lunes 19 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Entrene su mente y cambie su vida

Mi hijo se considera un perdedor porque a pesar de haber terminado sus estudios universitarios en administración de empresas, no ha podido encontrar un trabajo.

Dice que se equivocó porque ha pasado más de cien hojas de vida y no lo han llamado.  

Tanto yo como la mamá le decimos que no claudique, que la vida es lucha, que nada es fácil, que para triunfar se necesita constancia y amor por lo que se hace. Eso mismo vimos en el muchacho quien tuvo buenas calificaciones y casi termina galardonado.

Estamos preocupados. No sabemos qué más hacer porque nuestro hijo quien dice que es un bruto, que su vida es un desastre.

Ayúdenos por favor.

Respuesta

Distinguido señor: Para comenzar esa racha de buena suerte su hijo debe cambiar la manera de pensar. Lamentablemente atrae lo que no quiere porque duda sobre su capacidad para lograr triunfar profesionalmente.

Pareciera mentira pero las puertas se cierran ante una persona que no cree en si misma. Proyecta lo que dice y siente, por lo tanto, mientras no tome conciencia que debe modificar la concepción que tiene de si mismo, las puertas se seguirán cerrando.

Es hora que revise quién es, cómo es, reconociendo cualidades, habilidades y talentos especiales. Debe aceptar sus errores para modificar el esquema conductual que le limita.

Luego fijará metas a corto y mediano plazo para lanzarse al mundo del trabajo y el emprendimiento, donde brillará con luz propia, porque viene precedido de buena energía que tanto usted como su querida esposa le han brindado desde que nació.

Póngale como tarea realizar un portafolio de servicios que le permitirá mostrar sus fortalezas y comenzar la lucha existencial. ¡Adelante!.

Reflexion

Para cambiar el esquema mental que nos limita debemos 'querer' a conciencia, colocando no solo atención sino ante todo esfuerzo para que la voluntad obre y consiga sin medida todo aquello por lo cual luchamos y perseveramos.

Nada es fácil. Sin embargo, la mente humana tiene un poder que atrae lo que piensa. Por lo tanto, el cerebro asume tal condición y se cumple lo que quiere.

¿No consigue trabajo? Siéntese: Con serenidad y objetividad escriba todo aquello que reconoce ha dificultado tal logro. Nada de engaños, sinceridad a toda prueba.

Ahora, mire sus fortalezas académicas y comience a diseñar un portafolio de servicios con el cuál se dará a conocer en toda su dimensión. Es ahora o nunca. ¡Manos a la obra!.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad