lunes 26 de diciembre de 2016 - 12:01 AM

La importancia del descanso en familia

Al llegar las vacaciones no se debe pensar que si no logra hacer todo lo que las otras personas hace, no disfrutará del descanso. Lo más importante es compartir con los seres queridos y aprovechar esos momentos para reforzar los lazos de amor.
Compartir

El trabajo de los padres, las actividades extraescolares de los niños, y en general el ritmo intenso en el que se vive hoy día hace que el tiempo para estar con la familia se reduzca mucho. Adicional, cada vez se crean más excusas para justificar el hecho de no pasar suficiente tiempo a diario con los hijos, algo que es un error y que por otro lado tiene solución, porque si el problema está en la falta de tiempo, lo importante es aprovechar al máximo todos esos momentos libres que quedan a lo largo del día.

“En caso que no sea posible salir de viaje, también en casa y de acuerdo a las posibilidades de cada familia son muchas las actividades que se pueden realizar y que pueden activar la creatividad de los niños. Por ejemplo: inventar algún postre o comida diferente para cocinar juntos, hacer concursos de dibujos entre los hermanos con pequeños premios para cada uno, arreglar el jardín, construir algo útil, jugar cartas. Se trata de actividades simples, nada caras y donde es posible que participe toda la familia”, afirmó al respecto Álvaro Sierra, orientador familiar.

Beneficios

* Apoya el desarrollo de confianza básica en los niños.

* Fomenta la espontaneidad, iniciativa, conocimiento del entorno y autocuidado en los adolescentes.

* Favorece el descubrimiento de habilidades en distintos contextos no cotidianos, que resulta fundamental para el autoconcepto en la edad escolar. Aprenden a entender como parte de su autocuidado el disfrutar y compartir, desarrollando una actitud positiva y optimista de la vida.

* Apoya y favorece el proceso de identidad en adolescentes y jóvenes, mediante la conversación y el debate en un ambiente protegido.

* Ayuda a los miembros de la familia a fortalecer lazos, a descansar de manera individual y relajarse tomando fuerzas para continuar con la vida cotidiana y ocupada, luego de las vacaciones.

* Es un tiempo maravilloso para planificar objetivos y metas familiares y compartirlas todos, haciendo compromisos para lograr dichas metas.

Álvaro Sierra

Orientador familiar

La reconexión que ocurre durante las vacaciones, ayuda a convivir en familia. Convivir no solamente con los hijos y la pareja, sino también con los abuelos, tíos y padrinos de la familia. Cuando convivimos en familia, especialmente los abuelos y tíos, la transferencia de nuestras tradiciones familiares y culturales ocurren con más facilidad.

Los abuelos y tíos comparten con nuestros hijos historias sobre la familia. Estas historias familiares le dan una base central a la identidad de nuestros hijos. Por medio de esas historias, ellos entienden su origen y las características que forjan a una familia.

Al finalizar las vacaciones no olvidar realizar un balance de lo experimentado, haciendo una evaluación en positivo de lo vivido. Se puede hacer viendo fotos o videos juntos. Esto enriquece la cualidad del registro que permanecerá en nuestra memoria emocional, pudiendo ser recuperado durante el año, reexperimentando aquellas sensaciones placenteras asociadas.

Yolanda Arciniegas

Sicóloga social

¿Cuál es la importancia del descanso en familia?

Cuando la familia decide tomar vacaciones, temas como el colegio, la universidad y los trabajos quedan en segundo plano. Este es un momento para otro tipo de aprendizaje consigo mismo, con la naturaleza y con los demás, a significar experiencias, a tomar cierta distancia de lo cotidiano y soltar por un momento la practicidad que requiere el quehacer diario; lo que facilita ver la vida en perspectiva, como proyecto vital en construcción y con sentido, que a su vez permite reforzar o bien redireccionar los esfuerzos.

¿Qué aporta a la relación padres e hijos?

Permiten poner en práctica y observar el funcionamiento como sistema familiar, lo que constituye una oportunidad para reconocerse, en los valores, creencias y modos de percibir el mundo que los identifica como familia. También valorar lo que los diferencia, las habilidades, intereses particulares de cada miembro, aceptando sus cambios evolutivos, el modo de ir actualizando, haciendo los ajustes mutuos necesarios que permitan ir trabajando la identidad familiar, fortaleciendo el sentido de pertenencia y unidad familiar.

¿Qué hace unas vacaciones exitosas?

Es importante que los padres consideren que el lugar dónde ir no es lo más fundamental, el objetivo es que los niños descansen y cambien de actividad y no necesariamente que se llenen de actividades; el simple hecho que compartan sin prisa con ellos favorece el poder tener buenas experiencias junto a sus hijos. Además, generan una relación de complicidad y confianza en base a la aceptación, afecto y consideración parental, desarrollando un sentido de pertenencia que es favorable en las diferentes etapas evolutivas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad