jueves 17 de julio de 2014 - 12:01 AM

¿Es usted chapado a la antigua?

Si se quedó sumergido en el pasado, si le dicen que es demasiado conservador, posiblemente haya escuchado más de una vez esta frase. Expertos hablan sobre no confundir términos.
Escuchar este artículo

Si es de los que piensa que el celular es solo para contestar y por eso se aleja de cualquier posibilidad tecnológica que le facilite la vida, puede encajar en este artículo

Quienes prefieren dejar a un lado los avances pues consideran que todo tiempo pasado fue mejor o que la tecnología es fría y maquiavélica poseen problemas. Habrá muchos que incluso por simple desinterés no hayan encendido jamás un computador y corran a la máquina eléctrica.

Evaluar el término “chapado a la antigua” es fácil desde la tecnología. Ahora bien. El pensamiento también evoluciona y si usted se quedó encasillada en otras épocas se empieza a encender la alarma.

Recuerde que ir de la mano con el mundo, hacer su vida más práctica, es el ideal de la humanidad. Quedarse relegado puede dejarle varias consecuencias, a tal punto que algunos terminan por llamar a estar personas “dinosaurios mentales”.

No confundir términos

Lo que usted no podría hacer es dejarse cuestionar sus valores, porque un tercero llegue a su vida a decirle que usted es una persona “chapada a la antigua”. Que no respeten su punto de vista es una agresión, sobre todo, si los demás quieren imponer sus ideas.

De igual forma usted tampoco puede creer que tiene la verdad absoluta y pasar por encima de los demás porque piensan diferente a usted. El respeto por los derechos civiles habla claramente de su avance como ser humano, donde todos deben medirse con equidad.

Respeto ante todo

Ha quedado claro que el término chapado a la antigua tiene que ver con esa persona que se niega al cambio, a la evolución y prefiere quedarse atado a ideas del pasado.

Otro aspecto tiene que ver con el tema religioso o político que abre grandes brechas. En estos ejes específicos, el sociólog Lizardo Flórez lo llama alienación.

Entonces, ¿qué es respetable?

Explica el sociólogo Lizardo Flórez que lo importante de esa dinámica será el diálogo productivo que mediante actos de raciocinio genere acuerdos o condiciones específicas sobre comportamientos, hábitos, costumbres, que se tengan dentro de la dinámica familiar, social.

Por su parte, explica el psicólogo social Eduardo Navas, que en cuestión de pensamientos lo más importante es la tolerancia. “Así como en la Física se habla de la capacidad que tiene un cuerpo de soportar a otro en rozamiento, de la misma forma se aplica en las relaciones humanas. Es la capacidad de rozar y soportar el peso del que piensa distinto. No puedo compartir su visión del mundo pero la respeto”, enfatizó.

En pareja, ¿qué tanto nos parecemos?

Aspectos como la forma de vestir, el rol actual de la mujer, el mismo desarrollo de la sexualidad, hablan de ese avance en cuestión de pensamiento. El machismo, definitivamente, es una postura retrógrada y mandada a recoger.

Lo anterior son temas que como pareja deben evaluarse desde el comienzo de la relación, para no entrar a chocar. Los dos integrantes deben tener claro ese pensamiento frente al mundo, a lo que soy, quien es el otro, y también un punto de equilibrio y afinidad en cuestión de valores.

Ante el tema explica el psicólogo social Eduardo Navas que “no solo se descubrió que para que dure una relación se deben tener cosas en común sino disfrutar en pareja de esos acuerdos y enfocarse en lo bueno de la pareja”.

Sin embargo, agrega Navas, que no se debe confundir con la manipulación que pueden representar frases como “es normal salir a bailar en la noche con otra persona si estoy casado” o “en el hombre se aprueba la infidelidad”.

“Esa parte no se negocia, pues ya eso no encaja con mis valores o mi concepto de familia”, enfatizó Navas.

¿Qué pasa? “Eres demasiado conSerVador”

Es posible que esta frase llegue como respuesta a un punto de vista que para usted no tiene negociación. Simplemente hace parte de sus valores, del concepto de pareja, familia, y no quiere pensar como su amigo o amiga por más que le diga “extremadamente conservador”.

Y es que en este punto enfatiza el psicólogo social Eduardo Navas, no podemos creer que los valores sean un lavado cerebral.

La recomendación es tener clara la escala de valores para no saltárselas, no creer todo lo que le dicen ni decir todo lo que sabe, pues es una forma práctica de no ganarse enemigos.

Y para defender su postura solo necesitará carácter, que como explica Eduardo Navas es “no vender mis valores, no ponerlos en evidencia, por encima de mis acciones y saber decir no a tiempo”.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Un punto de equilibrio

Quizás en determinadas situaciones usted ha estado inmiscuido en conversaciones o formas de pensar que pueden generar choque de generaciones. Incluso para quienes dicen que “todo tiempo pasado fue mejor”.

Una de esas conversaciones puede darse con sus abuelos, por ejemplo.

¿Qué interfiere en ese momento?

Los sistemas familiares diversos, las creencias o percepciones respecto a lo nuevo o lo antiguo, la dinámica familiar, social, religiosa y económica actual, pueden generar ese distanciamiento.

Así lo explica el sociólogo Lizardo Flórez, quien invita a las personas al respeto y a generar así diálogos productivos, amenos, gratos y de enseñanza- aprendizaje entre las dos generaciones.

Lizardo Flórez

Sociólogo

En esta época, ¿a quién podríamos catalogar como chapado a la antigua?¿Qué características tendría esa persona?

La sociedad es dinámica, no estática, las cosas y los tiempos cambian, cambiaron y cambiarán, ya sea en hábitos, costumbres, comportamientos, pensamientos, entre otros aspectos.

Entonces una persona que vive de manera estática, “anclada” en el tiempo, y que su vida no gira en torno a los avances de la humanidad, o no le importan estos avances en diversos campos del conocimiento y de las ciencias en general, podríamos decir, que es un “chapado a la antigua”.

¿Mantener una postura chapada a la antigua es positivo o negativo, o no se debe encasillar de ninguna manera?

“Chapado a la antigua” es una expresión popular eufemística, es decir, una palabra o expresión políticamente aceptable que sustituye a otra palabra de mal gusto o tabú, que puede ofender o sugerir algo no placentero o peyorativo a quien se la dice.

Puede tener en su contenido un halago (positivo) o un insulto (negativo), y a su vez ser utilizada de manera maniquea, para conseguir objetivos de parte de algún interlocutor.

He allí el riesgo de ser utilizada para encasillar personas por su forma de ser o por su comportamiento.

Eduardo Navas

Psicólogo social

Una persona chapada a la antigua es aquella que no tiene mente abierta al cambio, que prefiere quedarse en el pasado, ir seguro por la vida a pesar de que el mundo cambia. Es el que ante la majestuosidad del océano no está dispuesto a pasar de la orilla. En cuestión de desarrollo y avances hay que estar dispuesto a soltar esa ancla de su puerto seguro. Quien no cambia sus dogmas, quien cree tener la razón también y que su verdad es la única, puede encajar también en está expresión coloquial.

Lo que no podemos es creer que estar chapado a la antigua es no aprobar el libertinaje. Ahí es cuando confunden el concepto de mente abierta o de creer que lo bueno está mal y lo malo está bien.

Por ejemplo, decir que un joven es chapado a la antigua porque llama a sus padres para avisar dónde está, o creer que el amigo es chapado a la antigua porque es fiel a su esposa. Eso es muy diferente y tiene que ver con la defensa de los valores.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad