jueves 26 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Gimnasio para el cerebro

Como si se trataran de aeróbicos que ponen a ejercitar su cuerpo, de la misma forma la mente puede entrar en tónica con el ejercicio.

Por supuesto no tendrá una elíptica o máquinas cardio, pero sí una serie de rutinas que le permitirá reforzar su memoria y mantenerla en forma. Para que tenga claro en qué consiste el gimnasio para el cerebro, puede empezar con este pequeño ejercicio: Pronuncie en voz alta y en orden los meses del año. Ahora haga lo mismo pero a la inversa. Del último al primero comience el ejercicio. Diciembre, noviembre, octubre…

¿Le costó trabajo el ejercicio? Si no pudo pasar de los tres últimos meses es hora de empezar a ejercitar su memoria. No permita que su mente termine agotada, extasiada.


LA VOZ DEL EXPERTO

Carlos Maecha

Psicólogo

'El cerebro como cualquier parte de nuestro cuerpo es un órgano con células especiales que obedece a una dinámica. Como todas las partes del cuerpo, con el ejercicio funciona mejor.

Pero cuando se deja de utilizar lo lógico es que empiece a dormirse. Hay una frase muy cierta y es 'lo que no se usa se atrofia'.

Por eso una de las principales estrategias para poner a ejercitar el cerebro es usarlo en todas las formas posibles. Para que nuestro cerebro funcione lo mejor es la lectura, tener ese hábito para que nuestros procesos cognitivos funcionen.

La escritura también. Lo ideal es que la persona escriba cómo le fue en el día, pues muchas personas no tienen ese hábito en su día a día. Al escribir, el cerebro trabaja las rutas neurológicas; hay unas rutas de entrada de la información y de salida. Por eso si dejamos de utilizarlas  se empiezan a atrofiar, así como ocurre con un camino; si no se transita se llena de maleza.

Lo mismo sucede con el cerebro, la ruta no se pierde, cuando vuelve ahí está pero no se relaciona con la misma rapidez.

Todo lo que se aprende no se olvida pero la habilidad para usar esa destreza es la que se pierde, se disminuye la pericia, la versatilidad.

El cálculo mental también es importante, si la persona realiza ejercicios como sumar las placas de los carros, sumar las puertas de las casas, realiza fórmulas matemáticas y ejercita el cerebro.

Las personas que participan de olimpiadas matemáticas necesitan practicar constantemente, realizar problemas todos los días, porque si dejan de hacerlo uno o dos años pierden esa habilidad.

Lo mismo pasa con las personas que aprenden técnicas de lectura rápida, las personas que tomaron cursos como el método control Silva para aprender a dormir. Si se reduce la habilidad, el cerebro se hace lento, pues es sumamente práctico y si no se ejercita pierde todo interés, deja de producir energía'.


¿Qué encuentra en un gimnasio para el cerebro?

Así como usted ingresa a un gimnasio y revisa cuántas máquinas tiene, qué tecnología, qué instructores y qué ofertas, de la misma forma existe el Centro de Investigación de Néstor Braidot para gimnasia cerebral.

El paquete de ejercicios está estructurado de acuerdo a cada paciente, a sus fortalezas y sus debilidades.

Los ejercicios fueron realizados después de los estudios cardíacos, de respiración, de transpiración y de nerviosismo en primer lugar. Luego se hace un análisis del grado de atención del paciente, para luego, con todas las conclusiones y resultados obtenidos desarrollar un entrenamiento específico y personalizado.


LISTA

El beneficio

1 Se realza la habilidad innata para aprender.

2 Se liberan bloqueos, se procesa información y se responde al mundo de una manera efectiva.

3 Le permitirá funcionar en su estado óptimo.

4 Se pueden abordar temas de dislexia, hiperactividad, dificultad en la lectura, escritura, comunicación, estrés frente a los exámenes.


A entrenar

1. Estudie música, aprende a tocar un instrumento.

2. Realice crucigramas y sudokus

3. Trote, ejercite su cuerpo con 'cardio' para que oxigene su cerebro

4. Arme rompecabezas. Con la práctica será mucho más fácil.


preguntas y respuestas

Ruth Carmenza Ramírez Sequeda

Psicóloga especialista en Neuropsicología

A los seres humanos se nos olvida ejercitar el cerebro. ¿De qué forma se puede ejercitar, cómo podemos empezar?

A los seres humanos se nos olvida ejercitar el cerebro porque no somos conscientes de su existencia, creemos que comos los demás órganos vitales funcionan de forma automática. En parte se tiene razón pero el mantenimiento y el aumento de las funciones cognitivas como memoria, atención, concentración y función ejecutiva (entendida como habilidad de aprendizaje no sólo académico sino para la vida) se debe ejercitar.

La mejor manera de ejercitar el cerebro es generando retos diarios que permitan el buen uso del sistema cortical, algo tan sencillo como inventarnos nuevas rutas para desplazarnos de un lugar a otro, idear nuevas formas de hacer lo cotidiano, hacer en la noche recuento y balance de lo que hicimos, hacer dos tareas o más al tiempo, retarse con sudoku, crucigramas, ajedrez, y el ejercicio número uno que es la lectura. Pero es importante que esa lectura esté amparada en la reflexión y la asociación hacia la vida propia.

Estudiosos del tema han concluido que el ser humano sólo aprende cuando se pregunta para qué me sirve esto.

¿A medida que vamos poniendo en movimiento el cerebro, aumenta más nuestra memoria, nuestra capacidad de aprendizaje?

A media que se pone el cerebro en movimiento aumentan las funciones cognitivas superiores. Un cerebro acostumbrando a la pereza disminuye las capacidades. Hoy día no se usa la memoria porque los números se graban en el celular, tiene alarma para los recordatorios. Es comprobado que entre más ejercitemos nuestra memoria, más aumenta nuestra capacidad de aprendizaje.

Se dice que al ejercitar el cerebro la persona puede mirar la vida con más optimismo y realizar una mejor toma de decisiones. ¿Por qué?

Ejercitar la función ejecutiva del cerebro nos diferencia de los animales inferiores. Es esa capacidad de gerenciarnos a nosotros mismos, de tomar decisiones, y de pasar de la inteligencia a la sabiduría. La función ejecutiva, a diferencia de otras funciones del cerebro, no funciona con el tiempo sino con la experiencia y esto es reflexión. Es esa exigencia constante para el cerebro, es asumir retos mediante un mejoramiento continuo. ¿Qué pasa cuando vamos perdiendo la memoria? ¿Cómo darnos cuenta que no es sólo un despiste?

La memoria se pierde por dificultades de funcionamiento cerebral, a partir de enfermedades amnésicas como la demencia, el alzheimer, un accidente cerebral o trauma craneoencefálico que puede dañar las áreas de asociación cerebral que permiten las improntas de memoria. Todos los seres humanos tenemos despistes, ausencias en la atención y concentración, por eso tantos olvidos que pueden estar asociados al estrés cotidiano, al interés que ponemos a las cosas en el ejercicio selectivo de lo que más nos gusta o nos atrae. Pero hay que tener en cuenta que si estos despistes son muy seguidos, generan pérdidas en la ubicación, olvido de nombres de personas, cambios emocionales como sensación de discapacidad o minusvalía, mala utilización del tiempo.


Abren gimnasios para el cerebro

El primer gimnasio para el cerebro, vibrantBrains, abrió sus puertas en San Francisco, USA hace dos años e inauguró su segunda sucursal hace un par de semanas. Otros, como Brain Center International, ofrecen llevarle el gimnasio a su casa. E incluso se metió en el negocio Nintendo, que con su juego 'Brain Age' vendió 10 millones de copias y permitió llevar el gimnasio cerebral a cada y en un bolsillo dentro de una Nintendo DS.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad