lunes 01 de diciembre de 2008 - 10:00 AM

Me preocupa mi enfermedad

Recientemente visité al médico para que me hiciera los chequeos de rigor y encontró que tenía un problema gastrointestinal.

Fue terrible saber lo que pasa aunque siento pocas molestias.

Mi esposo se puso al frente de la situación y mis dos hijas de 23 Y 17 años se aferraron más a mí.

La vida me cambió por completo. Casi no duermo, me la paso pensando si me llega a pasar algo y cómo quedarán las niñas.

Mi esposo es juicioso y trabajador, pero a mí me toca una gran responsabilidad porque tengo un cargo ejecutivo que compensa la mayor parte de los gastos del hogar.

Los médicos me han dicho que no me preocupe, que todo se ha detectado a tiempo y que con base en un examen que me harán la próxima semana decidirán lo que se debe hacer.

Tengo mucho miedo. ¿Cómo evito esta angustia? ¿De qué manera evito que las niñas y mi esposo sufran por lo que me viene ocurriendo? Ayúdeme, se lo ruego.     

Respuesta

Distinguida señora: Mantenga la fe y esperanza vivas porque todo este procedimiento para recuperar la salud culminará exitosamente.  

Un equipo médico de alta confiabilidad y profesionalismo la atiende. De igual forma cuenta con el apoyo de su hermosa familia.

Jamás dude que a tiempo se logró detectar la enfermedad. Esto implica que su mente interprete positivamente todo lo que viene ocurriendo, dejando de lado esa mentalidad de libretista de telenovela, para que aparezca el poder sanador que viene de lo alto y que nunca la abandonará.

Crea, actúe y agradezca. Verá los resultados. Un abrazo fraterno.

Reflexión

Esa pérdida de confianza y seguridad en si mismo se transformará cuando la inteligencia iluminada por la fe muestre milagrosamente aquel camino de curación que le devolverá la salud.

Deje que todo fluya naturalmente, sin oponerse a una verdad que no puede cambiar.

Mantenga una actitud mental positiva sin poner en duda el poder que Dios confirió a quienes hoy la atienden.

Médicos y paramédicos gozan de un fuero especial, de una energía sagrada, dotada de conocimiento y sabiduría que ayudados por la tecnología y los avances científicos hallarán solución a su dolencia o enfermedad.

Todo mal trae consigo un bien. Ese dolor y sufrimiento se convertirá en paz interior, tranquilidad y felicidad.

Mire hacia lo alto y crea. Su familia seguirá siendo la razón misma para continuar su lucha existencial. ¡Adelante!

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad