lunes 16 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Preguntas que debe formularse antes del sí?

¿Alguna vez ha jugado ese particular juego de hacerse preguntas con su pareja sobre situaciones relacionadas con la forma de ver la vida, reacciones ante casos anormales que no han vivido los dos?

El juego es muy sencillo. Empiece con la frase ¿Qué tal si…?

Usted sólo debe formular preguntas de acuerdo a su grado de curiosidad por el otro.

¿Qué tal si yo no pudiera tener hijos? ¿Qué tal si yo no quisiera tener hijos? ¿Qué tal si tuviera una enfermedad incurable? ¿Qué tal si tuviéramos un bebé con problemas congénitos? ¿Qué tal si me ascendieran y tuviera que irme para otro país?, etc.

Infinidad de preguntas surgen en torno a las situaciones más cruciales que pueden aparecer en la etapa del matrimonio, pero la gran mayoría de veces no salen a relucir en las conversaciones de pareja.

Durante el noviazgo, muchas veces no se abordan esos temas que están en el tintero.

Por eso, atrévase a mirar qué piensa su pareja de cada caso que usted exponga. Sólo necesita sinceridad y dedicarse un tiempo al trascendentalismo. Pero en este también está la clave para saber si las cosas funcionarán a futuro o son sólo parte de un noviazgo pasajero.

preguntas y respuestas
Luis Quintero Builles / Psicólogo


¿Cómo aprovechar el noviazgo para saber si con esa persona puedo dar el paso al matrimonio?
Toda pareja debe tener en cuenta no sólo las similitudes físicas sino psicológicas con su pareja, ya que todo esto tarde o temprano interfiere en una relación. Es por eso que se debe tener en cuenta cómo piensa mi pareja, cómo actúa ante determinadas situaciones. Si la persona evalúa las anteriores circunstancias ya tiene un espacio ganado para lograr una relación a futuro sin problemas y sin fracturas emocionales.

¿Qué errores impiden que en el noviazgo se conozca a la otra persona?
El principal error es desconocer las necesidades del otro. Un error del hombre es desconocer que la mujer necesita amor, afecto, atención sentimental, que ella necesita sentirse halagada. También es un error por parte de la mujer desconocer que el hombre necesita admiración, aprecio, respeto, satisfacción sexual.

Otro error es desconocer el carácter de la persona, saber si es o no religiosa, si es moralista o tiene una moralidad escrupulosa, desconocer si es o no responsable.

Y un punto muy importante, desconocer si la pareja quiere tener hijos, cuándo será el momento indicado, cuándo se sentirá preparada, si los dos están preparados económica y psicológicamente para adquirir esa responsabilidad.

¿En dónde está la clave para que las parejas logren conocerse?
La comunicación asertiva es la que permite que las personas se conozcan, expongan sus puntos de vista sin reclamos, sin términos peyorativos. Son muchos hábitos que dañan los procesos de comunicación, uno es contradecir, otro ponerse a la defensiva, pensar que siempre tenemos la razón o no mirar a los ojos cuando hablamos.

Paola Rodríguez / Psicóloga

¿Cómo aprovechar el noviazgo para saber si con esa persona puedo dar el paso al matrimonio? El noviazgo es una preparación para esa vida en pareja. Por eso es importante en esta etapa tomar decisiones acertadas guiadas por la razón, darnos cuenta si la otra persona es compatible, si tenemos más cosas en común que diferentes. Desde cosas no tan trascendentales como los gustos, los horarios, las comidas, las películas que le gustan. Una relación de pareja atraviesa por muchas etapas y en la conquista hay muchas máscaras. Es al interior de la misma casa donde la persona se desnuda.

Como la etapa del enamoramiento pasa a la amistad, se debe tener en cuenta las cosas en común para que la relación perdure y se disfrute.

La persona debe preguntarse ¿qué tanto se parece ella o él a mí? ¿Cómo se relaciona esa persona con su familia, si es una relación positiva o negativa y si es armoniosa?

¿Qué tanto influye en una relación de matrimonio que las dos personas tengan las mismas miradas moralistas y espirituales ante la vida?

Es muy importante, en varios casos esos son los temas que generan discordia y el deterioro de la relación. Un ejemplo claro es la mujer que quiere aprovechar el domingo para ir a misa mientras el esposo quiere ir con sus amigos a tomar, etc.

Así empiezan las relaciones a tomar otro sentido y aparecen las peleas.

¿En dónde está la clave para que las parejas logren conocerse?
La clave está en tener mesura, no ser acelerados ni de impulsos, porque la razón no es de impulsos. Si tenemos lo anterior podemos tomar decisiones pensadas, saber qué es lo que nos conviene.

Si nos tomamos el tiempo para analizar, para no engañarnos a nosotros mismos, lejos de la angustia, sabremos si es la persona o no para nuestra vida.

¿Alguna vez se lo ha preguntado?
 

Un estudio realizado por psicólogos y terapeutas de pareja en el New York Times, estableció las 14 preguntas que usted debe hacerse antes de casarse.
Pregúntele a su pareja:

1. ¿Los dos queremos tener hijos?  En este punto debe quedar claro quién dedicará mayor tiempo a la educación de los hijos, la esposa cuánto tiempo permanecerá con el bebé después del parto, si retomará su trabajo de inmediato, etc.

2. ¿Conocemos nuestros historiales clínicos por completo?
En épocas pasadas era un requisito conocer la historia clínica de la familia del novio y viceversa. Es bueno que se aborde este tema con guantes de seda, para que usted conozca de antemano las enfermedades de los miembros de la familia, antecedentes, etc. Si su pareja sufre de diabetes, problemas cardiacos, etc, acompáñela en ese proceso desde el noviazgo, visite con ella las consultas, conozca los medicamentos y horarios en que su pareja debe acudir al tratamiento. Pregúntese, cuán grande será su sacrificio.

3. ¿Tendríamos un bebé con defectos congénitos?
Un tema demasiado delicado que pone no sólo la moral, sino la ética y las creencias espirituales están ligadas al aborto. De saber que viene un niño con problemas congénitos lo tendrían o suspenderían el embarazo.

4. ¿Conocemos las obligaciones que nos corresponden como esposos?  Los temas relacionados con las finanzas, el ahorro, el gasto de los hijos, los estudios profesionales, la compra de vivienda, etc. Con esta pregunta se dará cuenta si el hombre es avaro o la mujer despilfarra el dinero en cosas banales.

5. ¿Conocemos las creencias y necesidades espirituales del otro?
Este punto es fundamental sobre todo en la educación religiosa que se les dará a los hijos, si habrá libertad para que ellos elijan un culto, si estudiarán en un colegio religioso o no.

6. ¿Qué clase de hogar espera formar cada uno?
Esta pregunta es fundamental para saber el grado de compromiso de la otra persona ante la asignación de roles, tareas domésticas compartidas, etc.

7. ¿Es mi pareja tan cariñosa y amable como yo espero?
Si usted quiere que su pareja sea melosa todo el tiempo y al contrario es fría o le parecen cursis las demostraciones de afecto en público como incluso tomarla de la mano, es una alarma de que no va por buen camino.

8. ¿Realmente nos escuchamos mutuamente?
Si ha escuchado los problemas del otro hasta el punto de involucrarse y buscar soluciones, es un indicio de que todo funcionará. Si le es indiferente la otra persona con sus problemas va por mal camino.

9. ¿Nos sentimos cómodos sexualmen te?
Es un factor fundamental que haya ‘feeling’ en la intimidad, pues esto oxigenará la relación y los alejará de la monotonía. Hablar de sus gustos con confianza los unirá más.

10. ¿Confiamos ciegamente el uno en el otro?
Si existe la confianza, le dirá adiós a los celos y esto generará el ambiente ideal en el matrimonio. Si hay dudas de infidelidad, sospechas, etc, piénselo dos veces antes de dar el paso.

11. ¿Respetamos y valoramos a la familia del otro?
Este punto es fundamental pues ayudará a afianzar la relación, habrá respeto por las familias maternas y paternas, lo cual contribuirá a la armonía. No habrá cizañas ni traiciones.

12. ¿Estamos dispuestos a convivir con los amigos del otro?
Los amigos de la pareja siempre estarán presentes. Tarde o temprano tendrá que compartir espacios con ellos, por lo que se hace fundamental la aprobación y química.

13. ¿Existe algo a lo que no estamos dispuestos a renunciar al casarnos?  
Hasta qué punto se sacrificaría por su pareja, qué dejaría a un lado por ella, sus hijos, su nueva condición civil. No lo pensaría si debe partir con su pareja a otro lugar.

14. ¿Abandonaría a sus amigos si a usted le pareciera una mala compañía, o cambiaría de empleo por pasar mayor tiempo con usted o sus hijos?
Si usted es la prioridad de la vida de su pareja, lo comprobará con este interrogante.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad