domingo 10 de mayo de 2009 - 10:00 AM

La ropa sucia se lava en casa

Los oídos de los demás siempre estarán dispuestos a escuchar. Algunos por sólo chisme, otros porque en realidad les interesa lo que le pase, pero otros para empezar a hablar de lo mal que usted está en su situación de pareja.

Cuando usted se pone a hablar más de la cuenta o a decir a los cuatro vientos los problemas que le atormentan, sin ni siquiera hacer un filtro, tarde o temprano se generarán los rumores y usted será el más afectado.

Las situaciones que incomodan de su pareja, los problemas económicos por los que atraviesa, las palabras de más, las miradas de menos, sólo le competen a usted y al otro.

Por eso, empiece a ser más reservado y a darse cuenta en quién puede confiar. Igual, nadie terminará arreglándole su problema.

Sepa guardarse las cosas íntimas y de necesitar ayuda busque a la persona más idónea para que lo escuche y le regale pautas para resolver ese punto que no debe involucrar a los demás.

¿Por qué estás ventilando lo nuestro?


El contar de forma inocente o con intención a los demás todo lo que pasa en sus esferas personales, puede llevarlo a aumentar la tensión y a generar más obstáculos a la resolución de conflictos.

Es probable que aparezca de su pareja el reclamo porque le parecerá demasiado inapropiado que esté contando qué hace o deja de hacer. Incluso que su vida íntima esté en boca de todos y de paso se gane malas miradas y comentarios de doble sentido o recriminaciones de parte de personas que no tienen nada qué ver con la relación.

Sin embargo, si una persona falló contándole a otra lo sucedido, no debe ser un motivo para sentir que la pareja vulneró su confianza. Así lo explicó la psicóloga Carolina Reyes, al indicar que 'todas las personas sienten deseos de desahogarse, el problema es no preguntarse qué debo decir, si eso fue en un momento de rabia y a quién se lo debo decir. De igual forma saber cómo abordar la situación será clave'.

LA VOZ DEL EXPERTO
Carolina Reyes / Psicóloga


'Dejarnos llevar por la emotividad es uno de los errores que nos lleva a contarle a todas las personas o a las menos indicada, esas situaciones personales que hacen parte de mi esfera privada. Muchas veces no se analiza si esa persona es de nuestra entera confianza y como tengo esa carga emocional, paso a contar todo. Algunas personas sienten que deben desahogarse de sus problemas, pero olvidan el papel de la prudencia, de saber qué debo y qué no debo decir.

La carga emocional la vive todo el mundo, es un peso grande que se lleva y se necesita sacar, descargarse, por eso no está mal contarle a alguien que nos genera esa cercanía. Otra forma es a partir de la autoayuda, escribiendo para desahogarte.

En ocasiones eso se habla con la mamá, porque es una persona de entera confianza, y aquí es importante saber cómo cuento las cosas. La mamá puede ser quien le dé una orientación para mejorar las situaciones, pero también puede ser la que asuma posturas y genere resentimientos'.

preguntas y respuestas
Miguel Ángel Cárdenas / Psicólogo de Familia


¿Cuáles son los principales errores que se comente cuando se ventilan las intimidades a los cuatro vientos?
Uno de los errores es comentar situaciones privadas a personas que no son de la absoluta confianza, como en el caso de los compañeros de trabajo. La persona no se da cuenta que hay gente que no sabe guardar secretos o manejar la situación.

Algunas personas lo hacen porque quieren llamar la atención, por eso utilizan esas situaciones privadas o conflictos para justificar algunas situaciones como no estar rindiendo en el trabajo. Algunas incluso lo hacen para generar lástima o para vanagloriarse.
Otro error es no hablar con los hijos a tiempo de las situaciones y explicarles qué está pasando en casa. Los hijos ventilan situaciones privadas tal y como ellos lo están viendo, por lo general distorsionan la realidad y falta esa comunicación asertiva entre padres e hijos para hablar lo que pasa tal y como es.

Algunas personas cometen un grave error de contar sus problemas a cualquier persona en medio de tragos.

Si se le cuenta todo al primero que pasa, por lo general se recibirán consejos de uno y otro lado. ¿Esto no genera más confusión?
Claro, lo más importante es buscar ayuda profesional si la persona se siente asfixiada con sus situaciones. Un profesional no se encargará de darle consejos sino de ayudarle a encontrar soluciones.

Por lo general las personas que dan consejos se ponen de parte de uno de los dos, avivan el conflicto y la situación para nada mejora.
Otra alternativa es acudir a un asesor espiritual que le ayudará a manejar de forma confidencial el problema por el que atraviesa. Es válido porque para muchas personas es una forma de encontrar tranquilidad.

¿El hablar de los problemas de familia o del trabajo con todo el mundo, no es una forma de proyectar una mala imagen de sí mismos?
Claro, sobre todo cuando se cuentan situaciones  relacionadas con momentos de rabia, tensiones. La gente que escucha y queda con esa sensación. Lo mejor es no contar esos problemas privados, porque es probable que se generen los rumores. De haberlo hecho es importante que esa persona aclare las situaciones, que le dé un giro a la situación y hable también de la solución que se tuvo.

Si contó, ahora confronte
Es posible que en un acto de total inocencia usted le haya contado a alguien su situación más tormentosa y esa persona termine traicionando su confianza.
En ese momento es importante confrontar a la persona, frenar corrillos y cortar de raíz. 'Todo sin grosería, de tal forma que se pueda abordar y comunicar eso que incomodó, puesto que quien confió tuvo toda la disposición de abrirse al otro y contarle esa situación personal. Si se incumple es importante darle un límite a esa confianza', explicó la psicóloga Reyes. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad