domingo 16 de mayo de 2010 - 10:00 AM

'Este amor es un juego, pero yo me lo he tomado muy en serio'

Al principio el juego resultó interesante. Los dos disfrutaban de la libertad de un sentimiento que no era precisamente amor sino atracción.

La pasión afloraba y para cada uno era solo placer. Para los dos era un juego interesante y nadie saldría lastimado, pues los dos tendrían las reglas claras desde el comienzo.

Sólo razón y nada de emoción. Así lo decidieron y se arriesgaron a jugar un juego loco y apasionado.

Pero llegó el momento en que usted se dio cuenta que estaba cantando a todo pulmón la famosa canción de Andrés Cepeda: 'Enfermedad de ti'.

En el preciso instante en que entonaba la estrofa 'este amor es un juego, pero yo me lo he tomado muy en serio', se dio cuenta que eso le estaba sucediendo.

Sin siquiera planearlo, esa razón que usted le aplicaba a los encuentros apasionados de todos los fines de semana fue desapareciendo y cada vez las llamadas, el saber del otro, la preocupación y el deseo de estar siempre con él, la llevó a darse cuenta que usted ya no estaba jugando el mismo juego.

Se había enamorado y ya no sabía qué hacer, si destapar las cartas como en el póker y decirle la verdad a su compañero o compañera emocional, si 'cañar' o disimular esa 'traga' y hacerle creer a él o a ella que todo seguía bajo el mismo juego o declararse perdedor y retirarse de la mesa.

¿Quiénes juegan con el amor?
No se puede tapar el sol con un dedo, pues cada vez es más habitual conocer relaciones sin compromisos entre hombres y mujeres. Algunas personas hasta terminan acostumbrándose a actuar así.

Por lo general este tipo de personas han sufrido desamores y quieren protegerse o a vengarse.

Además esconden problemas de autoestima que le impiden llevar un proyecto de vida.

Preguntas y respuestas

Ruth Carmenza Ramírez S.
Psicóloga especialista en Neuropsicología, Pedagogía y Salud Ocupacional

¿Qué pasa cuando una pareja decide iniciar una relación sin compromisos, pero al final  uno de los dos termina enamorándose? Según estudios sobre el tema del amor se ha dado como factor concluyente que este sentimiento es ajeno a la voluntad. No se le puede ordenar al cerebro mediante la razón cuándo querer, a quién querer y cuándo dejar de hacerlo.
Son muchos los casos de personas que cuando se dan cuenta ya están involucradas sentimentalmente.

Jugar con el amor es bien complicado porque no hay nada escrito.

En la primera fase está la atracción y si todo se queda aquí se podrá manejar la relación propuesta, porque así como nos gusta una persona nos pueden gustar muchas. Ante esa premisa nos surge la siguiente fase que es el enamoramiento o lo que haría todo más complicado si se pasa a la siguiente fase que es el compromiso.

Cuando estas dos últimas fases se dan en una sola de las partes, el sufrimiento por amor está garantizado.

¿De sentirse enamorado uno de los dos, es importante decirlo en ese mismo instante? Algunas personas se callan para que el otro no salga espantado. Es necesario enfrentarlo; en primera instancia la persona debe revisar y así clarificar los sentimientos propios y del otro. Se trata de examinar las posibilidades de identificación con el otro y el tipo de respuestas implícitas de compromiso que podrían existir. Cuando todo esté claro se debe hablar inmediatamente con la persona involucrada, porque de lo contrario se mantiene un sentimiento que genera malestar en todos los aspectos de la vida de quien lo sufre.

¿Cómo actuar para no hacernos daño, en el caso de que nos enamoremos? ¿Es necesario cortar de raíz la relación?
En el caso de que nos enamoremos de manera unilateral es necesario asumir todo el proceso de duelo para superar la ansiedad y el dolor que estos estados producen.

El manejo emocional es muy importante en este momento, sacar todo lo que está en el corazón y llevarlo a la razón, es decir hacer procesos de lógica, conciencia, mirar ventajas y beneficios de hacer las cosas bien y tener a quien nos conviene.

La conveniencia se debe medir en este caso en el privilegio de querer y ser querido. En todos los casos en la primera fase del duelo es mejor alejarse de la persona, pero dejando claro todo, cerrar círculos.

La mujer también ve el amor como un juego

No se sorprenda cuando una mujer le diga, 'solo quiero salir contigo y ver qué pasa', 'mejor pasemos a divertirnos y así no hay rollos entre los dos', 'qué pereza un compromiso, pasémosla bien y ya'.

¿A qué se debe eso?
Para la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez Sequeda pueden ser varias las razones: La primera por moda, la segunda por la confusión que existe entre algunas mujeres que intentan igualarse al hombre en el afán feminista.

La tercera razón es ese esquema mental de creer que la mujer sufre más por amor. 'Es por eso que algunas intentan poner un pare para no entregar el corazón, mecanismo de prevención negativo'.

La psicóloga Ana Tulia Montañés está de acuerdo con la anterior apreciación y manifiesta que 'las mujeres se prestan para estos juegos porque tienen la creencia generalizada de que todos los hombres son terribles y no hay que confiar en ellos. Eso las hace creer que la solución es actuar como ellos'.

Preguntas y respuestas

Ana Tulia Montañés
Psicóloga clínica – Terapeuta de pareja

¿Qué pasa cuando una pareja decide iniciar una relación sin compromisos, pero al final  uno de los dos termina enamorándose?
Desafortunadamente esta situación tiende a ser más común cada día. Conscientemente se toma como un juego que luego termina enredando a los dos participantes en un mar de  confusiones y afectando su estabilidad emocional. Se tiende a creer que un tipo de relación sin compromiso libera a las personas del sufrimiento que provoca una desilusión, una ruptura. Ese el  juego de las relaciones 'nada qué ver'.

¿De sentirse enamorado uno de los dos, es importante decirlo en ese mismo instante? Algunas personas se callan para que el otro no salga espantado.

Al hacer conciencia de que el encuadre ha cambiado, que nos hemos enamorado sin quererlo, es importante afrontarlo y no seguir en el juego, pues cada día es peor la carga emocional que produce el tratar de ocultar los verdaderos sentimientos.

El huir no resuelve nada y la otra persona queda en el aire sin saber qué pudo haber pasado. Para solucionar la situación hay que correr el riesgo y asumir  las consecuencias que puede traer el sincerarnos. Además aceptar que las relaciones afectivas no pueden ser tomadas como un juego, pues usualmente siempre terminamos enredados y sintiéndonos infelices.

¿Cómo actuar para no hacernos daño, en el caso de que nos enamoremos? ¿Es necesario cortar de raíz la relación?
A veces es necesario y saludable buscar ayuda profesional, aunque parezca un tema muy sencillo y fácil de manejar. Es un error  creer cuando aceptamos ese tipo de juegos que nos parece atractivo,  pues pensamos que nos estamos protegiendo de llegar a sufrir por amor, y de pasarla chévere, sin ningún compromiso.

Eso simplemente es una fantasía. Tenemos que enfrentar nuestros miedos, inseguridades, creencias, para descubrir la mejor manera de abordar nuestra afectividad sin que nos generen sufrimiento. En toda relación interpersonal siempre existe la posibilidad de desarrollar un tipo de intimidad con la otra persona, generando un vínculo y cuando el límite no es muy claro, es difícil no  caer en esa trampa.  

LISTA

Un juego bastante peligroso

1 No le garantiza bienestar emocional y social.

2 Aumenta las probabilidades de malestar físico, psicológico y social.

3 Termina siendo una ruleta rusa que puede matar el alma de la persona que se arriesga.

4 Más que peligroso resulta siendo doloroso y paradójicamente consigue aquello que tanto trató de evitar: el sufrimiento.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad