domingo 11 de abril de 2010 - 10:00 AM

Jugando a la doble moral

¿Qué pasa cuando usted escucha la palabra ‘sexo’?

Es posible que se sonroje, que se tape los oídos, que escuche disimuladamente la conversación, que participe o que salga corriendo y diga 'esto es inaudito'.

Para algunos escritores la palabra 'sexo' se convierte en uno de sus fonemas preferidos por ser sonoro y exacto. Incluso el tema no falta en sus libros. Lo mismo pasa con algunos libretistas y guionistas.

Y es que el tema sexual cada vez se trata con más amplitud en los medios de comunicación, en los salones de clases, en las propagandas sobre educación sexual. Incluso en las franjas de televisión ya existen programas para resolver cualquier inquietud que tenga usted en su intimidad.

Pero así como hay personas que ven la sexualidad como algo normal, natural al ser humano, están también aquellos que se aterran con solo escuchar la palabra.

Son ese tipo de personas que se sienten incómodas con el tema, que dicen ‘qué barbaridad’, que no soportarían nunca un chiste con doble sentido, que se levantan indignados y ofendidos y al final terminan frustrados sexualmente o viendo el sexo con morbosidad.

Según los expertos, esto hace parte precisamente del juego de la doble moral. Pertenecen a este grupo también los que predican ser honestos en sus negocios y en la práctica son tramposos y desleales, los que dicen ser justos y en sus hogares son verdaderos ogros.

Con la infidelidad también hay una doble moral

Existen personas que destruyen por completo la reputación de una persona que se acaba de divorciar y al poco tiempo encuentra una compañía  sentimental. Incluso ponen el grito en el cielo cuando es la mujer la que solicita divorciarse y no el hombre.

Ese tipo de personas gritan a los cuatro vientos que detestan la infidelidad, pero incluso han incurrido en ella en algún momento de la vida o peor aún, lo siguen haciendo.

¿Qué pasa con esa doble moral?
Según explicó el sexólogo Agustín Herrera de Arcos, 'esa doble moral se entiende como expresar algo y hacer lo contrario. Es no ser congruente con lo que pensamos y hacemos. Infortunadamente esa construcción de lo ético no es congruente con lo que yo hago como persona, respetándome a mí mismo y a los demás'.

Una mala educación es el factor principal de esa doble moral.

'Esto se da por una crianza en la que se cree que el hombre tiene la libertad de hacer lo que quiere y la mujer no, que el hombre puede expresar su comportamiento erótico en la calle y la mujer no, que un hombre puede enamorar o acosar a una persona que tenga pareja para que acepte sus deseos y se sienta deseada, pero sólo porque ellos son hombres', agregó Herrera de Arcos.wwq

LISTA

¿En qué otras situaciones se da esa doble moral?

1 Por lo general se da en los negocios, en las creencias religiosas o filosóficas.

2 Se han conocido casos en los que madres solteras no tienen oportunidad de ingresar a laborar en entidades de pensamiento liberal o religioso, cuando profesan la importancia de ayudar al prójimo.

3 Doble moral es recriminar a sus hijos por algún vicio o promiscuidad cuando el padre no da ejemplo y lleva una vida totalmente desordenada.

4 Doble moral es declararse ‘homofóbico’, sabiendo que en el fondo usted esconde cierta inclinación homosexual pero no es capaz de salir del closet.

LISTA

Tenga en cuenta…

1Una persona con doble moral es aquella que no es capaz de poner la cara para expresar lo que siente o cree sobre un determinado tema por miedo a no se aceptado socialmente.

2 Una persona que juega con la doble moral incluye en su discurso frecuentemente la palabra ‘depende’. Todo lo que opina siempre está bien cuando él lo hace pero no cuando está en el ojo ajeno.

3 Las personas que juegan con doble moral son aquellas que son capaces de recriminar fuertemente al otro pero no son críticas y sinceras ante sus propios comportamientos.

4 La doble moral es practicada por personas que por lo general 'tiran la piedra y esconden la mano'.

Preguntas y respuestas

Gabriel Gutiérrez Giraldo
Especialista en orientación sexual

¿Por qué algunas personas se escudan en esa doble moral? 'Nosotros vivimos en una sociedad mojigata, vivimos de la apariencia, del tape tape, de lo que no somos. Hemos sido educastrados en la parte sexual, donde no se puede manifestar lo que se siente. Esa misma doble moral se da porque a las mujeres se les enseña que no pueden sentir y a los hombres que son ellos los que ponen la pauta. Aunque está cambiando el panorama, en las nuevas generaciones sigue presente ese machismo. Esa doble moral es la que los lleva a no preguntar, a no asesorarse, a no ser capaces de comentar cuándo tienen un problema relacionado con su sexualidad. De presentarse un problema, las personas que viven de una doble moral no son capaces de ir a un consultorio de sexología.

Tan solo lo hacen cuando ya están con un gran problema con su esposa. Incluso la doble moral llega a extremos como el que manejan algunas niñas cuando averiguan sobre la himenoplastia antes de casarse, para que su futuro esposo crea que son vírgenes, después de haber tenido más de tres compañeros íntimos.
El tema de la sexualidad y el erotismo cada vez gana espacio en los medios de comunicación.

Sin embargo, son muchas las personas que siguen asombrándose ante este tipo de espacios que resuelven inquietudes.  Por lo general las personas que juegan con la doble moral se aterran con estos programas, sobre todo si son columnistas españoles que le dicen al pan pan y al vino vino. Las personas esconden los artículos, cambian el canal de televisión, o miran a escondidas. Pero son esas mismas personas las que terminan navegando por páginas con alto contenido pornográfico. Eso es lo que los lleva a no resolver sus problemas y al contrario, acrecentarlos. Algunas mujeres se han arriesgado y en sus visitas al ginecólogo suelen hacer algunas preguntas, pero no todas. Muchas se quedan respondiendo que su sexualidad es 'normal'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad