jueves 19 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Entiéndelo, 'no te aporta nada'

'Estás perdiendo tu tiempo con él', 'No te aporta nada, cómo no has podido darte cuenta', 'eres demasiado inteligente para que peques por inocente con esa persona', 'sólo hace falta que te pase a otra por las narices para que reacciones', 'no ves que estás dejando pasar tu juventud'.

Podríamos enumerar cantidad de expresiones que salen a relucir siempre que usted quiere 'abrirle los ojos' a una persona cercana, sobre lo poco favorable que le resulta determinada relación. Pero a pesar de todos los discursos que usted pronuncie, todos los esfuerzos que haga por 'hacerla entrar en razón', todos los consejos que pueda darle, nada ni nadie más que ella podrá darse cuenta que esa pareja no es para ella.

En ese camino sólo el protagonista de la historia se encargará de desenmascarar al antagonista. Si usted quiere ayudar, sólo puede hacerlo en el libreto con varias preguntas para que el otro logre ese autocuestionamiento.


Mamá es que tú no lo quieres

Cuando usted empieza a decirle a su hija o a su hijo que esa persona que tiene a su lado es guache, grosera, estará propiciando un efecto contrario.

Lo más probable es que usted se convierta en toda una villana.

Según explicó la psicóloga Catalina Valencia, emitir la lista de errores no funcionará en el otro.

Por eso la mejor opción es preguntarle ¿te mereces ese trato?, ¿qué piensas o qué sientes cuando te grita en público? ¿te gusta? En ese momento ella responderá que no, que se siente como una cucaracha y empezará a autocuestionarse.

Para salir de eso error, la profesional explicó que es importante que la misma persona se valore a sí misma, que tenga claro que tiene derechos y que merece respeto.

Si no es capaz de entender que merece un buen trato lo justificará con frases como 'pero él me pidió perdón', 'ella dijo que no lo volvería a hacer'.

'Este es el caso de las personas que no se cuestionan qué se merecen sino que sueñan con qué pueden cambiar', agregó Valencia.


preguntas y respuestas

Catalina Valencia

Psicóloga

¿Cuándo podemos decir que una persona no le conviene a otra?

Lo primero es preguntarnos ¿quiénes somos o cómo hacemos para saber si esa persona le conviene o no a otra? ¿Cuál es el criterio?

Pienso que eso sólo lo sabe la persona involucrada en la relación.

Pero también están otros casos en los que sabemos que esa persona tiene unos hábitos que pueden afectar el desarrollo de nuestra vida. En este caso están las personas que toman mucho, un novio que es aficionado al juego y  ha tenido varias deudas producto de esa adicción.

En el caso de que se presentan esas señales, ¿cómo se puede ayudar o hacer entrar en razón al otro o la otra persona?

Lo que se puede hacer es formularle preguntas al respecto. Si una persona es poco sociable y celoso se le puede preguntar a ella 'tu pareja es bastante sociable'. Cuando ella responda que no, posteriormente se le puede preguntar 'ah bueno, pero como a ti tampoco te gusta salir'. En ese momento la persona responderá que todo lo contrario y ese es el momento para decirle ¿entonces, cómo van a hacer?

En la medida en que cada quien reflexione un poco sobre sus propias decisiones y mire a futuro, podrá ver la situación con más claridad.

¿En qué errores se suele caer cuando se le quiere decir a otra persona que esa pareja no es?

No funciona el consejo de sí o no. Cuando alguien le dice al otro no sigas con él porque no, eso sólo lleva a la otra persona a aprender a rebatir los argumentos que le dan. Muchas veces se escuchan frases como 'pero él no es así', 'eso sólo se presentó en esa ocasión', 'la situación se dio por culpa de mi familia que generó la discusión'.  Este tipo de situaciones lleva a que la persona haga un ejercicio constante de estar defendiendo a esa persona. Cuando esto pasa la persona se defiende con frases como 'es que tú no lo quieres'.

Otra cosa común es que algunos resultan haciendo apegos de lo erótico con las personas que no son. Se trata de mostrarles cómo van a encontrar una persona que se merecen si siguen apegadas a otro que no es, o en algunos casos al pasado'.

¿Por qué se dan casos en los que ni las escenas de infidelidad ante sus narices los hace reaccionar de la poca conveniencia con esa pareja?

El caso de la infidelidad es bastante delicado pues en este caso la fidelidad es un valor. Pero otras personas no tienen eso como valor y argumentan que su pareja tiene sólo romances pasajeros y sin importancia.

La fidelidad no es un valor generalizado a pesar de ser un valor social establecido, pero a la hora del té no todos piensan así.


LISTA

Señales de que él o ella no es

1 Cuando hay un ejercicio violento.

2 Cuando la otra persona ejerce un control con celos o con agresión.

3 Cuando esa persona tiene adicciones que pueden afectar su desarrollo personal.

4 Cuando esa persona vulnera sus derechos.

 

preguntas y respuestas

Claudia María Bernal Rangel

Psicóloga

¿Qué errores se cometen cuando se quiere mostrar a otra persona que su pareja no le conviene?

Las personas que quieren darle un consejo a otras sobre la pareja que no les conviene, muchas veces cometen el error de terminar idealizando o dándoles  un prototipo de hombre o de mujer. Por eso cuando dan un consejo se presenta ese referente del padre, del amigo, del esposo. Al final ellas terminan emitiendo un concepto para sí mismas.

Las madres por lo general no saben cómo expresarles a sus hijas o hijos que esa pareja no les conviene. Al final terminan convertidas en villanas

Sí. Generalmente la madre lo hace a partir de su rol protector, debido a ese instinto maternal que la hace idealizar una pareja perfecta para su hija o su hijo. En ocasiones cuando le ven un error a esa pareja piensan que su hijo o su hija está en riesgo. Por ese motivo terminan siendo villanas.

Lo importante es que ella sea capaz de permitirle a su hija vivir esos momentos y preguntarle qué quiere, qué espera de la relación, cómo se ve a futuro con esa persona.

Otra forma de abordar la situación es hablándole con la razón y no con la emoción, pues en esos momentos la persona que escucha está actuando con la emoción y puede estar enceguecida. Cuando se habla de situaciones concretas, desde la experiencia, desde la experiencia de otro familiar, las situaciones sirven de argumentos. Pero lo fundamental es preguntarle qué espera y hacerle ver que existen más opciones.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad