lunes 27 de julio de 2009 - 10:00 AM

Retomar el amor cuando los hijos se marchan

Después de que los padres dejan de lamentarse por los hijos que se fueron del hogar y superan por fin lo que se conoce como el síndrome del ‘nido vació’, les quedan un par de dudas en su cabeza: ¿por dónde empezar y cómo?

El hogar está de nuevo conformado solamente por la pareja y sin embargo, esa efervescencia de verse solos nuevamente para aprovechar el momento de la pasión ya no es la misma que en otras épocas.

Aunque ambos se sientan con menos entusiasmo, es bueno hacer un intento por recuperar el espacio compartido que desapareció en el momento en que los hijos ocuparon el tiempo que la pareja tenía para sí.

Usualmente lo más difícil es verse solo en la casa los primeros días después de la partida del último hijo.

'Mi esposo y yo hemos recibido con alegría los hijos que Dios nos dio. Mientras ellos estaban pequeños no me daba cuenta del vacío que se iba creando entre nosotros. Pero ahora que se fueron me he dado cuenta de lo profundo que es', comenta Clara, una mujer de 54 años que vio a su hija partir hace un mes a España, donde adelantará su especialización en Ingeniería de Sistemas.

Pero una vez que se superan estas primeras dudas, la pareja, con un poco de esfuerzo y paciencia, puede volver a reconectarse.  'Cuando mi esposo llega a la casa y nos encontramos, nos miramos a los ojos y se sonreímos coquetamente. Cenamos juntos, abrimos un vino, ponemos nuestros discos favoritos y luego nos contamos anécdotas del día', comenta Mónica.

Pedro, su esposo y ella no están recién casados: llevan 30 años. Tienen dos hijas, una de 26 que es independiente y vive sola, y otra de 20 que lleva un año en una universidad de otra ciudad. Y, precisamente, hace casi un año que esta pareja está sintiendo ese antiguo placer de estar juntos. Para ello son necesarios dos ingredientes son fundamentales: la paciencia y el amor.

LA VOZ DEL EXPERTO
José Antonio Miranda / Psicólogo clínico

'Así como el ser humano desarrolla diversas etapas en su vida, cuando los hijos se van los padres sienten su partida.
Esta situación generalmente es vivida por los padres con angustia. Se dan cuenta de que ya no son tan necesarios como antes y esto les genera sentimientos de inutilidad, de falta de sentido.

En esta etapa de su relación, los matrimonios se detienen a reflexionar sobre qué hacen juntos, cuáles son sus objetivos de vejez, cómo vivir esta etapa, entre otros cuestionamientos; pues lo que un día los motivó a estar juntos fueron los hijos, que para ellos ya no están.

Hay que hacer un análisis a fondo, ya que esta etapa tiene su lado positivo y negativo.
El lado negativo podría ser cuando las parejas luego de que sus hijos se casan o se independizan, deciden separarse.

Pero lo positivo, es que la pareja reinicia el ciclo. Se trata de vivir en una interdependencia, en donde se crece tanto de manera individual como en pareja, más en esta etapa puesto que la relación está más fuerte y madura'.

LA VOZ DEL EXPERTO
Roberto Díaz / psicólogo


'Cuando los hijos crecen y se van, volvemos a encontrarnos solos con nuestra pareja, y si hemos trabajado en el amor, luchando por un diálogo con respeto y comprensión, viviremos en un cielo anticipado, pero si no logramos redescrubir a la pareja y crecer en el amor, el hogar se vuelve un infierno.

Ahora que los hijos se van, podremos hacer cosas que antes no hicimos: viajar, ir al cine, compartir una tibia puesta de sol, o simple y sencillamente hablar y disfrutarnos como lo hicimos de novios.

Hay que buscar una segunda luna de miel y tener una nueva oportunidad para convivir y compartir los años que aún se tienen por vivir y la mucha felicidad que aún queda por tener'.

lista
Ahora tendré tiempo


La ausencia de los hijos en el hogar puede ser una ocasión para reavivar la relación de pareja.
Para reconocer los aspectos positivos de lo que acaba de concluir y de las oportunidades de la etapa que se abre.
Puede ser la oportunidad para retomar aficiones o incluso iniciar nuevos pasatiempos
Vale la pena reordenar el tiempo y dedicar unas horas cada día al ejercicio físico, a las salidas y a entretenimientos diversos.
Puede ser el momento de mudarse a un lugar más acorde con su nueva etapa. Un lugar a su medida y gusto, entretenido y fácil de manejar.
Puede ser la oportunidad de organizar un viaje. Con la pareja, un familiar o un amigo o amiga.
Es importante recordar que el hijo o hijos, estén cerca o estén lejos, están en un proceso de crecimiento y desarrollo pero siguen siendo sus hijos, y siempre se pueden hacer encuentros agradables y placenteros.

paso a paso...
Devolver la pasión


1 Recordar qué fue lo más divertido de esas épocas y traerlo a la situación actual.
2 Tener paciencia: no todo funcionará a la primera.
3 Ser creativos pero con moderación y teniendo en cuenta los gustos actuales.
4 Organizar una salida.
5 Comentar con la pareja los sueños y las expectativas.

LA VOZ DEL EXPERTO
Gerardo J. Velásquez D. / Psicólogo


'Asumir conciencia de la situación es ya un paso hacia la adopción de medidas que sirvan de preparación para el momento de llegar a otra etapa más en la vida.

Porque definitivamente es una etapa del ciclo de vida que nos lleva desde el mismo nacimiento a ir experimentando cambios a lo largo de nuestra vida, que van desde la salida de un vientre protector, la niñez, la adolescencia, el matrimonio, el nacimiento de los hijos, y, con ellos, desde el primer día que osamos dejarlos solos en el colegio, hasta el día que dicen adiós y emprenden su propio vuelo.

Es necesario conocer estos ciclos para entender que son cambios normales e inevitables. De tal manera que nos vayamos preparando para enfrentar ese cambio, donde la familia se reduce y los padres vuelven a quedarse solos, como hace ya muchos años pero envueltos en una relación diferente'. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad