lunes 13 de abril de 2009 - 10:00 AM

La vida es un a oportunidad

Siempre he creído que uno mismo se hace su propio destino. Hay personas que no aprenden y siguen cometiendo los mismos errores. Otras por el contrario crecen y llegan a progresar de manera estruendosa, dejando atrás un pasado que tal vez les dejó enseñanzas dolorosas pero que al final las supieron aprovechar.

Yo soy uno de ellos. Viví en un hogar de padre borracho, violento con mi mamá y con los hijos. Al final murió de cirrosis.

No quiero ser como mi papá, violento ni irrespetuoso. La vida me dio la oportunidad de ser una persona buena y eso quiero seguir siendo. Mi madre vive con nosotros y le estoy dando lo que merece porque gracias a ella aprendí a ser una buena persona.

Podemos cambiar el pasado por doloroso que sea. Por eso la vida es una oportunidad para ser mejor. Gracias.

Respuesta

Distinguido señor: Resulta gratificante recibir el testimonio de una persona que habiendo vivido una situación de violencia en el hogar, hoy muestra con sus actos haber cambiado su destino al rechazar una vida de dolor y albergar en su mente y corazón la paz, el respeto, la tolerancia, comprensión y el amor.

Ante su esposa e hijos viene siendo digno ejemplo de superación, más aún cuando facilita una calidad de vida digna a su progenitora quien con sacrificios, fortaleza, perseverancia y amor, logró sacarlo adelante al lado de su hermano.

Con sus actos reafirma que cuando se quiere se puede. La vida misma ha de ser oportunidad maravillosa para cambiar el propio destino. ¡Felicitaciones! Cosechará lo que ha sembrado.

Reflexión

La interpretación que cada individuo haga sobre su propia vida permitirá transformar, lo negativo en positivo, si con voluntad firme y decidida desea cambiar o mejorar su propio destino a medida que crece.

Grato resulta percibir la lucha de hombres y mujeres que habiendo experimentado sucesos dolorosos al interior de la familia, hoy muestran con orgullo esa transformación integral que les induce a forjar hogares luminosos y alegres donde reina la paz, el respeto, la comprensión, el amor y la felicidad.

Todo es posible cuando se quiere. Nada resulta difícil cuando se tiene la convicción para rechazar todo cuanto pueda dañar o afectar la tranquilidad que desea vivir. Es la oportunidad para reafirmar que nació para servir, amar y ser feliz. ¡Manos a la obra!

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad