lunes 05 de enero de 2009 - 10:00 AM

¿Es momento para el compromiso?

Uno de los propósitos de este nuevo año es dar el próximo paso en tu relación: el compromiso.

Llevan algún tiempo saliendo y bueno… quieres empezar un camino serio con esta persona que te hace sentir seguro (o segura), con quien piensas que puedes compartir tu vida más allá de las salidas al cine o de las fiestas juntos.

Sin embargo, antes de poner todas tus esperanzas de este nuevo año en la respuesta de tu pareja, examina un poco si está preparada, antes de dar este paso.
Interpretar las señales no es tan sencillo, pero a la larga, sólo es cuestión de fijarse un  poco.  

Hay dos posturas en la pareja, generalmente asumidas: aquella en la cual la persona aclara de entrada que del compromiso no quiere saber nada; y la segunda, en la cual tu pareja ofrece el cielo e incluso el compromiso pero… no da señales de quererlo en realidad.

Hay personas que son irresponsables y esa es su forma de ver la vida. Si sales con alguien así, tenlo presente, a la mención de la palabra compromiso, tiene 90% de probabilidades de salir corriendo.

Sin embargo, a nadie se puede obligar. Así que si lo que quieres es que tu pareja se comprometa, interpreta primero las señales que te da y si tu necesidad de compromiso supera esta relación que llevan, lo mejor es que busques en otro lugar.

Aunque, claro, existe el derecho a cambiar y si se habla del tema, es posible que este miedoso –aunque seas tu mismo (a) termine comprometido (a).

LISTA
Preguntas antes del compromiso

1 ¿Me quiero lo suficiente como para comprometerme?
2 ¿Me he recuperado de mis malas experiencias anteriores?
3 ¿Por qué quiero comprometerme? ¿Son buenas estas razones?
4 ¿Podré sostener el compromiso después de una pelea o un desacuerdo?

LISTA
Cómo reconocer a un miedoso


1 Suelen mantener una relación caótica con las cosas a largo plazo. No solamente las situaciones de pareja. Son proclives a cambiar varias veces de empleo y de estilo de vida.
2 Excesivamente inconformistas. Siempre hallan excusa para dejar lo que han comenzado y empezar algo nuevo.
3 Son muy abstractos para hablar de sus sentimientos. Les gusta mucho mencionar que la vida es hoy y que lo que ocurra a partir de mañana no existe.
4 Jamás hablan de futuro a nivel pareja. Se sienten incómodos si alguien nota el disturbio que provoca en ellos el tema.
5 Personalidad inestable, emocionalmente muy cambiantes.
6 La palabra 'compromiso' no existe en su vocabulario.

LISTA
Si realmente quiero que se comprometa


1 Si tu pareja realmente te interesa, hay que dejar bien en claro sin asustar, qué clase de pareja es la que estás buscando.
2 Intenta conocer cómo es esa persona con su familia o qué clase de relaciones afectivas ha tenido en el pasado, es una buena alternativa para saber qué clase de persona tienes enfrente.
3 No intentes proseguir con una relación, si ya se sabe a que se estás expuesto (a) y no es lo que realmente buscas. En caso contrario el sufrimiento será inevitable.

LA VOZ DEL EXPERTO
Mayte Prida
Psicóloga


'Cuando comenzamos una relación de pareja por lo general es con el propósito de establecer algo serio, es decir, una relación que perdure, se vuelva formal y que eventualmente lleve al matrimonio. En gran parte de los casos la mujer está lista y dispuesta a conquistar a aquel hombre que le parece 'la pareja perfecta' pero ¿Qué pasa cuando la mujer es la que tiene miedo a comprometerse seriamente?

Yo creo que todos conocemos a alguien que haya estado en una relación estable pero que después de mucho tiempo no llegó a nada por el miedo al compromiso de parte del hombre. Pero ¡bienvenidas a la nueva era! en la cual es perfectamente aceptable y reconocido que seamos nosotras las mujeres las que tememos a la seriedad del compromiso. ¿Por qué sucede esto? Pues por un sin fin de razones como son el miedo a ser lastimadas nuevamente, el miedo a sentirnos limitadas o atrapadas, el miedo a la intimidad, o el miedo a mostrar nuestras verdaderas vulnerabilidades, entre otras muchas razones'.

arnaldo belisario
Psicólogo


'Elegir a la pareja correcta es, probablemente, la decisión más importante que tomaremos en nuestra vida. Numerosos estudios han puesto de manifiesto cómo las malas relaciones afectan negativamente a muchas facetas de nuestra existencia (el rendimiento laboral, la salud física y mental, la seguridad económica, la satisfacción con la vida en general, etc.).

Por otro lado, cuando estamos enamorados, aumenta nuestra autoestima, nos sentimos más capaces de hacer cosas, nos sentimos más optimistas respecto al futuro, nos enfrentamos mejor a los contratiempos...

A veces esa decisión acerca de la pareja correcta comienza como un 'amor a primera vista' o con una mera atracción sexual. Muchas canciones y películas nos presentan esta forma de amor. Este apasionamiento refleja una reacción emocional intensa pero a menudo poco realista de la otra persona. Parece que la capacidad de pensar de la persona enamorada queda reducida y lo que ocupa su mente es la preocupación por el ser amado.

Aunque esta experiencia sea común, es demasiado intensa como para mantenerse mucho tiempo. El amor que sólo se basa en la emoción es frágil y se fundamenta más en la fantasía que en el pensamiento racional. Establecer una relación estable con una base tan movediza probablemente implicará un desengaño o un desastre.

Una de las formas de garantizar la duración y la satisfacción de la relación pasa por alcanzar y mantener otro tipo de amor. El compromiso a largo plazo en la relación de pareja se asocia con otro tipo de relación, más cercano a una amistad entre dos personas que se atraen sexualmente, tienen mucho en común, cada uno se preocupa por el bienestar del otro y se expresan mutuamente agrado y respeto'.
 
Sofía Griso Martínez
Psicóloga

'Lo cierto es que en muchas ocasiones, aunque la mujer no lo crea, no es que al género masculino le cueste comprometerse por naturaleza, sino que trata de manifestar mediante una actitud desinteresada, otras cosas que le ocurren en la relación que son complejas de expresar.

Los hombres que ofrecen todo desde el principio son los peores. La mujer que se siente seducida por él, en donde todo es amabilidad y comprensión luego ve como todo su desmorona de un momento para otro.

Es altamente probable que esta clase de hombres falle en otros aspectos como estabilidad laboral, familiar y en sus emociones en general.

No se le puede echar toda la culpa al hombre, ya que la inseguridad que tiene el individuo es un reflejo de la sociedad actualmente. Cada vez hay más gente sola, la familia como institución está en crisis, lo cual significa que el hombre en sí está atravesando un momento de gran confusión con respecto a su identidad y es hasta lógico que se comporte de esa manera cuando interactúa con otra persona.

El hombre o la mujer con miedo a comprometerse o a afrontar la dosis que necesitan de dependencia emocional sufren mucho y caen una y otra vez en la misma falla al conocer a alguien sin darse verdadera cuenta de que hay otra manera de establecer un vínculo.

el miedo al compromiso El miedo al compromiso no es sólo un temor de los hombres, también las mujeres en este tiempo, éxitosas y que han llevado su vida personal como les ha parecido conveniente por largos  periodos, no desean abandonar su espacio personal para compartirlo en una relación de pareja seria. Si este es el caso, el hombre debe asegurarle que no será un impedimento en el desarrollo de su carrera.

Si finalmente, ella se da cuenta de que no se siente capaz de sostener una relación seria y una carrera exitosa,  para el hombre será mejor que terminen su compromiso o que mantengan una relación abierta o de noviazgo tradicional.

En el caso de las mujeres, es muy fácil distinguir al hombre que no tiene ninguna intensión de comprometerse. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad