años. Entonces, lo que debemos hacer es tomar la frecuencia cardiaca máxima y restarle la edad. Para este caso, tendríamos que si a 220 le restamos 30, nos daría 190, con lo cual, ésta sería la frecuencia cardiaca máxima de esta persona”, indica Pulgarín.
Así mismo, el experto explica que a una persona a la cual su médico le ha pedido que empiece a hacer ejercicio, le resulta fundamental tener un reporte de su estado físico y morfológico para empezar a hacer un trabajo cardiovascular.
Así mismo, el experto señala que es importante determinar qué tipo de trabajo cardiovascular ser hará.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad