miércoles 22 de julio de 2009 - 10:00 AM

¿Estoy preparada para una segunda oportunidad?

Después de una separación, la persona jura que no volverá a cometer el mismo error, que prefiere estar sola que mal acompañada y que no unirá su vida con otra persona. De ahora en adelante se concentrará en su trabajo y sus hijos, si los hay.

Pero en ese proceso de recuperar su autoconfianza, de dedicarse tiempo para usted, aparece un príncipe azul y la idea que al parecer tenía tan clara sobre su futuro, cambia 180 grados.

Ese mundo plano o rutinario que tenía, vuelve a tener sentido y aparecen nuevas emociones. Usted vuelve a sentirse viva.
Su primera actitud es asumir todo con mucha cautela y tranquilidad. Pero con el paso del tiempo, la conquista se hace más intensa y se construyen grandes sentimientos.

Sin esperarlo, aparece una nueva propuesta: una segunda oportunidad de volver a unir su vida con ese hombre o esa mujer que ama.

A partir de ese momento surge en usted una mezcla de sentimientos, entre emoción y temor, y no sabe cómo responderse ese gran interrogante: ¿Estaré preparada, podré vencer los temores de esa primera experiencia? ¿Me lanzo tras la búsqueda de un hogar estable y una persona que quiera acompañarme hasta la vejez? o ¿estaré cometiendo el mismo error y será más fácil decirle adiós si no funciona?

Se ha hecho estos interrogantes


1. ¿Temor de volver a perder?
Este es uno de los pensamientos que debe desechar de su mente si desea aprovechar una segunda oportunidad.
Según explicó la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez, 'lo que piensa se puede convertir en palabras, posteriormente en actitudes que convencen a la otra persona que lo mejor es acabar. 

Así se continúa en una segunda o tercera relación o fracaso sentimental'. El profesional Miguel Ángel Úsuga explicó que una de las razones es la falta de tiempo para elaborar las pérdidas. 'En nuestra cultura no se nos ha enseñado a perder. Las pérdidas grandes o pequeñas, incluso desde niños, no se han asumido. Si a un niño se le pierde un juguete, el papá sale a comprarle otro, por eso de adultos no sabemos manejar este tipo de situaciones'.

2. ¿Cometeré los mismos errores de mi anterior relación?
El psicólogo Miguel Ángel Úsuga explicó que 'es posible que cometa los mismos errores de la pasada relación si no ha perdonado, resuelto, clarificado, entendido, ni dado solución a esos asuntos'.

3. ¿Estoy eligiendo una persona igual a la anterior?
Este es uno de los problemas que pueden llevarla a un nuevo fracaso. Según explicó la psicóloga Ruth Carmenza Ramírez Sequeda, 'lo primero es mirar si es inconciente esa inclinación o gusto. No se trata de escoger una persona diferente, sino clarificar por qué lo hago'.

'Es necesario ser concientes de qué queremos, y actuar para mantenerlo, pues conquistar es fácil, pero mantenerlo es el reto'.
Por su parte, el psicólogo Miguel Ángel Úsuga explicó que elegir una persona con características similares a la anterior relación puede ser producto de la estructura de personalidad o crianza que se haya recibido. 'Esto nos lleva a elegir personas con ciertas características y de repetir esos asuntos no resueltos'.

4. Y si quiero volver a unir mi vida con otra persona, ¿cómo se lo digo a mis hijos?
Una segunda oportunidad llega, pero usted no sabe cómo abordar a sus hijos del anterior matrimonio y hablar sobre la situación.
La psicóloga Ruth Carmenza Ramírez manifestó que quien merece la claridad y transparencia son los hijos. 'Ellos deben ser los primeros en enterarse en medio de una conversación respetuosa, amparada en el diálogo abierto y sincero'.

Los cambios de actitud positivos siempre serán un arma a su favor.
'Son necesarios los hechos, de manera que los hijos empiecen a admirar lo que pasa con la nueva pareja y desde ahí a amar en el buen sentido lo que la madre ama; en resumen es trabajar para que los que nos rodean sientan que la felicidad sentida merece apoyo y comprensión', agregó.

5. ¿Será más fácil decir adiós en esta segunda oportunidad?
El psicólogo Miguel Ángel Úsuga explicó que 'se esperaría que la persona aprendiera de las anteriores situaciones, pero todo depende de qué tan abierto se esté para entender que cada relación es nueva y no la repetición de errores o fracasos'.
Decir adiós con más facilidad es un comportamiento que se da en personas que proyectan los defectos en los demás y no en ellos mismos.

LA VOZ DEL EXPERTO
Miguel Ángel Úsuga / Psicólogo www.clipsico.com


'Para volver a convivir con alguien se necesita tener mucho valor, porque la situación no deja de ser difícil después de una ruptura, pero el asunto varía de una persona a otra. En términos generales, lo recomendable para todos es darse un tiempo para respirar, realizar ese proceso de resignificación, darle un nuevo sentido a la vida, entender los hechos que ocurrieron. Cada persona debe hacerse ese interrogante y saber si está preparada de nuevo o no para una convivencia.

Es importante no tapar el sol con un dedo, tener claro cuáles son los asuntos importantes en la vida personal, perdonar, resolver, clarificar y entender esos errores del pasado para que no vuelvan a aparecer en una próxima relación'.

LISTA
¿Cuándo está preparada para una nueva convivencia?

    
1 Cuando usted conserva la esperanza de una segunda oportunidad porque tiene claro que no desea vivir en la soledad.
2 Cuando ha sanado sus heridas y se siente feliz solo o acompañado.
3 Cuando es capaz de reconocerse para amarse tanto, que es capaz de amar a otro como se ama a usted mismo.
4 Cuando la herida causada ha sido sanada por el perdón, perdón que no es olvido sino elaboración y humanización de un conflicto hacia una experiencia con aprendizaje.
5 Cuando se tiene claro cuál papel se jugó en la anterior relación y se hacen evidentes los aciertos para multiplicarlos y los errores para corregirlos.

LA VOZ DEL EXPERTO
Ruth Carmenza Ramírez Sequeda / Psicóloga especialista en Neuropsicología


'Después de una primera ruptura o separación es fácil no cometer los mismos errores y esto depende del proceso de conciencia de cada persona. Es fácil si no se encadena lo que se piensa con lo que se siente y con lo que se hace. Si una persona inicia su segunda relación por llenar un espacio de soledad, fácilmente comete los mismos errores. Si la persona no ha superado la situación, fácilmente ve en todos los hombres el esquema mental de 'todos los hombres son iguales' y esto la lleva a proceder inconcientemente de una manera similar que la llevaría a la pérdida'.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad