domingo 03 de mayo de 2009 - 10:00 AM

'El 48% de los colombianos gana menos de un mínimo'

El ex director de Planeación Nacional y actual presidente de Asofondos, Santiago Montenegro, asegura que el país, a pesar de las cifras negativas en materia de crecimiento, no será tan golpeado por la crisis mundial, a la vez que mostró su preocupación por los altos índices de informalidad laboral en el país.

Para Montenegro, ese es uno de los grandes problemas de Colombia, que requieren soluciones eficientes.

El actual director de Asofondos habló con Vanguardia Liberal y contó también del secreto del sector para reportar ganancias de 3,3 billones de pesos este año, en momentos en que miles de empresas se han declarado en quiebra.

¿Cuál es el balance de los fondos privados de pensiones, 15 años después de su creación?

El balance de largo plazo es muy positivo para los afiliados a los fondos de pensiones privados, quienes hoy tienen ahorrado en sus cuentas individuales cerca de $63 billones de pesos. Y digo que muy positivo porque casi la mitad de este ahorro han sido rendimientos generados por los portafolios y la otra mitad han sido los aportes realizados por los afiliados. Por tanto, por cada peso aportado al fondo de pensiones obligatorias se ha abonado otro peso de rendimientos. La rentabilidad real de largo plazo ha sido superior al 8%, una rentabilidad que es buena en Colombia y en cualquier parte del mundo.

¿Cuál fue el secreto de los fondos de pensiones y cesantías para tener resultados de más de 3 billones de pesos en tiempos de crisis?

El año pasado tuvo lugar una de las crisis financieras más profundas del último siglo, que repercutió fuertemente en los mercados financieros de todo el mundo, incluyendo Colombia. En esta difícil coyuntura, tal como en los 15 años de existencia del régimen privado, los portafolios de los fondos de pensiones obligatorios y de cesantías, presentaron rentabilidades positivas de 4.84% (casi $2.6 billones). La adecuada y conservadora gestión de los portafolios en los cuales está invertido el ahorro de los afiliados, ha permitido minimizar los efectos de la actual crisis financiera.

¿Se mantendrá la rentabilidad? o la crisis afectará el sector a futuro.

En lo que va corrido de 2009 las cifras son muy positivas, entre enero y marzo de 2009 los rendimientos abonados a nuestros afiliados han sido de $3.3 billones. Al respecto, no se debe sobrereaccionar cuando en un mes se logran muy buenos resultados o resultados no favorables.
Los portafolios no serán ajenos a la turbulencia que presenten los mercados financieros en 2009 y es importante recalcar que lo importante en este tipo de portafolios es la rentabilidad que se construye en el largo plazo.

El 2009 será un año donde la dinámica del sector real y el comportamiento del mercado laboral serán determinantes en los niveles de actividad de los afiliados. Indudablemente la crisis genera efectos adversos sobre la creación de empleo y un menor crecimiento de la economía, lo que puede reducir los niveles de cotización de años anteriores. Así mismo, en la medida en que se generen nuevos desempleados estos podrían acudir a sus Cesantías para solventar parcialmente su situación laboral.

¿Qué tanto afecta la informalidad laboral el futuro de los empleados colombianos?

La informalidad se ha convertido en un obstáculo enorme para la ampliación de la cobertura del sistema pensional, tanto del régimen de ahorro individual como el de prima media. La estabilidad laboral y el acceso a la seguridad social de este amplio grupo de la población son reducidos. Esto es reflejo del mercado laboral colombiano, en el que según cifras de Fedesarrollo, el 48% de los trabajadores del país gana menos de un salario mínimo y un 29% gana menos de medio salario mínimo. Necesitamos ganarle la batalla a la informalidad y por eso hemos propuesto la creación de una Comisión para la Formalización del Mercado Laboral, que presente un conjunto de propuestas prácticas para tomar acciones decisivas para que millones de colombianos se involucren a la economía formal y puedan gozar de los beneficios de la seguridad social y, así, enfrentar los riesgos de enfermedad, desempleo y vejez.

Cómo cree que está golpeando la crisis mundial al país. ¿Podría hablarse ya de recesión en Colombia?

La crisis mundial afecta al país en varios frentes. Financieramente se generará una menor afluencia de flujos de capitales hacia el país, tanto la inversión extranjera directa como las remesas van a reducir su valor, lo que limitará el déficit en cuenta corriente. Así mismo se espera una menor demanda por exportaciones de los países desarrollados por el menor crecimiento mundial de la economía.

Sin embargo, hay que destacar la forma en que se han amortiguado estos choques. En el caso de las exportaciones y los flujos de capital externos la tasa de cambio ha actuado como un amortiguador natural en medio de la crisis, gracias a la política de flotación adoptada por el Banco de la República. En cuanto a la liquidez interna, esta crisis tomó mucho mejor preparado al sector financiero, lo que ha permitido un constate flujo de crédito a las empresas, evitando así la iliquidez de los mercados y la economía en momentos de crisis (lo que si ocurrió en otros países del mundo).

Prueba de la disponibilidad de recursos hacia el sector real y financiero de la economía ha sido la alta emisión de bonos observada en los últimos meses por casi $5 billones, de los cuáles casi un tercio han sido comprados por los fondos de pensiones privados. Por tanto, en medio de esta difícil coyuntura, el país mantiene condiciones económicas mucho más favorables que otros países de la región.

¿Qué acciones hacen falta para incentivar el empleo en el país y mitigar así el impacto de la recesión mundial?


Tal como lo ha anunciado el Gobierno, recursos destinados a la inversión en infraestructura son deseables para incentivar el empleo.
La capacidad de ejecución del Estado y la disponibilidad necesaria para la financiación de proyectos privados serán claves para mitigar los impactos de la crisis.

Sin embargo, más allá de incentivar el diseño de políticas focalizadas para preservar empleos en sectores más afectados que otros por la crisis, debemos insistir en políticas globales que incentivan a los trabajadores informales a formalizarse, que incentiven a empleadores a crear empleos sin tener que incurrir en altos costos no salariales. De darse, el paso de la informalidad a la formalidad significará un gran avance en bienestar y cobertura social a los trabajadores colombianos. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad