viernes 01 de mayo de 2009 - 10:00 AM

¿Hasta cuándo perdonar?

Cuando se dice una palabra de más o una palabra de menos, cuando usted se deja llevar por la ira y lastima o cuando sus comportamientos y actos hieren a la otra persona, seguramente el dolor será grande y profundo.

Pero como usted está en un momento de inconciencia o llevado por el mal genio y el descontrol, seguramente no sepa medir su lenguaje o sus comportamientos.
Sólo hasta cuando aprenda a sentir que lastimó al otro, que le falló, seguramente podrá acercarse y de manera sincera decir ‘lo siento’.
 
Detrás de un ‘lo siento’


La frase ‘lo siento’ no puede convertirse en un hábito que lo lleve a calmar la marea y continuar con sus actitudes erradas.

Por esa forma de abordar mal la situación, muchas personas pierden toda credibilidad ante las palabras de arrepentimiento pues no encuentran cambios reales sino más y más errores por perdonar.

Otras consideran que después del daño ya no hay nada que hacer y que incluso quien ofrece disculpas lo hace para sentirse bien consigo mismo y no por sanar la herida del otro.

Y están aquellos que siempre repiten ‘lo siento’, ‘discúlpame’, mientras los otros continúan perdonando de manera superficial y acumulando heridas.

Frente a las anteriores situaciones, algunas personas se preguntan si hay un límite para perdonar o una forma de comprobar que esas palabras que escucha van acompañadas de verdadero arrepentimiento.

preguntas y respuestas

Luz Elena de la Rosa Puello / Psicóloga especialista en Psicoterapia de pareja y trastornos psicoafectivos

¿Hasta cuándo perdonar?
No hay terapia más liberadora que el perdón. Vale la pena perdonar, calmar las hostilidades porque el rencoroso vive una eterna agonía. Ciertamente si la otra persona es difícil para ti, más difícil es para sí mismo. En muchos de los casos si supiéramos comprender, no haría falta perdonar, pero si el asunto se vuelve repetitivo, tedioso, estresante o doloroso hasta el punto de sentirse maltratado(a) es conveniente tomar decisiones que le permita asumir las consecuencias de sus propios actos y valorar la responsabilidad como un rasgo de madurez.

¿Hay que poner límites también a este asunto?
En toda relación interpersonal existen los derechos, obligaciones y por supuesto los límites. Los límites son sin duda muy importantes para un buen desarrollo de la convivencia. Poner límites no es malo, de hecho demuestra madurez en la persona que está dispuesta a ceder y confiar en el buen criterio del otro. De ahí que es importante saber limitar una relación, pero se debe tener en cuenta  que cuanto más se pide, más se debe dar para que haya equidad.

¿Cómo saber que se está haciendo un mal uso de la palabra ‘discúlpame’ y no es sincera?
Con cierta frecuencia la responsabilidad de sentir, de haber causado o estar causando un sufrimiento no es directa, es decir, la persona no se ve como responsable inmediato y personal de esos sufrimientos. La persona que dice: 'lo siento' pero como un hábito, está mostrando señales de incongruente: la incongruencia parte de la mentira, de ocultarse, de hacer y no reconocer realmente sus falencias.

LA VOZ DEL EXPERTO
María Christina Botero / Psicóloga


'Para mí la palabra ‘lo siento’ es sanadora, a diferencia de la palabra ‘te perdono’. Cuando hablamos de la palabra perdón es como si nos pusiéramos en una posición de superioridad. Si dices ‘lo siento’ con el corazón, lo que buscas es la reconciliación.

Si hay una situación por resolver, muchas veces pensamos que la culpa es del otro pero un conflicto como tal se origina porque hay dos personas involucradas.
En una discusión se tiene la responsabilidad en un 50 por ciento. No es decir que tú tienes el 20 por ciento de la culpa y yo el 80 por ciento. Cada uno debe asumir su responsabilidad y así se podrá hablar de la sanación como tal.

No se debe caer en la frase ‘es que tú me hiciste’, ‘tú me la jugaste’, etc, porque eso es ver muchas veces la culpa afuera y no dentro de nosotros.
Por lo general ese es un gran problema, poner el conflicto afuera. No hacer parte de ese problema para buscar la solución con aportes de lado y lado es un gran obstáculo'.

LISTA
Tenga en cuenta


1 Deje a un lado el orgullo que le impide mostrarse ante el otro triste o que le importa, incluso que le duele lo sucedido.
2 Si es necesario desahogarse hágalo, pero no caiga en las famosas ‘lágrimas de cocodrilo’.
3 No necesita ofrecer disculpas delante de todo el mundo para que usted quede como todo un príncipe. Busque un momento privado y diga de corazón que siente haber fallado.
4 Recuerde que es diferente decir ‘lo siento’ a ‘perdóname’.
5 Si usted es quien se siente la víctima, no olvide la reflexión. Es importante que evalúe la situación que le generó el conflicto para saber cuál fue la parte de su responsabilidad.
6 En el momento de hablar sobre esa situación que los incomodó, busquen acuerdos y compromisos que se cumplan. De no llevarlos a cabo, se perderá la credibilidad. Aunque no es fácil e inmediato el cambio, es bueno demostrar que se pone todo el empeño para solucionar la situación.
7 Antes de caer en la repetitiva frase ‘lo siento’, evalúese qué tan mal se siente.

La psicóloga Luz Elena de la Rosa Puello explicó los pasos que se deben seguir para saber si usted está arrepintiéndose de corazón porque falló:

1. Para solucionar esta incoherencia, primero hay que tomar conciencia e interrogarse, de ahí es de donde parte la importancia de ser sincero y coherente consigo mismo y con la otra persona.
2. Entienda que sobre el daño moral o emocional que infringimos tenemos al menos una responsabilidad disminuida o difusa.
3.  Recuerde que usted puede hacer más de lo que se hace desde la reflexión y estableciendo compromisos hacia el cambio.
4. Sea congruente. Plantéese qué desea realmente. El decidir tiene ese conocimiento y aceptación de uno mismo.
5. Sea responsable de lo que dice o hace. No es un trabajo de reflexión de una noche sino un trabajo diario, un estilo de vida. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad