lunes 25 de enero de 2010 - 10:00 AM

Privilegios si, pero con límites y responsabilidades

Al empezar el año es normal que todos deseen que los planes y proyectos fructifiquen o estén bien encaminados. Es la oportunidad para enseñar a pequeños y jóvenes a definir objetivos y tener metas claras.

Pero, ¿Qué pasa cuando los padres después de hacer esfuerzos económicos y tener grandes expectativas no ven buenos resultados?

Entran en juego varios factores como definir normas, establecer un rango de estímulos y sanciones, claridad y calidad en la comunicación entre padres e hijos, buscar que el soporte económico responda para las necesidades básicas y revisar la motivación que es el motor para la consecución de los objetivos.

María José y Juan David, de 12 y 9 años, en el 2009 iniciaron con muchos propósitos. Al final María José terminó el año con recuperación de dos materias y a Juan David le tocó con profesor personalizado durante el último periodo y posterior nivelación.

Como estrategia, padres e hijos se sentaron, revisaron la comunicación al interior del hogar, los espacios para el dialogo y establecieron normas claras que incluirán a futuro premios y sanciones. Ellos proyectaron el 2010 y firmaron un compromiso.


lista

Sanciones

• Ante el incumplimiento, investigue qué pasó, escuche y luego valore. La sanción debe ser proporcional a la falta.

• Sancionar con medidas que puedan cumplir.

• Cuestionar el hecho, no a la persona.

• Reforzar positivamente  los comportamientos agradables.

• No avergonzar.    Las sanciones deben  hacerse  en privado.

• Reflexionar sobre la situación.

• Los castigos  deben ir dirigidos  a los privilegios y no a los derechos.

• Incentivar el cambio positivo.

• Usar pocas palabras, los sermones aburren. Sea claro y firme.


lista

En lo posible, evita:

• Agravar la situación con falta de claridad en las normas, no respondiendo oportunamente y siendo irrespetuoso.

• Suspender una  sanción disciplinaria ya que esto deteriora el proceso de formación.

• Asumir conductas violentas porque esto provoca comportamientos agresivos

• Establecer lo que no se puede cumplir.

• Castigar  impulsivamente. Tranquilícese.

• Amenazar. Avise lo que sí va a pasar.

• Comparar a sus hijos con otros niños.

 

Niño problema

Cuando un niño presenta problemas de rendimiento o de comportamiento, hay que determinar que originó esta falla.

Según la Magister en psicología clínica con énfasis en Familia, Lina Patricia Méndez Moreno, 'No se pueden emitir juicios como ‘este niño es un problema, no quiere hacer nada’, sin antes analizar su entorno'.

Se hace necesario revisar el vínculo con los padres 'siempre en el contexto del respeto, confianza, afecto, pero también desde la fijación de límites y asignación de responsabilidades', manifestó la psicóloga.


Normas: ¿si o no?

Tener normas claras en las relaciones de la familia hace posible que sea un espacio de crecimiento.

'Los limites  enseñan lo que debe hacer  y porque lo debe hacer, por lo que es importante explicar el sentido  de la norma y la sanción, y que los padres sean consecuentes con las mismas', puntualizó Luz Nancy Rodríguez Sánchez, psicóloga de la Universidad de Manizales.

'Las normas  no deben ser rígidas ni  flexibles, puesto que intentarán resistirse. Los padres deben hacerse sentir con firmeza y claridad, sin golpes, insultos, amenazas e intimidar', puntualizó.


LA VOZ DEL EXPERTO

Fabiola Zuñiga Suárez

Psicóloga

¿A qué obedece que se comiencen las cosas y no se culminen?

'Suele ocurrir que las pautas de crianzas no fueron claras, el adquirir  habilidades y destrezas conlleva a que el niño se forme bajo disciplina y responsabilidad'.

¿Qué hacer para que tenga fuerza de voluntad?

'Debe existir convencimiento. Querer hacerlo, que logre alcanzar sus metas. Además debe tener el apoyo y la motivación de la familia'.

¿En la medida que se exige qué valores se forman?

'Los valores que adquiere el niño  durante su formación son: responsabilidad, honestidad, perseverancia, amistad, dignidad, honradez, solidaridad y lo más importante el respeto por si mismo y por los demás'.


LA VOZ DEL EXPERTO

M.D. Mauricio Escobar Sánchez

Psiquiatra Infantil y del adolescente

1. ¿Privilegios o premios?

'Los privilegios los chicos lo entienden como todo aquello que tienen por ser hijos nuestros: TV, video juegos, computador/internet, piscina, las salidas, juguetes, etc. Lo demás son premios o consecuencias positivas.

'Si queda un compromiso pactado debe haber una consecuencia positiva, la que dependerá de la edad o madurez del niño. Puede ser desde un reconocimiento público, un abrazo, estrechar la mano o palabras que levanten el animo 'que bien lo hiciste', 'me siento orgulloso de ti', hasta un objeto material'.

2. ¿Son positivos los premios?

'Depende del tipo de vínculo entre padres e hijos. No es adecuado para el desarrollo de los seres  humanos ninguna sobre estimulación, podría entorpecer su libre y espontáneo desarrollo.

'La formación de disciplina no es la excepción. A veces frustrarlos es tan positivo como premiarlos…'

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad