domingo 28 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Me deja por otro

Me casé con ella en el 2004 y tenemos una niña de 3 años. Soy ingeniero eléctrico y afronto un grave problema. La razón: mi esposa se quiere separar.

En un principio fue difícil la ubicación laboral, pero logré ingresar a una buena empresa. Yo me dediqué a trabajar para tenerlas a ella y a mi hija económicamente bien. Tal vez por eso, le descuidé afectivamente.

Ella nunca me dijo nada y aparentemente todo marchaba a las mil maravillas. Incluso nunca habíamos tenido discusiones ni malos tratos; pero luego de aceptar un cargo en una zona petrolera y pasados sólo 3 meses comenzó a cambiar.

Luego de una fuerte discusión me contó que había conocido a un compañero de trabajo, detallista, inteligente y agradable, para quien ella era lo más importante.
Yo no podía creer lo que escuchaba porque desde que nos conocimos estuvimos muy unidos. Dice que lo nuestro no tiene arreglo.
¿En tan corto tiempo puede llegar alguien a enamorarse de otra persona?  

RESPUESTA

Distinguido señor: en vista de la radical decisión de su esposa y teniendo en cuenta la novedad afectiva que afronta, propóngale iniciar una terapia de pareja para intentar salir de la crisis que afrontan.

Deben reconocer no sólo las debilidades o defectos sino, ante todo, las fortalezas, vivencias o recuerdos positivos que dieron como resultado la unión matrimonial y el advenimiento de su amada hija.

De forma realista, justa y objetiva lograrán aclarar dudas, asumiendo con madurez lo que deben hacer para evitar futuros inconvenientes.
Jamás olviden que su relación ha sido bendecida por Dios.  

REFLEXIÓN

La crisis matrimonial ha de ser concebida como una maravillosa oportunidad para crecer, madurar y trascender. De allí saldrán conclusiones concretas para cambiar o mejorar.

Los conflictos se han de convertir en un medio adecuado para replantear la relación, dejando atrás recuerdos o experiencias negativas.
Aprenda de los errores y decídase corregir aquello en lo que ha fallado.

A ella, su esposa, le sugiero que jamás pretenda creer todo lo que le dicen cuando, a sabiendas de ser casada, le buscan para llenar ese vacío que ha dejado una relación 'conflictiva', donde se siente sola, carente de cariño y detalles.

A veces es una falsa interpretación que le puede llevar por caminos equivocados, sobre todo si existen hijos.
¡Cuidado!

El conquistador ilusiona, seduce y fascina, mientras logra su objetivo. Luego se verán las terribles consecuencias y tal vez sea demasiado tarde para enmendar.

¡Recapacite!

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad