viernes 12 de junio de 2009 - 10:00 AM

Sacrificios en vano por la pareja

De un momento a otro usted dejó de ser la misma. Ya no hablaba con nadie, no contestaba el celular a sus amigos e incluso dejó de vestirse como siempre lo hacía.

Pero eso no fue todo. Dejó a un lado sus pasatiempos, porque el encuentro con personas del sexo opuesto le traía más de un problema con su pareja.

Su vida empezó a girar en torno a la vida de su pareja. Todo lo que hacía era pensando en él.

No sólo dejó sus estudios sino que sus ingresos terminaban en la cuenta de él.

Pero usted disfrutaba tanto eso, que pensaba que sacrificarse por el otro era una verdadera muestra de amor.

'El amor todo lo soporta', pensaba. Y aunque le costaba dejar de ser usted mismo, juraba que su pareja valoraría tarde o temprano esos sacrificios y la amaría más que nunca.

Por eso, prefería comprarle de todo a su pareja y quedarse sin un peso, porque usted podía esperar.

Lo que nunca imaginó fue que terminaría hecho un mar de lágrimas, criticado por todos, solo e incluso traicionado.

De hecho, sólo le quedaron sacrificios en vano.

Sacrificios fatales


1. No expresar lo que le incomoda a tiempo, porque tiene miedo de aburrirlo.
Gota a gota se va llenando la copa. Y tarde o temprano usted terminará explotando. Los expertos explican que lo importante es hablar a tiempo sobre las situaciones que incomodan o le roban la calma. Después será imposible enfrentarse a esa tempestad.

2. Cambiar sus pasatiempos por darle gusto sólo a los de él.
Dejar de asistir al gimnasio, a sus clases de baile, incluso a piscina porque a él le incomoda que todos la miren en vestido de baño, es un grave error. Cerrar esos espacios personales por compartir los de su pareja, así no le guste ni entienda el fútbol, el béisbol, el billar, etc, terminará asfixiándola tarde o temprano. Incluso a él porque no le da tiempo para extrañarla. Los dos terminarán sin disfrutar el placer de la vida.

3. Cerrarse a la posibilidad de viajes y oportunidades, sólo porque a él le incomoda que usted salga de la ciudad sin él.
Muchas personas caen en errores más grandes como sacrificar oportunidades de trabajo, estudio. Son capaces de renunciar al trabajo por el otro. Prefieren mil veces que sea la pareja la que siga creciendo mientras usted se sacrifica por él. Más de un caso habrá conocido de la persona que termina con un gran título, un gran puesto y le dice adiós a la pareja que lo acompañó por ese camino.
Es posible que esa persona sufra de amnesia y no recuerde lo que usted hizo por amor.

4. Permitir que los padres de él o de ella se involucren en la familia.
Muchos sacrifican su autonomía y su independencia como pareja, para que otras personas le manejen su vida, su relación, su matrimonio. Incluso permiten que terceros decidan por los dos, hasta en su alimentación. Asuma su papel como pareja, como esposa, como esposo y no permita que otros se tomen las atribuciones que no le corresponden.

5. Cambiar su estilo de vestir para evitarse la discusión, producto de los celos de él.
Dejar a un lado su identidad es el error más grave que puede cometer. Si empieza a ceder y ceder, la otra persona terminará dominándola hasta en la forma de vestir, de hablar. Es posible que usted le dé esa potestad y termine pidiendo permiso para visitar a su mamá.  

6. Cerrarle la puerta a los amigos.
Este es uno de los errores más frecuentes. No contestarles el celular, pedirles que llamen después, no devolver la llamada, negarse a cualquier invitación. Desconectarse de su vida social puede llevarla a sentirse tan sola cuando no esté su pareja, que ni siquiera tendrá un hombro para llorar.

7. Retenerlo así no la quiera.
Este es un error fatal. Sacrificar su propia tranquilidad, su autoestima, sus años de juventud, por una persona que hace lo que quiere a su antojo para que usted termine con él. Incluso no tiene el valor de terminar la relación y espera a que usted lo haga.
No se quede esperando que él cambie mientras ‘soporta esa gran carga’.

preguntas y respuestas
Irma Socorro Rodríguez / Psicóloga Saludar


¿Qué pasa con las personas que se sacrifican porque piensan que el otro se enamorará más de ellas?
Son personas que no tienen seguridad de sí mismas, no tienen identidad, están buscando en el otro lo que no han visto que tienen adentro.  

Tienden a manipular al otro porque le recuerdan constantemente todo lo que se han sacrificado por él. Este tipo de personas terminan siendo parte del juego por lograr saciar ciertas necesidades como la misma compañía.

¿Qué pasa con las mujeres que piensan que deben seguir ocupando el segundo lugar y asumir ese papel como hicieron sus abuelas?
Priman las creencias, la parte cultural, el pensar que si mi abuela fue así, yo también debo serlo. Son personas que no miran más allá y que no tienen en cuenta los cambios. Son personas que aprendieron el ejercicio de ser subyugadas y van a estar sometidas.

Algunas personas sacrifican su vida por la pareja ¿Qué tan perjudicial es decirle adiós a los proyectos personales?
Es nocivo terminar así. Quienes se sacrifican creen que se trata de dedicación, y cuando hacen conciencia tarde o temprano de lo que no fueron y debieron ser, llega la autocondena, la autoculpa, aparece la frustración, se genera amargura. Incluso algunas personas pueden optar por el suicidio.

¿El amor exige sacrificios?
No se debe utilizar la palabra sacrificios en el amor. Si se usa es porque se hizo por necesidad o conveniencia.

LISTA
Está cometiendo más de un error si…


1 Piensa que usted debe pensar como lo han hecho todas las mujeres en su familia. Empezando por el pensamiento de su abuela.
2 Creer que la mujer ocupa por obligación el segundo lugar.
3 Perder su esencia. Empieza a cambiar por el otro, se siente obligada.
4 Dejó de quererse hace rato y de sentir el placer de vivir por complacer los gustos y deseos de su pareja.
5 No hay reciprocidad. Usted tiene el papel de dar y no de recibir.
6 Sacrificar sus sueños y adaptarse al proyecto de vida del otro. No son escuchados sus deseos.
7 Esperar que el otro se sacrifique por usted y recompense todo lo que ha hecho por él.

preguntas y respuestas
Juan Carlos Fernández / Psicólogo clínico


¿Qué tan grave es caer en esos sacrificios y creer que así se ata más a la pareja?
Eso se llama dependencia. Dos personas son las que forman la relación pero empiezan a creer que son una sola, que son la ‘media naranja’, el complemento.

Si no encuadran, empiezan los sacrificios, hasta que se termina creyendo que son el uno para el otro. Las personas en las relaciones de pareja terminan olvidando que son independientes.

Si hay algún problema, una de las partes empieza a recriminar el comportamiento del otro, a utilizar frases como 'yo te di tanto', 'yo hice eso por ti y así me pagas'. Luego llega el conflicto y la relación se acaba.

Muchos se sacrifican por esperar que el otro reconozca tarde o temprano esos esfuerzos y les devuelvan el sacrificio.

Sí, eso pasa cuando no se hace el sacrificio por voluntad propia, por mejorar la relación, sino como una contraprestación. Esas personas piensan sacrificarse para que el otro también lo haga y es ahí cuando empiezan las exigencias.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad