miércoles 07 de abril de 2021 - 12:00 AM

¿Profesión vs. Bebé? Encontrar tiempo para atender al reloj biológico

No todas las mujeres quieren ser madres y muchas de ellas han luchado por reivindicar este derecho. Pero para muchas mujeres es importante tener un hijo... ¡Solo que no encuentran tiempo en medio de su desarrollo profesional. Aunque en el caso de los hombres ha sido diferente, ellos también lo piensan. Expertos le explican qué está pasando.
Escuchar este artículo

Una de las mayores presiones sociales que viven las mujeres hoy en día es cumplir con todos los roles que la sociedad les han impuesto o que ellas mismas quieren alcanzar: madre, esposa, amiga, profesional y trabajadora. Ya de por sí es difícil encontrar espacio en la agenda para atender con la misma dedicación la jornada laboral, las responsabilidades del hogar, la belleza y el cuidado de la familia, etc.

Y en medio de todo esto, el tiempo va pasando... y el reloj biológico va corriendo: tomar una decisión con respecto a su profesión y desarrollo personal como madres las ha puesto entre la espada y la pared. La razón: las mujeres son quienes más presión tienen para encargase del cuidado de los hijos y la familia, labores que requieren tiempo, atención y, con frecuencia, son difíciles de equilibrar con una carrera profesional de alta exigencia.

“Muchas mujeres lo logran, pero es injusto que sea tan difícil”, explica la socióloga Claudia Álvarez. ¿Qué es lo que está pasando? Expertos le explican el panorama.

76.2%

de las mujeres colombianas se encargan del cuidado de los hijos y la familia, mientras que solo el 23.8% los hombres lo hace, según estadísticas de ONU Mujeres y el Dane.

La presión por el reloj biológico

Expresiones como: “¿El novio para cuándo?”, “¡No te has casado! Te dejó el tren”, “¿Y los hijos?, ¿No te estás haciendo más vieja?”, revelan la presión social hacia las mujeres por encasillarlas en el rol de ser esposas y madres en un margen de tiempo y edad determinado.

El mito del reloj biológico es un hecho, y que después de los 35 años los óvulos empiezan a perder la calidad y la cantidad necesarias para lograr un embarazo, también lo es.

Aunque una alternativa es decidirse por el crecimiento profesional y renunciar a tener hijos, muchas mujeres han optado por planear la maternidad para alinear el ciclo de vida al ciclo personal y profesional. Una opción para hacerlo es a través de la congelación de óvulos, un proceso que preserva estas células y evita su deterioro con el paso del tiempo.

Maricela Pino, académica de las carreras de Obstetricia y Matronería de la Universidad San Sebastián, explica que esto “es un motivo de consulta frecuente en las mujeres entre los 35 y 37 años, que han decidido congelar sus ovocitos porque han optado por postergar la maternidad unos 5 o 6 años más y tienen claro los riesgos asociados”, aunque agrega que este tratamiento es bastante caro por lo que pueden acceder a él solo algunos grupos de la población.

Es por eso que es importante que la sociedad comprenda que la maternidad no concierne solo a las mujeres y que el trabajo del hogar no solo es su responsabilidad.

La experta señala que “hay que sensibilizar a la sociedad respecto de la importancia de la maternidad, el apego con el recién nacido, la importancia de la consejería preconcepcional y lo relevante que es esto para el desarrollo de una sociedad justa. Son aspectos fundamentales que se deben abordar en las políticas públicas del país”.

Le puede interesar: En el ‘Día M’ Senado aprobó dos proyectos de Ley de inclusión laboral y el emprendimiento femenino

Un estudio de Ferring e Invamer en Colombia señala que para quienes no desean ser madres, sus principales motivos son el temor a estancar su carrera profesional. El mismo estudio dice que cada vez más mujeres buscan congelar sus óvulos para garantizar su preservación para cuando quieran ser madres.

¿Bebés o trabajo?

Según un estudio de Ferring e Invamer en Colombia, y publicado en 2020, las prioridades de las colombianas empiezan por el desarrollo profesional, seguido por viajar, estudiar, casarse y, por último, tener hijos. Y es apenas lógico, según lo explica la socióloga Claudia Álvarez: “durante años las mujeres vieron su vida relegada al ámbito privado del hogar, y ahora que han luchado para estudiar y trabajar en condiciones de equidad (y siguen luchando) es apenas lógico que quieran poner más énfasis en esa parte de su vida”.

Sin embargo, la encuesta también reveló que solo un 38% de las mujeres no quieren ser madres, mientras que una importante mayoría de un 62% desea serlo... en algún momento de su vida.

El estudio señala que para quienes no desean ser madres, sus principales motivos son el temor a estancar su carrera profesional debido a las demandas y responsabilidades que trae consigo ser madre, además de perder el trabajo, ya que ser asalariada es considerado como el primer escalón para alcanzar la autonomía económica y la libertad.

Eso sí, con todo derecho, hay mujeres que aún prefieren poner en pausa sus sueños profesionales para construir una familia.

“Algunas lo hacen porque están decididas, mientras que otras lo hacen porque reciben una presión muy grande de sus familias”, explica Álvarez.

En este caso, el estudio revela que muchas se enfrentan a un escenario discriminatorio cuando llega el momento de regresar al mundo laboral, por la concepción que tienen cientos de empleadores frente a la maternidad. De hecho, este ha sido uno de los principales factores por los que las mujeres experimentan rechazo laboral.

Es por eso que la encuesta reveló que para la mayoría de las mujeres que quieren ser madres, la edad ideal para ser mamá está entre los 30 y 35 años, pues consideran que en este momento contarán con la estabilidad económica requerida y posiblemente un mejor desarrollo profesional.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad