lunes 22 de junio de 2009 - 10:00 AM

¡Soy papá!

En estos momentos de mi vida me he puesto a pensar sobre que representa ser papá y me he llevado una gran sorpresa: Nada sería sin serlo.

La vida cobra sentido cuando se tiene un hijo porque a través de él se logra descubrir y reafirmar la razón para luchar venciendo obstáculos y dificultades.
 
Yo tuve el privilegio de tener dos, un hombre y una mujer. Son exitosos profesionalmente y han logrado encontrar en su camino quien complemente sus vidas, para continuar el legado que mi esposa y yo les dejamos.

Lo curioso de mi análisis es que luego de haber crecido y hoy siendo adultos reconozco las cosas que no disfruté a su lado por dedicar tanto tiempo al trabajo. Me perdí los repetidos juegos en la cama, las montadas a caballito, los tíqui tiquí de los infantes cuando nos hacen cosquillas, las salidas corriendo, el juego a las escondidas y muchas otras cosas más. Pero, ¿qué paso? ¿Por qué luego de viejo me duele haber dejado de hacerlas? Quiero su orientación.

Respuesta

Distinguido señor: Renunció a muchas experiencias maravillosas que nos brindan los hijos en sus diferentes etapas de desarrollo pero su lucha no fue improductiva, estéril, árida o infecunda. 

Dio al mundo dos seres estructurados, con valores sólidos, asumidos y ejercidos conscientemente a través del servicio generoso que prestan a los demás con su formación profesional. He ahí su obra, majestuosa e imponente, porque a pesar de los vacios que pudo tener marco dos vidas con su ejemplo y el de su amada esposa.   

Gracias doy a Dios por hallar en el camino seres especiales como usted que orgullosamente pueden decir: ¡soy papá!.

Reflexión

Ser papá es un privilegio bendecido desde lo alto porque lleva impregnado en su interior la razón misma de la existencia humana: El sentido de vivir.

Esa lucha emprendida desde aquel instante que donó su corazón a otro ser y que mágicamente trajo al mundo una hermosa vida, transformó sin darse cuenta su misión existencial porque yacía en sus hombros una responsabilidad que sin lugar a dudas, impregnaría de satisfacción y alegría ese lugar que permanecía vacío.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad