miércoles 25 de noviembre de 2020 - 6:30 PM

Estas son las otras violencias que sufren las mujeres

Santander sigue siendo uno de los departamentos más violentos con las mujeres: ocupa el quinto lugar en el país. Sin embargo, la violencia contra la mujer no es solo física: el abuso sexual, psicológico y patrimonial también hacen parte de esa larga lista de agresiones hacia la mujer que si bien en su mayoría se dan en el ámbito familiar, también se pueden experimentar en la calle y en el trabajo.
Escuchar este artículo

Carolina* es una ejecutiva de comunicaciones de 35 años que hoy está lista para comenzar una nueva vida lejos de la violencia psicológica, económica y física que vivió durante su matrimonio.

Durante su noviazgo con Andrés* no hubo ningún indicio de que fuera un hombre violento, y durante los diez años que estuvieron casados, en muy pocas ocasiones se mostró agresivo.

“Yo me defendía, es decir, siempre he sido una mujer fuerte. Él me empujaba, en ocasiones cuando discutíamos, pero yo me devolvía y lo empujaba también. Me decía a mí misma: sí, es tóxico, pero yo me defiendo, no es violencia”, cuenta Carolina.

Pero Andrés tenía, además, otros comportamientos que aunque Carolina no identificara como violentos, sí lo eran.

“Yo no podía manejar las cuentas, ni siquiera podía preguntarle qué más hacía con el dinero porque se enfurecía. A veces, en las fiestas, le decía a nuestros amigos que me hacía falta “pelo pa’l moño”, como decimos aquí, refiriéndose a que me faltaban capacidades. Yo llegaba a la casa después de eso y me sentía como que no valía, que tenía que hacer más para estar a su altura, supuestamente”, cuenta Carolina.

Emergencia en Santander

El lunes pasado, la Fundación Mujer y Futuro le solicitó al Alcalde Juan Carlos Cárdenas declarar “la Emergencia Municipal en Bucaramanga por Violencia contra las Mujeres, a través de la expedición de un decreto que establezca el compromiso social y político con la prevención, sanción y erradicación de esta problemática”, según señala un documento redactado por la organización.

Mujer y Futuro señala que el Sistema Integrado de Información sobre violencias de género reporta a Santander como el quinto departamento con más casos de agresiones contra las mujeres.

Según un recuento de las consultas atendidas por la Fundación Mujer y Futuro, las mujeres cuentan: “Me tiró al piso y no me dejaba salir de casa, me puso una toalla en la boca, tan fuerte que nuevamente me la reventó; para que yo no pudiera gritar; amenazaba con golpearme más

fuerte; yo solo siento ganas de quitarme la vida, pues vivir así no tiene sentido, me siento presa en mi propia casa, en la calle, no tengo paz alguna, y me siento infeliz”.

La Fundación Mujer y Futuro solicita a la administración, entre otros, el fortalecimiento de los programas liderados por la Asesora de Mujer y Género con miras a la creación de un órgano de máximo poder, como lo es una Secretaría de la

Mujer y Género; una mayor asignación presupuestal para los programas de género; la instalación de una mesa permanente por una vida libre de violencias y la inclusión de la perspectiva de género en el Observatorio digital

Ciudadano de Bucaramanga.

Los tipos de violencia contra la mujer

a ley 1257 de 2008 establece los diferentes tipos de violencia o daño contra la mujer. La abogada y activista de los derechos de las mujeres, Karen Estefanni Perez, explica cuáles son:

¿Qué se puede hacer?

La experta señala que el caso de que una mujer sufra algún tipo de violencia puede:

Si es física y/o sexual, puede acudir a un hospital, Clínica o Centro de Salud en las primeras 72 horas después de sucedido el hecho para que se le realice un tamizaje en salud y, en seguida, acudir a las autoridades para denunciar.

Se puede denunciar en la Fiscalía y Comisaría de Familia cuando la violencia viene de parte de la pareja o de algún familiar.

Si es víctima de violencia de tipo intrafamiliar o de género puede acudir al CAI más cercano y si usted no es atendida de la forma correcta por parte de estas autoridades puede establecer una queja en la Procuraduría: quejas@procuraduria. com.

También puede acudir por orientación y acompañamiento al Centro Integral de la Mujer, Defensoría del Pueblo o las ong Fundación Mujer y Futuro o Hypatia para recibir acompañamiento jurídico.

Reconocer la violencia contra la mujer

Aunque se ha hablado de que violencia contra la mujer es como un termómetro, que los primeros signos de agresiones y maltrato comienzan por las palabras y luego escalan a la agresión física, es importante tener claro que no siempre es así.

Gina Pineda, psicóloga de la Fundación Mujer y Futuro y fundadora del Observatorio Ciudadano de Feminicidios de Santander explica que “hay otros escenarios en los que no se evidencia esta escalada y hay que reconocer también que no todas las mujeres experimentan estas violencias en el orden progresivo hasta llegar al feminicidio. Pueden haber otras manifestaciones o solamente algunas de ellas, pero esto forma parte del ciclo de violencia”.

En algunas ocasiones, durante las relaciones de pareja, no existió un signo claro de maltrato o violencia y es cuando se termina la relación que se produce una agresión física, verbal, psicológica o económica.

Pineda señala que “hay distintas manifestaciones de violencia que se enmarcan principalmente en un contexto de pareja, ex pareja o familiar, con un ciclo como si fuera un círculo que puede ir en escalada, en algunos casos, culminando con la violencia feminicida, es decir, darle muerte a esa mujer por su condición de ser mujer y considerada como inferior o de menor valor”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad