lunes 01 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Es más sano ser el papá, que ser el amigo de su hijo

'Soy amigo de mi hijo', 'ahora el tiempo que compartimos es más de calidad que cantidad', 'el ser amigo me ha permitido acercarme', 'desde que somos amigos nuestra relación funciona a las mil maravillas'…

Estas son algunas de las frases de cajón que se expresan en cuanto a las relaciones que se establecen hoy en día entre padres e hijos.

Pero como afirma la psicóloga y Magister en Psicología clínica con énfasis en familia, Lina Patricia Méndez Moreno, 'Cuidado con el ‘vuélvase amigo de sus hijos’, porque se puede perder el límite y la autoridad. Soy de las que digo que con mucho amor, pero con mucha claridad y firmeza al relacionarse con sus hijos'.

Para la psicóloga clínica Irma Rodríguez, 'es viable ser amigo, siempre y cuando se conserve la autoridad y los padres sean congruentes en lo que quieran transmitir. Una cosa es ser amigo y permisivo y otra, que sea el que dé la orientación y bases sólidas para que sea una persona de bien'.

Es un tema que tiene varios enfoques y perspectivas. Mientras que para algunos expertos es inapropiado, para otros es una relación viable, siempre y cuando se establezcan parámetros.


Referente de autoridad

Para el psicólogo y especialista en familia, Víctor J. Pedrozo Avilés, hay dos cosas que hay que entender, 'en primer lugar ‘ser amigos’ no debe borrar lo que debe ser el padre, un referente de autoridad, una guía confiable y un facilitador experimentado'.

Son elementos, según el profesional, que permiten establecer una relación de amistad con límites, para que el padre siga siendo la persona que oriente y corrija, si algo no está de acuerdo con los parámetros de convivencia, formación ciudadana, social, académica y moral.

'Es una relación que debe estar regulada con un proyecto de familia, donde todos tengan voz y voto, pero estableciendo jerarquías', puntualizó.


Confianza y amistad

Todos necesitamos momentos para expresar lo que se piensa y lo que se siente.

Por un lado, los papás brindan seguridad y protección; y son un soporte permanente. Con ellos se llega a un grado de confianza tal, que les permite expresar y compartir sus proyectos, sus sueños y dificultades.

Aquí es hora de mostrar los resultados de crianza, al haber establecido un buen grado de confianza en la relación padres-hijos.

Por otro lado, están los amigos con quienes se establece una relación estrecha. Con ellos se descargan pensamientos y sentimientos que nunca serán del interés ni agrado de los padres, puesto que cada uno comparte sus gustos y su forma de ver la vida.

Según el psicólogo consultor en Desarrollo Humano, Carlos Mahecha, 'hay cosas que no se le cuentan o se comparten con los progenitores, y es ahí donde aparecen los amigos, con temas de conversación, situaciones, gustos y posiciones propias de su edad y su contexto'.


lista

A tener en cuenta:

Visualice el futuro. Le ayudará para diseñar su proyecto de vida.

Intercambie con su hijo, mientras está en contacto con él.

Cuando le hable a su hijo, mírelo a los ojos.

Mientras abraza a su hijo, háblele al oído.

Regálele una sonrisa y dígale lo que espera de él.

Hágale saber que confía en él.

Reconozca las preferencias que tiene.

No le imponga sus frustraciones.

La educación es un deber moral de los padres.


LA VOZ DEL EXPERTO

Carlos Mahecha, psicólogo consultor en Desarrollo Humano.

¿Qué tan conveniente es que los padres sean amigos de los hijos?

'Creo que aunque suena bonito y sería lo ideal, pienso que no es cierto y es hasta un error observar la relación de esa manera. No es recomendable porque las relaciones que establecemos las personas tienen determinadas finalidades en el equilibrio y el bienestar. Los padres tienen una función específica y los amigos otra'.

¿Entonces, cuál es la función del padre?

'Es fundamental mantener una excelente relación con los hijos, con ellos se puede jugar, disfrutar, ir de paseo, compartir una lectura, una película, pero no se puede cumplir el rol de amigo. El padre es el encargado de ejercer la autoridad y tomar decisiones, que irán en beneficio de la formación como persona y del bien de la familia. Por ese motivo no puede hacer las dos cosas al tiempo'.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad