miércoles 25 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Embarazada: ¿Se acabó la intimidad?

Es posible que usted estuviera disfrutando de una época de intensa sexualidad con su pareja. Pero tras  recibir la noticia de su embarazo los encuentros íntimos pasaron a otro plano.

Empezó a crecer su ‘pancita’ y con ella la ausencia de caricias. Con el paso de los meses de gestación la intimidad llegó a su punto cero. Pensar en lo incómodo de la barriguita, en los posibles daños que pudiera recibir el bebé, incluso en propiciar un parto prematuro acabaron con su intimidad.

Lo anterior son sólo mitos pues los expertos explican que no hay restricciones para vivir el placer en pareja durante el periodo de gestación de su bebé.

Acabe con esos temores.


preguntas y respuestas

Juan Carlos Prada

Ginecólogo

¿Se evidencia en consulta ese tipo de temores de las relaciones sexuales durante el embarazo?

Claro que sí, las parejas no saben si pueden continuar con sus relaciones, pero lo cierto es que no cambia mayor cosa. Salvo que la persona presente algún riesgo de aborto se deben tener ciertos cuidados.  Lo mismo si se presenta sangrado o el embarazo sea de alto riesgo.

El papel del esposo es muy importante para hacer sentir a la mujer hermosa durante su periodo de gestación. ¿Qué se debe tener en cuenta como pareja?

Lo primero es tener claro que el embarazo es un estado transitorio y que los cambios estéticos no son tan importantes. El esposo debe hacer sentir muy bien a la mujer y ella también debe preocuparse por verse bien para su esposo, cuidarse, controlar su peso, tener los cuidados básicos durante el embarazo.

¿Cuáles son los principales miedos de tener sexo durante el embarazo? El principal temor es creer que las relaciones sexuales pueden producir amenaza de aborto o que se dé un parto pretérmino.

Las personas que tienen esta contraindicación deben suspender las relaciones sexuales hasta que la paciente se encuentre libre de riesgo.


LISTA

Mitos sobre las relaciones sexuales y el embarazo

1 Peligro de lastimar a la mamá o dañar de alguna manera al bebé en crecimiento.

Es considerado el peor miedo de los papás durante el embarazo. Según explicó la experta en psicoprofilaxis prenatal, María Carolina Rey Uribe, 'se cree que el pene durante la penetración puede  romper las membranas o puede hacer sangrar a la mamá. Lo cierto es que el bebé se encuentra bien protegido y a una distancia lo suficientemente lejana como para no verse afectado directamente'. La profesional enfatizó además que 'el bebé se encuentra protegido por encontrarse dentro de una bolsa llena de líquido amniótico por el abdomen y por el tapón mucoso que sella herméticamente el espacio donde está viviendo el bebé, previniéndolo contra las infecciones.

2 Creer que el semen va a hacer que se adelante el nacimiento de su bebé o acelerar el trabajo de parto si ha empezado la dilatación.

La profesional Rey Uribe explicó que 'el líquido seminal cuenta con prostanglandinas, las cuales pueden inducir las contracciones uterinas al ser absorbido por la vagina. 'Sólo que necesitaría cerca de 10 a 15 eyaculaciones para que dicha cantidad pudiera dar inicio al trabajo de parto', agregó.

Sin embargo, la profesional aclaró que el orgasmo de la mujer a veces puede estimular las contracciones de preparación, lo cual podría alarmarlos, pero no son peligrosos a menos que tenga riesgo de un parto prematuro.

3 Pensar que el bebé sentirá el orgasmo o qué pensará de sus papás en esas.

'Es definitivo que el nené no se da cuenta de la actividad en sí, solamente de las sensaciones y emociones positivas que se producen en la mamá', agregó Rey Uribe. Para dar claridad, la profesional explicó que 'durante el primer trimestre no suele sentirse diferencia en el deseo sexual, a menos que la mujer se encuentre viviendo nauseas, vómitos o algún tipo de molestia que no le permite relajarse y sentirse cómoda. Recordemos que el deseo sexual no desaparece porque se encuentre embarazada'.

 

Contraindicaciones

Sólo cuando se presenten las siguientes situaciones usted debe suspender los encuentros sexuales

1. Historial de parto o trabajo de parto prematuro

2. Si ha presentado sangrado vaginal.

3. Si tiene placenta previa

4. Si tiene cérviz incompetente o si presenta dilatación.

5. Si la pareja presenta alguna infección de transmisión sexual.

 

Después del nacimiento

Los ejercicios pélvicos son ideales para que usted ejercite su aparato genital y recupere la estrechez después del nacimiento de su bebé.

Estos ejercicios son fundamentales después del nacimiento del bebé, sin importar que el alumbramiento sea por parto natural o cesárea.

La experta en psicoprofilaxis prenatal, María Carolina  Rey Uribe, explicó en qué consisten los ejercicios de Kegel.

1Los ejercicios de Kegel durante el embarazo ayudan a preparar sus genitales  para el parto vaginal y de esta forma evitar todo tipo de desgarres y molestias posteriores como incontinencia o dolor en la relación sexual.

2Después del embarazo buscan recuperar la fuerza de su vagina, volver a sentirse firme, como cuando no había pasado un bebé por allí. Ayudan a devolver todos los órganos sexuales a su ubicación normal mientras retorna a su vida sexual normal, incluso mejor.

3La forma correcta es apretar los músculos de la vagina y del ano como si se quisiera cortar el chorro de la orina o si se quisiera evitar la salida de un gas. Se siente como si la vagina se recogiera y los labios se entraran, haciendo que se perciba un movimiento hacia arriba en el periné.

 

LISTA

Consejos

La fisioterapeuta María Carolina Rey Uribe le presenta algunas pautas para vivir su sexualidad plenamente durante el embarazo.

1 Cada pareja debe buscar la forma adecuada para satisfacer las necesidades de cada uno. Pregúntese ¿qué necesita la mujer y qué necesita el hombre?

2 La mujer busca que la consientan, por eso son fundamentales las caricias, que la seduzcan,  que tengan demostraciones de continuar deseándola locamente aún con su barriga y su cuerpo no tan sexy como antes.

3 El hombre quiere a su mujer activa, que se vista sexy para él, que le ayude a tener orgasmos y poder sentirse liberado. Los dos quieren y deben buscar brindarse placer.

4 Tenga en cuenta que no siempre se requiere de la penetración para tener orgasmos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad