lunes 07 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Esposos y socios

Aunque no son muy frecuentes, existen parejas que aparte de ser cónyuges también son socios.

Pero cómo desligar estos dos espacios o cómo hacer para que no se deteriore esta unión.

Lo primero y fundamental es definir previamente criterios claros. El tener unas normas establecidas posibilita que cada uno desempeñe sus funciones con coherencia, claridad y sin entorpecer la labor de su cónyuge. Aleja la posibilidad de que exista controversia al no compartir una decisión con respecto a un empleado, el destino de un dinero, autorizar la compra de un insumo o equipo, o en el peor de los casos, haber aprobado un permiso para que el hijo vaya al concierto, salga el fin de semana con sus amigos o no duerma en casa.  

'Si anticipadamente se ha destinado un tiempo para planificar y en la marcha se han hecho algunos ajustes a estas normas, no hay riesgo de que existan tropiezos en esta doble relación', ratificó el psicólogo y consultor en Desarrollo Humano Carlos Mahecha.

Se conocen casos en que por común acuerdo se parten las jornadas; por ejemplo la esposa labora en las mañanas y en la tarde atiende las tareas de los hijos y actividades del hogar; mientras, el esposo asiste a la oficina, la empresa y participa en juntas y reuniones.


Puntos de choque

Los conflictos en esta doble tarea existen cuando hay intolerancia o alguno toma decisiones sin consultar o quiere mandar a su manera.

Aquí es donde el respeto debe primar y aceptar que todos los seres humanos tienen diversidad y libertad de pensamiento.

Otra causal es cuando se pierde objetividad en la toma de decisiones, y alguno se deja llevar por las emociones. 'En la pareja se manejan una serie de emociones que mal manejadas pueden mezclarse e interferir en la buena relación conyugal', expresó la psicóloga clínica y asesora de empresas Ana Juliana Becerra.

El no respetar los espacios, puede llegar a ocasionar serios inconvenientes. 'El invadir permanentemente el territorio del otro y sobreponer sus intereses, hará que la relación se deteriore', argumentó la psicóloga Sandra Liliana Luna.


¿Qué hacer cuando se torna una situación muy conflictiva?

Cuando los desacuerdos entre los esposos y a su vez empresarios hacen parte de la orden del día, lo mejor es revisar el tema y llegar a un buen dialogo.

Buscar un espacio neutral y una hora en concreto donde se aborde exclusivamente la situación del momento y se revisen las causas que la originaron.

Dejar sobre la mesa los pensamientos y sentimientos, revisar las fallas en las que se incurrió y a partir de ahí originar una gama de alternativas.

Es llegar a una solución en la que mediante la claridad y sinceridad se dé un gana gana, donde los dos se sientan bien y conformes. No es: 'bueno hagámoslo como tu dices'  o 'no estoy de acuerdo … pero, listo …'.

'Que con las nuevas propuestas ninguno se sienta vulnerado o  maltratado', enfatizó el profesional Mahecha.

También puede generarse el caso en que no se llegue a ningún acuerdo. Aquí es donde se debe ser sensatos y recurrir a la asesoría de un experto en el tema correspondiente: ya sea legal, financiero o a nivel de educación y/o comportamiento de los hijos.

Según la doctora Ana Julia Becerra, 'el dejarse llevar por la cotidianidad resulta siendo otro factor que ahoga la relación'.


* Academia de modelaje Juan José Peñaloza

 

Relación agradable

Para no perder el norte en este tipo de relaciones y que esta sea un vínculo agradable, es fundamental que se planteen todos los temas con madurez.

Que se tenga presente que fue el amor el que los unió. Que fue una decisión de compartir, de construir un proyecto juntos, de emprender un camino buscando siempre lo mejor para el otro, pero sobre todo, en que esta unión sea de apoyo mutuo.

'Que se tenga la claridad en buscar la satisfacción y bienestar de la pareja. Que el otro sea un confidente, se sienta bien. Es centrarse en el dar, y no en el recibir', aseguró el experto.


LISTA

Es bien importante enfatizar en varios puntos, en los que coinciden los especialistas: Ana Julia Becerra, Sandra Liliana Luna y  Carlos Mahecha:


1 Concretar los roles a ejercer.

2 Delegar la autonomía suficiente para desempeñar los cargos.

3 uncionar organizadamente.

4 Delimitar los espacios de comunicación. 'Que los temas de trabajo sean en la empresa u oficina y los del hogar en la casa' Existirán excepciones como en toda regla, en las que se trate  un tema de la empresa en la casa, pero en lo posible que estos sean muy espóradicos.

No correr el riesgo que estando en el comedor departiendo en familia se ventilen temas de cuentas, empleados, entrega de pedidos o no cumplimiento de metas.

5 Buscar otros momentos o espacios individuales. El de reencontrarse con los amigos, compañeros de estudio; con el objeto de nutrir la relación. 'El compartir a diario, crea  a veces predisposición'. 'Estos aspectos deben estar enmarcados dentro de parámetros de madurez y sinceridad'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad