lunes 26 de abril de 2010 - 10:00 AM

El fantasma de un pasado

Llevo una relación de convivencia que supera los 3 años. Somos padres de una hermosa niña de año y medio que nos ha permitido unirnos y luchar por nuestra familia.

Mi pareja es una mujer bella, inteligente y emprendedora pero muy desconfiada, por lo que vive ligada al recuerdo de un pasado que produjo en ella mucho dolor.

Se enteró de una relación sentimental que mantuve durante 4 años con una compañera de la empresa donde trabajé hasta hace poco tiempo.

Quiero dejar claro que yo terminé la relación antes de conocer a quien hoy es mi esposa. Ella dice que lleva un fantasma y que se le viene a la cabeza que tarde o temprano terminaré junto a esa mujer.

Yo no quiero perder a mi esposa porque la amo. Quiero tener una familia feliz alejada de los problemas, yo soy muy tranquilo, trabajador y responsable. Me desempeño como gerente de una comercializadora de frutas y mi esposa trabaja como sub-directora de una agencia bancaria.

 

Respuesta

Distinguido señor: Hay que luchar por todos los medios para que su esposa elimine de su mente y corazón ese fantasma que terminará destruyendo su relación. Mientras subsista ese pensamiento habrá conflictos reales o imaginarios.

Dótese de paciencia para responder a sus inquietudes dando muestras de seguridad para eliminar su desconfianza. Fije ciertas rutinas, horarios, salidas o llamadas que le permitan sentirse tranquila. Jamás permita revivir dichos acontecimientos, mucho menos traer a colación el nombre de aquella persona.

Al subsistir esta situación a pesar de los esfuerzos realizados busque ayuda profesional.


Reflexión

Con sus pensamientos atrae lo que quiere e incluso 'lo que no desea. La fijación obsesiva de una situación facilita como un imán captar, aproximar o producir el acercamiento de aquello que aunque se rechaza, molesta, disgusta, repele o desprecia intempestivamente aparece y deja de ser fantasma para convertirse en realidad.

Cuando aparezca en su mente dicho pensamiento, recuerdo, suceso o circunstancia cierre los ojos, respire lenta y profundamente y dígase: El pasado ya pasó. Nada me afecta me siento tranquila, alegre y segura. ¡Yo soy feliz! Abra los ojos. El ejercicio durará entre 30 a 50 segundos.

Automáticamente generará un bloqueo de sus pensamientos negativos y retomará con optimismo y seguridad las actividades que realiza.

En sus manos está el poder para eliminar o transformar ese pasado que dejó una gran enseñanza.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad