domingo 01 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Mi hija es la razón de vivir

Hace 3 meses me separé de mi esposo con quien llevaba una pésima relación sobre todo por la falta de comunicación, los maltratos y la prepotencia que tenía porque lo habían ascendido en la empresa donde trabaja. Del matrimonio nació una linda niña que hoy tiene 4 añitos.

Es inteligente, despierta y alegre. Se convirtió en mi razón para seguir viviendo

A él no le interesábamos nosotras porque se la pasaba con sus amigos, llegando a largas horas de la noche y haciendo mala cara en todo momento. Ese era el panorama de nuestra familia.

Lo peor es que cuando está con ella habla mal de mí. La niña me comenta y esto me duele porque yo no hago lo mismo con él.

Yo le tengo una demanda en una Comisaría y en Bienestar Familiar donde fijaron los días de visita de la niña. Quisiera dejar constancia sobre lo que viene ocurriendo pero no se qué hacer. Espero su orientación.

RESPUESTA

Distinguida señora: Antes de iniciar cualquier acción legal debe hablar con él. Manifiéstele que seguirá respetando la decisión sobre visitas ya que la niña debe mantener una buena relación con su padre. Juntos están obligados a quererla durante toda la vida porque al margen de la separación ella debe recibir un trato respetuoso, comprensivo y amoroso, sin involucrarle en sus conflictos.

Hágale saber que la niña se afecta cuando él hace comentarios negativos sobre su mamá por lo cual solicita que aproveche más el tiempo con ella para conocerla y disfrutar de su forma de ser, evitando herirle y buscando ante todo su tranquilidad y felicidad.

Esté pendiente de la reacción que asumirá y de acuerdo con sus manifestaciones actuará de conformidad ¡Manos a la obra!

REFLEXIÓN


Un hijo es el regalo más hermoso que Dios y la vida le pueden conceder ¡Respételo! No permita que su corazón albergue odio, envidia, egoísmo, violencia o la visión equivocada de un mundo malo.

Él nació para conocer la verdadera esencia del amor humano y sobrenatural a través del trato respetuoso y cálido de sus progenitores.

Papá y mamá: Al margen de sus decisiones ese bello ser necesitará de ustedes toda la vida. Ayúdenle a crecer en un ambiente luminoso y alegre para que se convierta en una persona exitosa, emprendedora, servicial y plenamente feliz. Es su responsabilidad.

Importante, los derechos de los niños priman sobre los derechos de los adultos. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad