sábado 27 de febrero de 2010 - 10:00 AM

No siga los pasos de un mal seductor

-Podría definirlo con una sola palabra: 'Antisexy'.

-Es un casanova de película, ¡aburridísimo!

-Toda la noche se la pasó ufanándose de sus aventuras y ‘affaire’ de verano, mientras yo sólo me preguntaba ¡Con quién cree éste que está hablando!

-No dejaba de utilizar frases subidas de tono en su discurso. Es que ni siquiera me sonrojaban sino que me fastidiaban.

-Tenía una risa de Don Juan fingida, ¡Qué horror!

-Al parecer ese cretino creía que estaba hablando con su mejor amigo sobre sus mejores ‘levantes’.

-'Guacala', definitivamente era un mal seductor.

Estos pensamientos pueden pasar por su mente cuando por malas jugadas del destino usted termina aceptando la cita de una mala o un mal seductor.

En ese momento siente que el tiempo se hace eterno, pues la persona que tiene frente a usted no para de hablar de sus conquistas y los halagos. Para usted  es sencillamente un 'viejo verde o una mujer de mundo'.

Definitivamente está que se levanta de esa mesa y huye del lugar. Si pudiera acudir al mismísimo Chapulín colorado para que la defendiera, lo haría.

Pues bien, sepa que la seducción es todo un arte y que usted no puede pasar por Don Juan tenorio o irse al extremo de casanova para convencer a su compañera o compañero que usted es un ‘sex symbol’.

Lo que puede estar generando es un efecto contrario y repulsivo.

Aprenda qué significa ser un buen seductor.


LISTA

Señales de un mal seductor

1 Se caracteriza por sus bromas pesadas.

2 Es capaz de desnudar a quien tiene al frente con una mirada.

3 No tiene la más mínima sutileza al hablar. No deja de lado un discurso de película triple X.

4 Su tema de conversación gira alrededor de las aventuras sexuales y en un tono subido y desagradable.

5 Emite preguntas fuera de contexto como ¿cuántas parejas sexuales has tenido? o ¿cómo te consideras en la cama?

6 Tiene gestos que incluso generan miedo. Intimida pero no en el buen sentido de la palabra.


Seducción en pareja

El sexólogo Agustín Herrera de Arcos explicó que pensar en la seducción es vivir una fantasía. Por eso la mejor seducción es la que se hace en pareja.

Para lograrlo recomendó:

1. Exprese con palabras y gestos la manera como se siente con su pareja.

2. Hágale ver a su pareja que es la mujer o el hombre más espectacular del mundo en ese momento.

3. Conserve la seducción. Es una parte esencial en pareja.


LISTA

Para tener en cuenta

1 ¿Qué tal jugar a ser captora de su pareja o de esa persona que le encanta para invitarla a salir? Con un 'he venido a capturarte y no quiero resistencia' puede abordarlo.

2 Olvide el léxico 'serás mi presa'. La idea es que usted se sienta también como un regalo para él o para ella.

3 Defina qué cosas físicas, atractivas o intelectuales le permiten desarrollar su arte de seducción. ¿Tiene claro cuáles son sus atractivos?

4 Cambie de esquemas. Recuerde que seducir no es exclusivo de la noche.

5 Cada conquista exige una seducción única. No puede caer en patrones o esquemas que a uno de sus amigos pudo funcionarle.

6 No olvide que tiene frente a usted a una futura posible novia. Las primeras impresiones siempre cuentan y se recuerdan.

7 El discurso debe estar acorde con la situación y con la proximidad que tenga con su cita. El tono de la voz, las miradas y los gestos influyen demasiado. Un poco de más o un poco de menos puede dejarlo como un completo atrevido.


preguntas y respuestas

Agustín Herrera de Arcos

Sexólogo

¿Qué es la seducción? ¿Por qué se dice que es un arte?

La seducción es una actitud mental o psicológica que desarrolla tanto hombres como mujeres, que los hace atractivos ante otras personas, especialmente del sexo contrario. Se puede calificar como una condición que se puede cultivar y que puede convertirse en un arte, pero algunas personas tienen ese precondición, por eso las hace atractivas a simple vista.

¿Se puede desarrollar ese arte?

Se puede cuando el mismo individuo sabe que tiene una facilidad hacia el sexo contrario. Eso le permite desarrollar esa capacidad de acercarse desde lo erótico, desde la palabra, el toque, el acento de la voz y todo su atuendo. Ese conjunto de elementos lo hace seductor y genera en el otro un mundo de gratificación.

No todas las personas pueden desarrollar esa condición, aunque quieran. De pronto uno puede desarrollar el ser coqueto, pero eso no implica ser seductor. Seducir va más allá, es lograr ese acercamiento al otro y ser capaz de doblegarlo en el buen sentido de la palabra.

Refinar la postura, los gestos, las miradas, son parte de las claves que mencionan algunos libros. ¿Se puede aprender de seducción o se nace con ese talento?

La precondición es esencial. Uno puede desarrollarlo leyendo libros, incluso existen tratados de seducción, pero si la persona no tiene esa chispa no lo logra. Pasa como con los artistas, si una persona tiene la condición para serlo, puedo lograrlo fácilmente.

¿Es importante la comunicación no verbal y verbal? Ese tono en la voz puede hacer un mensaje totalmente desastroso y verde o matador y seductor.

Claro. Los ademanes no verbales son una fuerte estrategia de quien se desarrolla como seductor. Es esa persona exquisita al saludar, agradable con su voz, con su mirada, con su atuendo, con su postura. Todo eso hace que la otra persona se sienta casi en una fantasía. Cuando sale de ella se despierta.


No caiga en las redes de cualquier seductor

Tanto hombres como mujeres desarrollan esa habilidad de seducir, hasta el punto de fingir sentimientos. Por eso es importante que usted tenga claras las siguientes recomendaciones para que no termine ‘embaucado hasta los tobillos’.

• Evalúe la actitud en las palabras, los ademanes, lo que dice y expresa ese seductor.

• Pregúntese qué tan sinceros son esos sentimientos. Más, si ha escuchado que él o ella son buenos seductores.

• Cuidado con los ofrecimientos verbales y no verbales. La persona seductora tiene un gran magnetismo para envolver.


LA VOZ DEL EXPERTO

Gabriel Gutiérrez Giraldo

Médico especialista en orientación sexual

'Uno puede ser seductor con palabras o gestos; pero el que más interfiere es ese lenguaje no articulado, los gestos y las actitudes. Hablar de seducción es complejo pues todo depende de la persona a quien seducir. A algunas personas les gusta una seducción suave, a otras no, a algunas la ternura a otros no. El individuo que quiere ser seductor debe explorar a la otra persona para saber cuáles son sus actitudes.

Si no conoce nada de su forma de ser, le costará mucho seducir y no sabrá cuál es el elemento para poder entrar en ese campo. La psicología del amor es tan difícil, porque tanto hombres como mujeres no se muestran como son. Hemos vivido en una educación castradora en la que la persona no quiere parecer fácil y por eso se hace difícil, es prevenida'.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad