domingo 15 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Relaciones free: ¿En qué terminan?

Quizá para usted resulte muy cómodo ser un amigo o novio free.

Ser ‘free’ o libre, no le exige visitas oficiales a su novia por obligación, marcar tarjeta, cumplir con la llamada que prometió, comprar regalos todos los meses, gastarse medio sueldo invitando a su pareja a una cena especial y por supuesto comprarle regalo a su suegra para tenerla en el bolsillo.

Ser ‘free’ tampoco lo lleva a escuchar reclamos, celos, cantaletas y cuanto malestar le generen las relaciones serias y estables.

Pero esas relaciones de fin de semana, de amigos con derecho, amigovios, amores de verano, amores a la distancia o virtuales, pueden convertirse en un arma de doble filo, si usted no aprende a reconocer sus propios sentimientos.

Las reglas de las relaciones abiertas son claras: Nada de reclamos, nada de exclusividad, amistad por encima de todo y hasta terceros.

El juego al comienzo parece ser fácil, pero al final los dados pueden girar, mover sus fichas y ser usted ese perdedor que pidió nunca enamorarse.

Aparecerán los vacíos


Aunque usted sea una persona de mente abierta, es ante todo un ser humano.

Por eso, es inevitable que aparezcan los vacíos cuando usted acepta tener una relación abierta.

Tarde o temprano aparecerán esos celos que no quiso sentir cuando su pareja establezca un noviazgo con otra persona y usted siga en ese segundo plano.

Desde el mismo momento en que decide aceptar esas relaciones sin compromisos serios, debe tener claro que usted no tendrá la oportunidad de adquirir una estabilidad emocional.

Empezará a temblar su autoestima, llegarán los interrogantes.

Tampoco podrá actuar con total libertad y espontaneidad, pues cada paso que dé en la ‘relación’, estará prevenido.

Sólo ganará si la otra persona también abre sus sentimientos y se enamoran. De lo contrario, si usted es el enamorado perderá.

LISTA
Riesgos de una relación abierta


1 Estará expuesto a la promiscuidad.
2 No sabrá qué tan activa es la vida sexual de su pareja abierta y se expondrá a cualquier contagio.
3 Podrá terminar aceptando situaciones que no le gustan y propuestas en la cama que no van con usted, pero que escudará para no parecer ‘moralista’ pues ya aceptó una relación de mente abierta.
4 Puede terminar distorsionando su idea de la sexualidad.
5 Podrá cambiar ese concepto de amistad por frustración e incluso odio hacia esa persona. Empezará a sentir que él o ella se satisface más con otras personas y usted no es suficiente en el plano emocional y físico. Esto terminará dañando su concepto de autoimagen.

LISTA
Reglas establecidas de una pareja ‘free’


1 Ninguno hace reclamos.
2 Ninguno se guarda secretos.
3 Ninguno se enamorará del otro.
4 Ninguno podrá sentir celos si la otra persona sale con alguien más.
5 No es una obligación llamar al otro.

LISTA
Usted se está enamorando si…


1 Últimamente ha empezado a esperar más llamadas, mensajes, mail, de esa persona.
2 Le está costando trabajo aceptar que su amigo o amiga tiene otra relación abierta.
3 Le duele que lo(a) presenten como un(a) amigo(a) en una reunión social.
4 Habla todo el tiempo de esa persona, lo extraña demasiado y ya reclama cariño, privilegios.
5 Ha sentido celos cuando otras personas del sexo opuesto se le acercan.
6 Ya no le parece cursi una palabra de amor, es más, se contiene en decirlas por miedo a espantar a su pareja.
7 Se está volviendo demasiado territorial, asecha más de la cuenta a su amigo(a) con derechos y ya no tiene ese mismo autocontrol. Últimamente ha tomado una actitud posesiva.

preguntas y respuestas
Juan Carlos Fernández / Psicólogo clínico

¿Por qué se da con más frecuencia entre los jóvenes la tendencia a las relaciones abiertas?
Esta tendencia se presenta por el temor a relacionarse directamente con alguien, por eso establecen modelos de conducta que al final son los que no quieren tener.

Estas personas ven que las relaciones de pareja son de sacrificio, por eso se alejan y buscan formas de obtener dividendos por otro lado.
Ellos suelen decir 'tengamos algo que no nos comprometa y si nos sale algo mejor nos vamos con esa persona'. Aparecen multifuncionalidades y no se aprende a aceptar que somos individuales y que necesitamos respeto.

¿Es difícil aceptar este tipo de relaciones y no enamorarse?
Claro, siempre se involucran los sentimientos, llámese placer, gusto, emocionalidad.

Estas relaciones se aceptan si existen los anteriores factores, si no es bastante difícil aceptar cualquier tipo de relación.
El problema de estas relaciones es que la persona empieza a gustarle los picos de una persona, salir a bailar con otro, y empiezan a hacer una sumatoria de todo lo que les hace falta sentir, sin compaginarse con una sola persona.  

¿Estas personas pueden escudarse en las relaciones abiertas por experiencias del pasado que les generaron dolor?
Lo que pasa es que ellos piensan que al no tener una persona estable van a sufrir menos, pero lo que pasa es que sufren más. Generalmente estas relaciones llevan a la persona a apegarse más para no perder tan fácil a una pareja sin compromisos. Empiezan a darle besitos más ricos para que no se vaya con otro(a), a ser más especiales y al final sufren porque esa persona se fue y no les dio lo que ellas esperaban.

Todos por naturaleza tendemos a buscar pareja, así como el león busca la mejor leona así tenga otras, todas las personas buscamos a la más especial.
Pero ahora las relaciones abiertas, los amigos con derecho, etc, son ensayos con una persona y con otra para no comprometerse. En una relación siempre se debe buscar un vínculo que fortalezcan.

¿Este tipo de relaciones puede llevar a generar una distorsión de la sexualidad, de la autoestima?
Claro, la persona prostituye su parte emocional, empieza a verle a todos cualidades y a la verdad a ninguno. Aparece la ansiedad, siente que no tiene salida, se dispara su sexualidad hasta sentirse personas usadas.

¿Me usaron?
Cómo recuperar mi imagen


El psicólogo clínico Juan Carlos Fernández expuso que el trabajo a realizar está en generar sistemas de autoconfianza y entrenamiento personal para que asuman que ellos son importantes.

'Necesitan recuperar esa posición y saber que deben ser respetados. No deben pensar que ellos valen menos que los demás y que tienen que estar ocultos. Al reconocerse aumenta la autoestima, mejoran sus relaciones de pareja, aprenden a establecer relaciones estables', agregó el profesional.


LA VOZ DEL EXPERTO
Nelly Lugo / Psicóloga Colegio Carl Roger


¿Hacia dónde apuntan esas relaciones?
He llegado a la conclusión de que los adolescentes que no han tenido límites ni normas en su época infantil llegan a esta etapa adulta sin límites en la parte afectiva. Aunque los padres piensen que es en la adolescencia la etapa en que se debe abordar el tema de las relaciones afectivas sanas, no es así. Si desde la infancia se habla del contexto integral del ser humano, los niños aprenden a ser autónomos, a respetar su cuerpo, a establecer buenas relaciones con ellos mismos y con los demás.

Aquellas personas que no tuvieron límites, son los que empiezan a probar con una persona y con otra, no hay un pare ni la consecuencia de sus actos.
Estas relaciones abiertas desembocan en seres humanos desorientados, personas vacías sin deseos de superación, incluso sin proyecto de vida. Es como si se desligaran todas las dimensiones del ser humano, como si no hubiera deseo de superación personal, crecimiento espiritual y emocional. Estos son los detonantes que reflejan a tantos jóvenes en depresiones, producto de los vacíos y las tristezas'.

Pregúntese antes de aceptar una relación ‘free’

1. Qué busca con esa pareja.
2. Pregúntele a esa persona qué quiere en realidad con usted.
3. Analice los factores externos que le impiden o no tener una relación estable con esa persona. ¿Cuál es el gran impedimento o miedo al compromiso?
4. Hágase esta pregunta con toda sinceridad: ¿Qué me aporta esa persona? Sea lo más objetiva(o) posible y no se deje llevar sólo por lo que usted siente.
5. ¿Tiene miedo del pasado o no ha podido superar esos fantasmas, le teme a entregarse y que lo vuelvan a herir? La solución muchas veces no es decir adiós a los compromisos sino aprender de esas experiencias doloras para no volver a repetirlas. No se cree máscaras.
6. Pregúntese, ¿qué respeto se está dando como persona y qué respeto le está dando a esa pareja? 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad