domingo 01 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Me quiero levantar

El año anterior fue terrible porque perdí gran parte de lo que había logrado construir por más de 20 años. Era un exportador con éxito, pero por cosas del dólar y los malos negocios, todo se fue a pique.

He comenzado un nuevo año y existen muchas expectativas, nuevos negocios y el acompañamiento especial de mi esposa y mis dos hijas de 17 y 15 años. Los bancos me han dado la mano, al igual que los empleados con los que al final quedé.
 
Dejo este testimonio como una prueba de que cuando se quiere se puede. No hay poder humano que destruya el deseo de luchar, de levantarse a pesar de la caída y de seguir con la frente en alto cuando existe fe y más aún, cuando la familia y los colaboradores valoran y respaldan esta decisión. Gracias.

RESPUESTA

Distinguido señor: los fracasos no existen. Son los 'resultados' positivos o negativos los que determinan la eficacia o no de una gestión.

Debe sentarse a evaluar, de manera objetiva, dichos resultados para tener una visión objetiva de lo que pasó y así aprender de las experiencias vividas.

Mediante un DOFA; es decir, fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, se logra dicho objetivo.

Cuenta con una esposa consciente, serena y comprometida que al lado de sus hijas ha sabido complementar la fuerza poderosa que irradia esa transformación de una crisis que dará como resultado excelentes beneficios.

Reciba con alegría el apoyo incondicionales de sus colaboradores para demostrar, sin lugar a dudas, que nació para emprender grandes retos, triunfar y ser feliz.
 
REFLEXIÓN

Las dificultades del camino son enseñanzas gratuitas de la vida que se transforman en maravillosas oportunidades cuando utilizamos la inteligencia, el sentido común y la perseverancia para plasmar en ellas resultados exitosos en cada uno de los retos que nos impone nuestra propia existencia.

No desfallezca ni un solo instante cuando todo se torna gris. En su interior yacen el poder de la fe, de la palabra y el sentir que viene de lo alto, el cual iluminará su entendimiento y le impulsará a transformar todo aquello que hoy le preocupa.

Haga lo que digo: Piense, pida, crea, haga y agradezca.

Todo se dará si cree. De manera mágica aparecerá la solución. Mejor aún, esa capacidad duplicará su poder cuando aquellos seres que ama responden con generosidad y amor. ¡Adelante! Es su oportunidad.    

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad