viernes 20 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Pantallas: inevitables, pero con moderación

Conectar a un menor desde temprana edad a una pantalla hace que pierda la imaginación y que no desarrolle aspectos fundamentales para su buen crecimiento, así que la invitación con el siguiente artículo es a que haga una adecuada utilización de los dispositivos con sus hijos en la edad correcta y con el tiempo justo.
Escuchar este artículo

Un 22 de octubre de 2008, HTC lanzaba al mercado en conjunto con Google el primer Smartphone con Android. El dispositivo se llamó HTC Dream y contaba con una gran pantalla y un teclado físico deslizable.

En la actualidad, el 97% de los colombianos lleva un Smartphone en su bolsillo.

Y muchos de ellos son niños, niñas y adolescentes.

Laura Mabit, psicóloga de la Clínica Monserrat, señal que el acompañamiento de los padres siempre se debe dar, debido a que los niños no tienen tampoco un nivel de su manejo emocional, y si el contenido que observan es violento, este los puede afectar, ya que ellos no están con la madurez para saber cómo manejar ese aspecto emocional y afectivo que absorbieron.

De acuerdo con la ONG, Bullying sin fronteras, durante el 2018 se presentaron en Bogotá 589 casos de ciberbullyng o acoso escolar, seguido por Medellín con 445 casos; Cali (399), Barranquilla (330), Cartagena (123) y Bucaramanga (120), que también encabezan la lista de ciudades con mayor afectación en el país. Con el crecimiento sostenido de esta amenaza, también se incrementan los casos de abusos a través de medios digitales, en las que no hay discriminación de edad y que en algunos casos pueden llegar a causar el suicidio de las víctimas.

El ciberbullying es una de las formas de ciberacoso en donde se utilizan redes sociales o canales de streaming, como Youtube, para atentar contra contra la integridad, dignidad y/o autoestima de cualquier ser humano o un grupo de personas por medio de burlas, ya sea de tipo racial, socioeconómico, asociado a estereotipos o con lenguaje no adecuado dentro de los términos de la libre expresión en el ciberespacio.

Así que señor padre de familia, recuerde que es importante que los niños empleen su tiempo en juegos al aire libre, que se les incentive la lectura, sus aficiones y el uso de su imaginación, por eso aún está a tiempo ofrecerle a sus hijos otro tipo de actividades que no tengan que ver con pantallas.

“Si ya el niño está acostumbrado a pasar varias horas del día en una pantalla, el objetivo es que poco a poco vaya disminuyendo esa cantidad hasta llegar a los 15 minutos diarios, que es lo ideal. Por ejemplo, si el menor pasa tres horas diarias, actividades acumuladas de pantallas, pues entonces empiece con disminuir media hora al principio y así sucesivamente hasta llegar al tope permitido”, recomiendo al Mabit.

De la misma forma, destaca la psicóloga, es importante analizar el tipo de ejemplo que estamos dando los padres o los adultos, a los menores, porque si son de aquellos que se la pasan todo el tiempo con el celular y hasta en la hora de la comida con qué argumentos se piensa direccionar o corregir esa falla.

Si su hijo o hija es víctima de un delito virtual puede realizar la denuncia a través de plataformas como “Te protejo” donde recibirá asesoría sobre el tema.

http://www.teprotejo.org/

¿Cuándo las pantallas?

Si usted es de los que utiliza alguna pantalla, sea de celular, tablet o Tv para distraer a su hijo pequeño, le informamos que está cometiendo un grave error, pues según los expertos un niño menor de 3 años de edad no está en una madurez cerebral como para asumir este tipo de información.

La psicóloga Laura Mabit, psicóloga de la Clínica Monserrat, explica cómo manejar las pantallas en las diferentes edades de los niños y niñas:

Hasta los 3 años: lo ideal es no introducir pantallas en los infantes menores de 3 años. Después, se podría utilizar como acompañante del niño en el descubrimiento de este material a partir de juego o video adecuado a su edad. La presencia como el control del adulto es esencial y primordial con fin que el niño se sienta acompañado.

Hasta los 6 años: es importante que un adulto comparta con el niño la utilización de ese material. A partir de los 6 años se podría dar poco a poco un manejo individual pero con un control del adulto del contenido y del tiempo.

A los 9 años: se les puede ofrecer la posibilidad de acceder a internet, pero siempre con la supervisión del adulto. Explíquele a su hijo que puede ser público y privado y de los riesgos que hay.

Hasta los 11 años: los niños no saben manejar el tiempo, entonces ellos pueden pasar horas y horas pegados de una pantalla sin darse cuenta de lo que llevan ahí, por eso es fundamental que los padres tengan un control, que ellos decidan qué ver y el tiempo a invertir”, explica la psicóloga.

A los 12 años: el uso de las redes sociales no debe hacerse antes de esta edad. Es importante supervisar también el contenido que ofrecen los youtubers, ya que algunos pueden ofrecer tips interesantes mientras otros no.

Linksys Shield es una aplicación con la cual los padres pueden filtrar el acceso de Internet en los dispositivos de sus hijos.

Laura Mabit, psicóloga de la Clínica Monserrat, señal que el acompañamiento de los padres siempre se debe dar, debido a que los niños no tienen tampoco un nivel de su manejo emocional, y si el contenido que observan es violento, este los puede afectar, ya que ellos no están con la madurez para saber cómo manejar ese aspecto emocional y afectivo que absorbieron. Foto: suministrada/VANGUARDIA

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad