domingo 17 de junio de 2012 - 12:00 AM

‘La creatividad no es para los tacaños’

Es sencillo y directo a la hora de hablar. En sus conferencias fácilmente uno se siente sentado en una silla confortable, escuchando anécdotas divertidas y ejemplos muy sencillos para la vida real.
Escuchar este artículo

Por eso, dialogar con él es como charlar con un gran ‘parcero’, compartiendo una deliciosa taza de café. Claro que si está en su tierra natal, Argentina, la bebida obligada con este hombre es el mate.

Hablamos de Eduardo Kástika, profesor titular de la materia Creatividad e Innovación en las Organizaciones de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.
Él, quien es uno de los principales referentes del tema Innovación y Creatividad en el mundo, es el próximo invitado al Ciclo de Conferencias de Vanguardia Liberal 2012. Su disertación se cumplirá el próximo 27 de junio, a partir de las 10:00 a.m. en el Hotel Dann Carlton.
Y como con él todo es “directo al grano”, pues en cada fase propone recomendaciones prácticas para que usted pueda potenciar deliberadamente su creatividad, Eduardo Kastika es el invitado a la Entrevista de la Semana.

Algunos ven el mundo tal como es, otros lo ven tal como son ellos mismos. ¿Cómo ve el mundo un creativo como usted?
Cada quien tiene su forma de ver el mundo. Yo diría que en el tema de la creatividad la clave radica no sólo en saber qué hacer, sino también sabe el por qué hacerlo. Todos, sin excepción, podemos ser creativos porque todos tenemos algún tipo de talento: musical, interpersonal, estético, lógico, lingüístico, etc… Nuestro mundo depende de cómo desarrollemos esa habilidad.
Pero muchos tienen talentos pero, ni siquiera saben que lo poseen. ¿Cómo decirle a alguien que considera que “no es creativo” que cambie esa mentalidad?
Hay que decirle que desarrolle actividades que lo apasionen, que persista en ello y que, sobre todo, piense que lo que hace les mejorará la vida a otras personas.
Algunos dicen que ser creativo es pensar nuevas ideas, pero también dicen que hacer eso no es tan fácil, sobre todo en un mundo donde acostumbran a la gente a ser perezosa y le entregan “todo masticadito”. ¿Cómo cavar la mina de las ideas para tener la potencialidad de ser creativo?
El que mastica es el que crea. Y léase bien, todos podemos masticar, así no tengamos dientes, porque hay varios creativos diseñando prótesis para ello. La verdad es que todos tenemos la posibilidad de cavar esa mina; solo que por distintos motivos, no todos la desarrollan.
Pero, el tema de la creatividad ¿va en la sangre o uno se puede preparar para ser creativo?
Los creativos no son personas “especiales”. Todos podemos hacer aportes novedosos de algún tipo en determinado contexto, más allá de que por nuestras venas corra el gen de la creatividad. Lo importante es prepararse para poder hacer estos aportes; es decir, capacitarse, entrenarse y perseverar. Por otra, nos corresponde elegir aquellos entornos en donde mejor calcen nuestros talentos.
El mundo de hoy exige más calidad en los productos y servicios, pero la economía de hoy también obliga a optimizar recursos materiales y el tiempo, ¿cómo hacer para congeniar ambas exigencias?
Se trata de una cuestión de prioridades, de elegir en qué hay que reducir costos y en qué hay que invertir. Por ejemplo, una empresa que quiere innovar a partir de sus diseños exclusivos, no puede tener una política restrictiva respecto a las recompensas a sus diseñadores. En  esos temas deberá invertir; incluso más de lo que lo invierte su competencia. Pero en otras áreas, esa misma empresa, puede permitirse  (y hasta debe hacerlo) ser lo más eficiente posible. No se trata de innovar en todo. Se trata de saber en qué innovar.
Tomar decisiones empresariales no es fácil, incluso en propuestas creativas. Muchas veces las buenas ideas colapsan ante las actitudes negativas de juntas directivas e incluso de los mismos empleados. ¿Cuál es la clave para que una idea creativa no se frene?
Las ideas no son “creativas” hasta que se implementan. No podemos saber si la idea será novedosa y valiosa hasta que no esté ejecutada. Y la clave para la implementación de ideas nuevas y valiosas es el liderazgo que se asuma. Una empresa con líderes que dificulten, bloqueen, marchiten o diluyan la creatividad difícilmente puede convertirse en una entidad innovadora.
Con el tratado de libre comercio, que para el caso de Colombia empezó a regir hace poco, los empresarios locales temen una baja en sus ventas. ¿Qué consejo creativo les da a ellos para enfrentar este fenómeno?
La creatividad no tiene que ver solo con generar soluciones sino con hacerse mejores preguntas. En épocas de crisis, de recortes o de incertidumbre, lo esencial radica en hacerse mejores preguntas. Tal vez la pregunta no sea ¿Cómo vender más? sino ¿Cómo vender mejor? o ¿Cómo crear mejores vínculos que nos aseguren crecimiento a mediano plazo? Mi recomendación apunta directamente a hacerse preguntas más incisivas, más desafiantes y más enfocadas al crecimiento.
Es cierto que las preguntas creativas son preguntas conscientes que generan en nuestras mentes “buenas respuestas”. Pero, ¿cómo hacer para saber formularlas?
¡Atrayéndolas! Sus pensamientos y emociones emiten frecuencias vibratorias que atraen experiencias hacia usted, como si usted fuera un imán. Por tanto, su realidad actual es la consecuencia de sus pensamientos y, si desea obtener resultados distintos, necesita cambiar su forma de pensar. Las preguntas creativas son la mejor forma de potenciar de forma natural y sencilla el proceso creativo de la mente, pues liberan cientos de pensamientos positivos que se expanden como afirmaciones invocadoras de tus deseos.
¿Si se está ante jefes tacaños, se puede ser “aceptablemente rentable” a pesar de que las cosas creativas requieren de mayor inversión?
La creatividad no es para “tacaños”. Para ser creativo uno tiene que estar dispuesto a invertir en lo que haga falta. Por supuesto, esto no implica bajo ningún punto de vista ser derrochadores. Sin embargo, todo creativo tiene que estar dispuesto a invertir, a hacer algunas concesiones, a elegir, a descartar y a resignar ciertas cosas.
¿Cómo se puede abonar al banco de ideas creativas, cuando no se cuentan con los recursos mínimos para que ellas den dividendos?
Si recursos “mínimos” significa “cero recursos”, no se puede hacer nada. “Creatividad” no es sinónimo de “magia”. Para ser creativos tenemos que tener claro en qué invertir y hacia dónde queremos ir.
El nuevo estilo de comercialización demanda mentes ágiles, activas, que generen excelentes ideas y que estén siempre dispuestas a hallar nuevas alternativas para resolver viejos y nuevos problemas. ¿Cuáles son las características que se deben tener para asumir este nuevo estilo?
Ser fluidos, poder tener ideas permanentemente; ser flexibles: tener ideas diferentes entre sí intentando no repetirnos; tener foco, estar orientados a nuestros objetivos; y lograr originalidad, asumiendo el riesgo de probar y experimentar con propuestas diferentes.
¿Qué tanto se debe tener en cuenta los aportes y las percepciones de los trabajadores que se preocupen por los problemas de la empresa para no limitarlos a sus tareas específicas?
Lo importante es que la gente pueda sentir que su trabajo es útil y que puede hacer progresos concretos en su día a día. Hay empresas que trabajan en la innovación abierta a sus trabajadores, hay otras que prefieren circunscribir la creatividad de su gente a su área específica de pertenencia. Lo importante es que un integrante de la organización cuente, a diario, con objetivos desafiantes sobre los cuales trabajar.

Eduardo Kástika
Natural de: Buenos Aires, Argentina.
Fecha de nacimiento: 19 de Abril de 1965.
Edad: 47 años.
Estudios: Es Máster en Gestión de la Ciencia y la Tecnología, obtuvo el título de Certificate in Facilitation Skills, Creative Education Foundation, Buffalo, New York, USA. (1995). También obtuvo el título de Certificate in Advanced Facilitation Skills, Creative Foundation, Buffalo, New York, USA. (1998)
Cargos actuales: Es Director del Área de Administración del Centro de Estudios Científicos y Técnicos de la Federación Argentina de Consejos Profesionales en Ciencias Económicas. Es profesor titular de Innovación y Creatividad en la Universidad de Belgrano. De igual forma es Docente Regular Adjunto de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires en las materias Innovación y Creatividad y Administración General y asimismo en la Universidad Nacional de Misiones, la Universidad Católica de Córdoba y en la Universidad Nacional de la Plata.
Libros de su autoría: “Desorganización Creativa – Organización Innovadora”, “Creatividad Cotidiana en las Organizaciones”, “Los 9 Mundos de la Creatividad en Management” e “Innovación y Creatividad en los Negocios”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad