miércoles 01 de julio de 2009 - 10:00 AM

Hablando a mis espaldas

Sonrisa va, besito viene, saludo va, abrazo llega. Es posible que usted no se haya dado cuenta qué tan peligrosa puede ser esa persona que llega con toda la efusividad del mundo a averiguar por su vida.

No disimula un segundo, trata de hacerle creer que es alguien que lo aprecia, pero seguramente estará jugando a la ‘judía’. Así como el tradicional beso de Judas, estas personas aparentan ser parte de sus aliados y cuando se cae la máscara, terminan convirtiéndose en toda una pesadilla para su vida.

Las personas que juegan la doble, que no salen de un círculo social para entrar en otro y hablar pestes y pestes de los demás, pueden estar más cerca de lo que usted cree.

Si ha vivido una experiencia no grata de esta magnitud, ha tenido a su lado personas de doble filo.Algunas llegan con cara de ‘yo no fui’.
Cómo detectarlas.

Perfil de una persona de doble filo:

Tienen esa famosa lengua viperina.
Les gusta generar enemistades en los grupos sociales, ya sea en el trabajo, en el círculo de amigos, el vecindario, la universidad, el salón de clases, las relaciones de pareja, etc.

Se disfrazan de oveja, pero detrás de ellas está todo un lobo. Actúan con suspicacia, son más vivas de lo que usted cree y se esconden detrás de una imagen de indefensión.

Sólo necesita analizarles el discurso para reconocerlas. Por lo general preguntan y preguntan, hasta inmiscuirse en todos los detalles de su vida.
Siempre están formulando la pregunta ¿qué piensas de esta persona? Les encantan los corrillos, los secretos, la intriga, el chisme.

Se graban todo casi de memoria, pero les encanta sobredimensionar los hechos. Sienten satisfacción por el sufrimiento del otro y en algunas ocasiones lo dejan ver en esos comentarios de ironía.

Son personas que no tienen amistades sólidas y duraderas. Si usted analiza cuál es el grupo de amigos, constantemente está variando de un lugar a otro.
Aplica el refrán ‘mira con quién andas y te diré quién eres’.

LISTA

¿Qué esconden estas personas?

Según explicó la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez, este tipo de personas esconden:

1 Personalidad tan ambivalente que su vida se convierte en un danzar de máscaras desgastante y vacía.
2 La persona hipócrita sabe que lo es, pero convierte su actitud en un estilo de vida, por tanto, es una persona que necesita más misericordia que castigo.
3 Cuando se identifica un amigo de esta clase, se debe dialogar con él o ella y dejar en claro que la máscara se ha caído, reconocerle en medio de todo el lado positivo, y aconsejarle que busque ayuda profesional, porque de lo contrario terminará enferma en el campo mental, familiar y social.
4 Los hipócritas tienen miedo a que los descubran.

LISTA

Descúbralas

1 Si ve incongruencias en el discurso de ese tipo de personas, hágale caer en cuenta de sus contradicciones.
2 Si ya detectó que esa persona es de doble filo, evite hacer comentarios frente a ella o confesarle sus intimidades. Seguramente estará aprovechando la ocasión para salir corriendo a difundir su situación.
3 Si piensa que la persona necesita ayuda, hágale caer en cuenta de su error.

Pensé que era mi amigo y me traicionó

Traición por la espalda. Así definen muchas personas el dolor que les causa darse cuenta que su 'amigo' no lo era tanto.
Según explicó el psicólogo Eduardo Navas, 'cualquier persona puede fallar así sea mi mejor amigo. En ocasiones esa persona no quería hacernos daño y como todo ser humano, está expuesto a fallar. Muchas veces se perdona y se continúa la amistad'.

Según explicó la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez, 'la amistad en todos los tiempos ha sido una necesidad humana, perder este ideal es muy doloroso y debe ser elaborado como una pérdida y desde ahí como un duelo; la mejor forma de elaborar este duelo es a partir de la aceptación de la situación como real, humanizar el conflicto y sobre todo, reconociendo que esa persona que nos traiciona necesita más ayuda que juicio'.

Preguntas y respuestas

Eduardo Navas
Psicólogo social

¿Qué señales nos indican que esa persona es de doble filo?
La primera forma de detectarla es cuando se la pasa ufanando a los cuatro vientos y de manera constante frases como 'yo te quiero', 'eres mi mejor amigo', 'tú sabes que de la empresa es en mí en quien puedes confiar', 'eres mi amigazo', etc.
Ese tipo de personas lo dicen, lo repiten cuatro veces al día, pero un verdadero amigo no necesita alabarse a sí mismo.
Otra señal es el asomo de envidia. Son personas que ante un logro del otro, una compra, un triunfo, no lo festejan sino que buscan siempre un ‘pero’.

¿Cómo abordar ese tipo de personas? ¿Es bueno enfrentarlas o alejarse de ellas?
Lo primero es cortar los comentarios íntimos con ese tipo de personas. Muchas veces con encararlas no se logra nada, porque nunca van a reconocer que son así.

¿Qué tipo de personalidad presentan individuos con ese tipo de comportamientos?
Son personas con baja autoestima, que siempre se están comparando con el otro. Se sienten menos, por eso saltan de un grupo a otro en busca de aprobación. Se la pasan buscando eso que tanto les hace falta en los demás.

¿Qué errores comete el ser humano cuando confía en este tipo de personas?
El error es de la persona que habla mal del otro, a sus espaldas.
Pero a veces el error puede ser propio si no se sabe seleccionar las personas de confianza. Eso pasa cuando un hombre en medio de tragos confiesa sus cosas a la persona menos indicada.

Ruth Carmenza Ramírez
Psicóloga especialista en neuropsicología

¿Qué señales pueden indicarnos que una persona a la que consideramos amigo, está jugando doble?

Una de las primeras y principales señales son los comentarios ponzoñosos, también los cambios drásticos de estado de ánimo, la no incondicionalidad y la intervención del entorno que hacen públicas las verdaderas manifestaciones que acompañan esta mal llamada 'amistad'. Este tipo de amistades  tiene como base uno de los sentimientos más maltratantes, la envidia y el no  reconocimiento del otro como persona, ser humano que merece trato digno y respetuoso.

¿Cuáles son los errores que cometemos cuando creemos en todas las personas, y a todas las consideramos como ‘amigos’?

Uno de los errores que cotidianamente cometen las personas que consideran a todos como amigos es la falta de prudencia. Este tipo de personas abren el corazón con todos los secretos personales que luego serán sociales y en múltiples ocasiones tergiversados.
Esto generará pérdida de imagen y grandes conflictos en todos los niveles del ser humano; otro error importante es abrir todos los espacios personales, mostrar la vida íntima, compartirlo todo a cambio de nada, situación que al enterarse de la verdadera condición del ‘amigo’ genera sentimientos de frustración, traición.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad