lunes 30 de marzo de 2009 - 10:00 AM

La magia del diálogo

Definitivamente lo que hace que una pareja pueda manejar con acierto sus conflictos es el diálogo. Yo lo puedo decir porque me ha servido para contrarrestar el fuerte temperamento de mi esposa a quien no le gusta perder.

Comencé por conocerla y aceptarla con todo y sus defectos, tratando de ponerme de acuerdo, cediendo en algunas cosas y tratando de conciliar para evitar las peleas.

Algo que aprendí fue a tener paciencia cuando mi esposa habla porque le gusta coger la palabra y no soltarla. Pero cuando yo opino retomo lo que dice dando mérito a lo que vale la pena y luego expreso con prudencia lo que yo considero importante para resolver lo que nos inquieta en esos momentos.

Sí es posible solucionar un problema cuando se dialoga. De igual forma se debe hacer con los hijos, quienes esperan de nosotros esa posición de comprensión y apoyo incondicional.

Esto me ha pasado a mí y lo quería compartir con usted.  Mil gracias.

Respuesta

Distinguido señor: ¡Felicitaciones!. Grato resulta encontrar personas como usted que saben encausar el diálogo respetando la forma de ser de su pareja.
Es ahí donde radica la unión en la familia donde los padres serán ejemplo digno de ser imitado por los hijos en un ambiente de cercanía, comprensión, respeto y amor.

Definitivamente todo conflicto por difícil que sea podrá ser solucionado a través del diálogo, siempre y cuando se mantenga la serenidad para establecer una comunicación fluida donde todos puedan opinar sin temor a ser rechazados por lo que piensa o sienten.  

Reflexión

¿Cómo pretender saber lo que piensa o siente una persona si rechaza el diálogo como medio para interactuar con los demás?
La comunicación encarna el camino adecuado para solucionar conflictos. Implica el arte de saber escuchar, comprender, valorar y respetar a quien en su momento expresa una opinión.

El diálogo se debe propiciar en el ámbito familiar entre padres e hijos buscando aprovechar esa relación de intimidad y apertura, inculcando valores humanos y sobrenaturales y generando espacios que faciliten la sana convivencia.

Los padres de familia se deben convertir en digno ejemplo de autoridad participativa fomentando en el hogar una disciplina firme pero flexible, con sinceridad prudente, donde la magia del diálogo fomente una relación amorosa, cercana y amigable que irradie a los demás alegría, confianza y seguridad. Así debe ser.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad