jueves 17 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

Historias de vida tras una cirugía plástica

Lejos de imaginarse que podrían ser elegidos, cada uno llegó con ilusiones, grandes expectativas y deseando que un golpe de suerte los acompañara en la presentación de un formulario que podría ser la tabla de salvación para mejorar su apariencia física y por supuesto, su autoestima.

Fue así como * Andrés, un guarda de seguridad, se animó a inscribirse.

Ese día estaba de turno en la empresa donde trabaja y uno de sus compañeros le cubrió los últimos 15 minutos para que él pudiera llevar el formulario al punto de recepción de Acrópolis.

'Casi no alcanzo a entregar el formulario, fui el último en presentarme a la convocatoria, casi no me dejan pasar, pero la persona que estaba recibiendo los papeles me dijo, quedan 5 minutos y ya es el último formulario que se recibe.  Yo quedé feliz', comentó Andrés.

Sin embargo, este no fue el único inconveniente por el que tuvo que pasar.

Andrés se encontraba sin dinero para comprar el formulario, ese fin de semana. Por eso, esperó hasta el lunes siguiente para que la señora que vendía los periódicos le regalara el formato de inscripción.

Después comenzó la casi interminable espera. Pasaron varias semanas, hasta que recibió una llamada en la que le informaron que había sido preseleccionado y debía asistir a una nueva convocatoria donde sólo serían elegidas 40 personas.  

Y esta vez, como si se hubiera convertido en una constante, también fue el último en ser llamado a conformar el privilegiado grupo de los 40.

'Cuando iban en el número 39 y sólo quedaba un cupo me puse muy nervioso, pero algo en el fondo me decía que lo iba a lograr y así fue.  Ya varias veces, en cosas importantes en mi vida, me había pasado este tipo de cosas y siempre, gracias a Dios, había salido bien librado', dijo Andrés.

De igual forma le sucedió cuando estaba prestando el servicio militar, él fue elegido para ir a representar las tropas colombianas al Sinaí y a Egipto. 'Para mí fue un orgullo prestar el servicio seis meses en estos lugares, no todos tenemos el privilegio de hacerlo, fue un gran logro en mi vida que me llenó de satisfacción'.

Así como Andrés, los demás seleccionados para dar este ‘Primer Paso’ han tenido historias que contar, y usted, podrá ser testigo de estos sentimientos de inmensa alegría en cada uno de los capítulos que se transmiten todos los viernes por TRO.
*Nombre de la fuente modificado.

LA VOZ DEL EXPERTO
Carlos Enrique Moreno Rey


'El Primer Paso’ tiene objetivos sociales muy claros.  Quisimos dar una oportunidad real a cada uno de los participantes. Desafortunadamente el cupo es muy limitado, pero con los 20 seleccionados estamos realizando un trabajo profesional de excelente calidad y  logrando que cada uno mediante diferentes herramientas logren tener un mejoramiento de vida que se vea reflejado en todos los ámbitos que se puede desarrollar el ser humano.

Es satisfactorio poder conversar con los participantes y ver en ellos, además del cambio físico, un cambio emocional muy profundo.  Eso nos llena de orgullo y nos da la tranquilidad de haber realizado un trabajo íntegro'.

¿Cirugía plástica, cirugía psicológica?

Para muchas personas verse bien es sentirse bien. Por eso, anhelan tener un mejor aspecto físico para aumentar la seguridad en sí mismos.
Esto pasa con las cirugías plásticas, por eso, ya no es un tabú decir 'tengo una cirugía' o 'mira lo que me acabo de hacer'.

Los cirujanos plásticos explican que es notorio ese cambio en su actitud. Las mujeres se vuelven más alegres, cambian de peinado, de forma de vestir, se sienten más bellas, sin temores, sin inseguridades.

Incluso antes de la cirugía pueden ser solitarias y retraídas, pero después de la cirugía son más expresivas y llegan acompañadas de amigas y pareja.
Esto se produce, debido al tipo de alteración emocional que haya generado determinada zona corporal en sus vidas.

Es posible que ese cambio de imagen repercuta de inmediato en su campo laboral y social. Les dicen adiós a los complejos y se lanzan con más seguridad a mostrar sus habilidades.

De ahí, la importancia de que el cirujano pueda entender a la paciente con sus anhelos y ser sincero con los resultados. El paciente debe tener claro también, que la cirugía plástica no va a ser el salvavidas de su estado emocional o laboral, sino un impulso para seguir recuperando su seguridad en sí mismo.

MÁS DE 300 MIL MUJERES SE OPERAN AL AÑO EN COLOMBIA

Según cifras de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, en Colombia se realizan anualmente más de 300 mil cirugías plásticas y existen más de 800 clínicas para estas intervenciones en ciudades como Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, lo cual ha puesto a Colombia a la vanguardia en este tipo de operaciones quirúrgicas.

Pero no todo es dicha. Según el director de la Clínica Corpus y Rostrum de Cali, Carlos Enrique Triana, estas cirugías pueden traer como efectos secundarios inflamaciones y edemas, que duran entre 48 horas y una semana, aunque son aliviadas por las medidas médicas post operatorias.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad