lunes 09 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Mi vida es un problema

Tengo muchos problemas desde que mi esposo me dejó. Ha sido una situación bien complicada. En el trabajo con mis compañeros estoy mal por varios clientes que conseguí y que fueron de ellos. De esto soy consciente. No sé cómo remediar la situación pues debo conservar mi puesto. Me considero buena asesora comercial.

Por otro lado mis dos hijos se han vuelto rebeldes y callejeros. Se la pasan con amigos que no me gustan. Por fortuna la semana anterior entraron al colegio.
Son jóvenes de 14 y 16 años. Siento que las cosas se me están saliendo de las manos. Quisiera saber qué puedo hacer.

RESPUESTA

Distinguida señora: Ha demostrado ser una gran mujer.  Le corresponde asumir el manejo de su vida con eficacia, corrigiendo aquello que anda mal y direccionando con inteligencia y sabiduría a sus dos amados hijos a través de un diálogo cercano y amigable con el que fijen compromisos que les permitan mantener una convivencia familiar edificante.

Hágales ver que son muchachos buenos, sanos, con valores, que aprovechen su estudio y se preparen para ingresar a la universidad. ¡Abrácelos! Recuerden gratos momentos y fijen un proyecto de vida familiar que les permita triunfar y ser felices.

Hable con sus compañeros, pídales perdón. Lleguen a un acuerdo, ajústese humildemente a tal decisión y manos a la obra. El futuro espera. Aprenda la lección y déjese llevar por aquellas cosas buenas que aparecerán en su más inmediato futuro.

REFLEXIÓN


Acostúmbrese a obrar bien, proyectando la imagen de una persona integral, equilibrada y justa. Rechace la mentira, el comentario malintencionado y el obrar ligero, imprudente y de mala fe, porque sin pensar y en el momento menos esperado ¡la verdad! hará su aparición y todo lo dicho o hecho quedará por el suelo.
Respete a los demás tal como desearía que lo hicieran con usted. He ahí una razón para direccionar todo aquello que se sale del camino.

Papá y mamá: Poseen el poder de dirigir el porvenir de sus hijos. Asúmanlo con inteligencia y sabiduría escuchando, comprendiendo, valorando y aceptando a cada uno con cualidades y defectos. No abandonen la tarea en la mitad del camino porque sin saber, toda la vida, estarán pendientes de aquellos seres que Dios les concedió como un maravilloso regalo. Haga lo que debe y no se arrepentirá. 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad